Etiquetas Posts etiquetados con "Clubs de marihuana"

Etiqueta: Clubs de marihuana

por -
0 648 vistas

La sección quinta de la audiencia de Barcelona absolvió a los imputados del Club de cannabis “Maria Gracia Club”, a su Presidente y un vocal se les pedía una condena de seis años de cárcel por un delito con la salud publica por supuestamente vender cannabis de forma “indiscriminada” y pertenecer a una asociación ilícita.

Según el tribunal de Barcelona el comportamiento del club de cannabis no fue delictivo ya que solo se limitó a propiciar el acuerdo de “consumo compartido o colectivo de forma organizada, con evidentes ventajas para las personas que las llevan a cabo, sin poner en peligro la salud de estas, ni de terceros ajenos”. La sentencia del tribunal de justicia también dice que los socios, consumidores de marihuana, consumirían igual aunque las asociacion no existiese.

Es más, el club ayuda a que las personas consumidoras y asociadas a no tener que embarcarse en la aventura de adentrarse en el mercado negro, con todo lo que supone y reduciendo al mínimo el riesgo para su salud al tratarse de drogas blandas.

Para el Tribunal catalán, estas asociaciones o clubes evitan los excesos de consumo facilitando marihuana o derivados de forma «controlada», y además las administraciones pueden efectuar controles para evitar «cualquier desviación», ya que el consumo se centraliza en los locales.

La sentencia dice que la asociación «María de Gracia Club» no supone un peligro de difusión de marihuana o hachís a terceros, ya que se dedica al «consumo compartido» entre socios y dentro del ámbito de este tipo de asociaciones que «en principio no es delictivo» si se cumplen una serie de normas.

por -
0 264 vistas

“El Parlamento vasco no se va a mojar mucho en la regularización de los clubes sociales”, auguran las asociaciones cannábicas.

En septiembre la Generalitat de Cataluña llevará al Parlament el borrador de Propuesta de Buenas Prácticas para una regulación del autoconsumo de cannabis en Cataluña.

“Si hace 10 años nos hubieran dicho que íbamos a estar en esta situación no nos lo creeríamos”. La frase corresponde al portavoz de la Federación Vasca de Cannabis, Iker Val, quien resume así las esperanzas de que al final el Parlamento vasco regularice en alguna medida la existencia de clubes sociales para el consumo del cannabis. Val ha participado en el ‘V Simposio Internacional sobre reducción de daños: políticas de drogas, retos desde el prisma de los derechos humanos’. Hace unos meses también se congratulaba por la presentación de la nueva ordenanza que regularizaba los clubes sociales en San Sebastián.

En 2010 fue la primera vez que desde las asociaciones vascas de usuarios de cannabis se planteó una iniciativa política en el Parlamento. A partir de ahí, en 2012 comparecieron en la Comisión de Interior y se creó una ponencia específica en la que participaron expertos en la materia. Ahora esta ponencia se encuentra en fase de conclusiones y recomendaciones. Val cree que es “positivo” el consenso que ha habido entre partidos, pero a su juicio “el Parlamento no se va a mojar mucho, será una conclusión light”. Sin embargo, los usuarios vascos consideran que a partir de aquí “se abre un proceso de regularización que se puede alargar como mínimo cinco años”.

Por su parte, Oscar Parés del Internacional Center for Ethnobotanical Education, Reesearch & Service (ICEERS), ha expuesto la experiencia de normalización de cannabis en Cataluña. La primera experiencia de un club social fue en 1992, pero no salió bien y hasta 2006 “pasó poco”. A partir de ese año fue cuando crecieron los clubes y hoy en día Cataluña cuenta con entre 400 y 450, de los que más de 200 se encuentran en Barcelona.

Caso Rasquera

En el año 2012 estalló en esta comunidad el caso Rasquera. En este pueblo catalán con una población de 850 habitantes, en donde la mayoría de los jóvenes se habían marchado por falta de oportunidades, su alcalde propuso un plan anticrisis que incluía un contrato con una empresa para cultivar cannabis en el pueblo para un club de 5.000 miembros. Esta decisión la sometió a referéndum, prometiendo que si no sacaba tres cuartas partes de los votos dimitía en un año. 600 personas votaron y de las mismas el 56% estaba a favor de la plantación. Finalmente, la justicia paralizó el contrato y “nunca más se supo”, apunta Parés.

El portavoz del ICEERS señala que “todo esto puso en la agenda política los clubes sociales”. Así, la Generalitat empezó a desengrasar el músculo y entre 2012 y 2014 el Departamento de Sanidad se acercó a las asociaciones y a los clubes para entender la labor que realizaban. Sin embargo, Parés asegura que “aunque estos procesos son muy lentos, el trabajo silencioso ha ido evolucionando”. De hecho, se esperaba que la Generalitat en junio presentara una propuesta de regulación, que finalmente se presentará en septiembre.

Los Clubes Sociales en Bélgica

En su intervención, el profesor de Criminología de la Universidad de Ghent (Bélgica), Tom Decorte, ha explicado que en este país europeo la situación de los clubes es la que tenían los de España hace 15 años. De hecho, entre los dos países existen “enormes similitudes” en la legislación en este ámbito y en la manera de constituir los clubes. Así, en Bélgica es legal poseer para consumo propio tres gramos de cannabis y una planta hembra por persona. Teniendo en cuenta esto, Decorte cuenta que a alguien se le ocurrió “pues si somos 50, plantamos 50 plantas”  y así se formó el primer club en el año 2006.

El profesor de la Universidad de Ghent analizó en un estudioo cinco clubs belgas para ver las diferencias y similitudes existentes entre ellos. Los miembros varían desde los 13 hasta los 200 miembros; la edad mínima para pertenecer a un club va de los 18 a los 21 en algunos y la edad media se encuentra entre los 35 y 40 años. Decorte señala que “se espera que el número de clubes sociales aumente en los próximos años”. Pero, sobre todo, cree que se debe promocionar más el debate político sobre estos clubs sociales.

Publicado ElDiarioNorte

por -
1 658 vistas

Una vez más, la realidad cannábica es de actualidad. Esta vez, y después de que el propio gobierno de la ciudad diera el pistoletazo de salida a una posible regulación de las asociaciones cannábicas, es el Grupo Municipal del PSC que da un paso más allá presentando una propuesta (M1115/11125) a la Comisión de calidad de Vida, Igualdad, Juventud y Deportes del Ayuntamiento de Barcelona celebrada ayer, 17 de junio, que concreta mucho más nuestras aspiraciones. 

El PSC pide, por una lado, que se elabore una normativa que regule el funcionamiento de los locales de las asociaciones y clubes de cannabis, en aquellas competencias que le corresponden, en un plazo inferior a 3 meses. Y, por el otro, insta al Gobierno de la Generalitat de Catalunya a regular el funcionamiento de las asociaciones cannábicas y los clubes sociales de cannabis.

La proposición recibe la aprobación de todos los grupos municipales, reconociendo que la situación actual requiere de un control y una aplicación de un código de Buenas Prácticas. La CatFAC nos felicitamos por el momento histórico que suponen estas afirmaciones cuando hace ya más de un año presentábamos nuestra propuesta de Código de Buenas Prácticas en las administraciones.

Los diferentes partidos, demostrando que entendían la situación, también reclamaron que la Generalitat regule tanto el cultivo como el transporte y la distribución. Reconociendo que hay normativa específica en todas las fases que trabaja una asociación cannábica saliendo de la inseguridad que hemos estado viviendo hasta ahora.

Celebramos este rasgo de salida que se da por la regulación de las asociaciones cannábicas en Barcelona. Agradecemos a todos los apoyos recibidos durante la trayectoria que desde hace más de tres años llevamos desarrollando, y os animamos a continuar juntos por un marco normativo pro cannabis.

Ahora más que nunca, desde la CatFAC trabajaremos con todas nuestras fuerzas para hacer oír nuestra voz en el Ayuntamiento y donde sea necesario! Súmate a nuestras demandas aquí.

Vamos por buen camino. Juntos sumamos más!

A partir del minuto 2:44 empiezan a tratar el tema de regular clubs de cannabis por el Ayuntamiento de Barcelona (catalán)

Fuente CATFAC

 

por -
0 430 vistas
marihuana

La Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó el miércoles suspender la apertura y ampliación de clubs cannábicos durante un año y hasta que el consistorio regule su situación, ha anunciado este viernes en rueda de prensa el primer teniente de alcalde, Joaquim Forn.

“Hemos detectado un conjunto de situaciones que se alejan delautoconsumo que debían tener” estas entidades, algunas de las cuales promovían el consumo del cannabis, se publicitaban para captar clientes y generaban conflictos de convivencia.

Además, en algunos locales se detectó a traficantes y menores, y varios no reunían las condiciones de seguridad necesarias ni seguían normas de ventilación y de aforo, entre otros aspectos.

Hasta aprobarse la suspensión, “no necesitaban ningún tipo de licencia: sólo un comunicado de actividad que se hacía llegar al Ayuntamiento, y esto ha facilitado el incremento” de estas asociaciones en la ciudad, donde hay 160 registradas. Todas se revisarán.

“No podemos permitir que, bajo la apariencia de entidades, amenacen el bienestar de las personas”, según Forn, que asegura que el Gobierno municipal tendrá especialmente en cuenta las condiciones de seguridad y las implicaciones sanitarias, por lo que contará con el sector médico y farmacológico para elaborar la regulación.

No habrá ‘vacío legal’

Considera que es una decisión preventiva y sensata, y garantiza que no dejarán “ningún tipo de brecha o de vacío legal” que permita a estas entidades no adaptarse a la futura regulación.

Forn ha resaltado que el Gobierno municipal tiene la responsabilidad de prevenir los efectos de las drogas –tanto duras como blandas– sobre la sociedad, y especialmente en los jóvenes, ya que pueden ser causa de fracaso escolar.

En referencia al turismo, ha resaltado que no pueden permitir “que Barcelona se convierta en una ciudad referente de consumo de cannabis”, razón que se suma a los elementos por los que ha considerado necesaria la regulación.

Para elaborar la nueva regulación consultará a expertos del ámbito médico y farmacológico para incorporar las recomendaciones del sector.

El primer teniente de alcalde ha hecho este anuncio en una comparencia en la que también han participado el gerente de Prevención, Joan Delort y el director del área de Régimen Jurídico, Manuel Mallo. Como avanzó EL PERIÓDICO en febrero, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido tener listo un protocolo para ordenar estas entidades ante la inacción de la Generalitat, que no decide si regula o prohíbe los clubs cannábicos debido a las divergencias entre las ‘conselleries’ de Interior y Salut.

Esta regulación se trabaja en un momento en el que los clubs cannábicos con ánimo de lucro están proliferando. El limbo legal que permite a las asociaciones dispensar marihuana y productos derivados en sus sedes sociales exige el cumplimiento de una lista de buenas prácticas, una especie de código de conducta autoimpuesto que garantiza la permanencia en los cauces de ese vacío –los hay– y el mantenimiento de la distancia con lo ilegal, pero algunas asociaciones no juegan limpio.

Seguir leyendo ElPeriodico

por -
0 261 vistas

Desde la CATFAC, una vez más, extendemos la mano para colaborar con el Ayuntamiento de Barcelona y con el resto de administraciones para acabar con la situación de inseguridad jurídica que vivimos y establecer una regulación que defina la normativa necesaria por la convivencia en la ciudad.

Desde la CATFAC queremos felicitar al Ayuntamiento de Barcelona por implicarse públicamente en la generación de una respuesta al fenómeno de los Clubes Sociales de Cánnabis. Responsables del ayuntamiento han anunciado el inicio de un proceso de regulación que empieza hoy miso con el freno a la apertura de locales y licencias de actividades para Clubes Sociales de Cánnabis porque necesita un márgen de tiempo para definir una normativa que se ajuste a las necesidades de todos los actores implicados y, por lo tanto, beneficiosa para el conjunto de la ciudad y sus habitantes.

La CATFAC, como siempre hemos hecho, tanto con el ayuntamiento de Barcelona como con la Generalitat o con otras administraciones estamos abiertos a colaborar en lo que haga falta para encontrar un orden que establezca los límites pero también que nos permita trabajar en nuestro día a día con total seguridad.

Hoy, estamos viviendo titulares de prensa en relación a las asociacipones cannábicas alarmantes que hacen referencia a la promoción del consumo, a la imagen narco turística de la ciudad, compra-venta lucrativa a todos los niveles…. el Ayuntamiento y la población tienen que saber que estas no son todas las asociaciones cannábicas existentes y que, de hecho, desde nuestro punto de vista, el modelo que proponemos supone un salto adelante no sólo en los derechos individuales de las personas sino también en la salud pública y la lucha contra el mercado negro.

La CATFAC hace más de un año publicaba su Código de Buenas Prácticas y la propuesta de modelo de regulación donde se contemplan asociaciones de personas consumidoras que se auto abastecen colectivamente, con análisis de la sustancia y programas de reducción de riesgos y acompañamiento al consumo. Una tarea social que permite tener una incidencia real sobre los consumos, ofreeciendo control y acompañamiento cuando sea necesario. Promocionando el acceso al cánnabis como paliativo y favoreciendo estudios para profundizar en los conocimientos reales sobre la sustancia.

Nosotros defendemos nuestros derechos pero defendemos también existir en armonía con la ciudad. Es por este motivo que estamos totalmente de acuerdo al acogernos a una normativa que permita reconocer nuestra existencia haciendo posible la convivencia con el resto de vecinos y vecinas.

Felicitar una vez más el camino que hoy inicia el Ayuntamiento de Barcelona, esperando que cuente con todos los actores implicados para poder definir entre todas la Barcelona que queremos.