Etiquetas Posts etiquetados con "Cultivo Hidroponico"

Etiqueta: Cultivo Hidroponico

por -
1 4.060 vistas

Cultivo hidropónico. Ya sea que la llames hierba, cannabis, marihuana o de alguna otra forma, la planta conocida como Cannabis Sativa es en realidad muy fácil de cultivar en casa si sabes qué hacer. El cultivo hidropónico te brindará una mayor cosecha en un menor tiempo comparado con el cultivo en suelo, pero generalmente puede ser difícil para un principiante. Cuando se piensa en “hidroponía”, la mayoría piensa en plantas que crecen en el agua, pero en realidad los beneficios que obtengan mediante este método dependerán de la cantidad de nutrientes que reciban directamente del agua. No obstante, debido a la proporción aire/agua que posee, la hidroponía sigue siendo el estándar industrial. Este tutorial te mostrará paso a paso la manera de cultivar tu marihuana en 3 o 4 meses utilizando el método hidropónico (posiblemente) más sencillo: el riego manual en un entorno sin suelo.

Método 1 de 5: Establecer los conceptos básicos

  1. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 1
    1

    Si aún no lo has hecho, considera cultivar marihuana de la manera tradicional antes de utilizar el método hidropónico. El cultivo hidropónico de marihuana es un poco más difícil que el realizado en suelo: necesitarás optimizar los nutrientes, la luz y la ventilación, algo que puede ser difícil si nunca antes lo has hecho.[1] No esperes pasar directamente de 0 a 60 sin ningún problema. Si bien el cultivo de plantas es fácil si cuentas con el conocimiento e información correcta, por lo general te tomará algo de tiempo reunir ambos criterios. Prueba cultivando tomates hidropónicos

    • Por otro lado, debido a otras limitaciones, es posible que te veas forzado a optar desde el principio por el cultivo hidropónico. Si es tu primera vez como cultivador y quieres intentar este método, ten en cuenta que puedes llegar a tener éxito llevándolo a cabo. Realiza tu investigación pero evita contárselo a tus amigos o conocidos. Nada puede arruinar tu cultivo más rápido que los chismes acerca de tu unidad hidropónica.
    • Considera la posibilidad de cultivar otras plantas además de la marihuana utilizando el método hidropónico. El cultivo hidropónico no necesita estar orientado únicamente al cultivo de esta hierba. También puedes cultivar lechugas, tomates o incluso hongos. Experimentar con estas plantas primero puede enseñarte lecciones valiosas que puedes aplicar al cultivo de marihuana.
  2. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 2
    2

    Consigue todos los elementos necesarios. Si visitas varias tiendas y comparas precios, podrás conseguir todo lo necesario para cultivar cinco plantas a $300 o $500. Al final, podrías obtener de 28 a 85 g (1 a 3 onzas) de cada planta. Necesitarás lo siguiente (lee la sección “Cosas que necesitarás” más adelante para obtener más detalles):

    • Semillas de marihuana o clones
    • Pintura blanca o Mylar (Tereftalato de polietileno)
    • Nutrientes hidropónicos
    • Contenedores
    • Un medio para plantar como fibra de coco
    • Lámparas fluorescentes compactas (LFC)
    • Un temporizador
    • Una prueba del pH del suelo
  3. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 3
    3

    Prepara tus paredes. Las plantas crecen con ayuda de la luz. Si vas a cultivar en un entorno cerrado, tendrás algunos problemas. Muchos cuartos de cultivo se ubican en espacios oscuros donde la luz se absorbe en lugar de reflejarse. Para obtener el máximo provecho a tu inversión (y para cosechar la mejor hierba posible), querrás que tus paredes estén pintadas con un color blanco o cubiertas con mylar.

    • Pintar tus paredes con un blanco semi brillante o uniforme es quizás la solución más sencilla. Mientras más uniforme sea el blanco, mejor, ya que el brillante refleja aproximadamente un 55% de la luz.[2] El blanco titanio podría ser tu mejor opción en lo que respecta a pintura.
    • El mylar es altamente reflectante. Tiene un índice de reflexión del 90%, haciéndolo un material de recubrimiento mucho más eficiente que el papel de aluminio. Sin embargo, debido a que refleja muy bien la luz y el calor, necesitarás tener la ventilación adecuada para tu cuarto de cultivo.

Método 2 de 5: Iluminación y ventilación

  1. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 4
    1

    Instala las luces que usarás para el crecimiento de tus plantas. Al principio colócalas a una altura un poco más alta que tus recipientes, pero debes tener suficiente espacio para subirlas más según el tamaño que lleguen a alcanzar tus plantas. Hay un millón de formas de instalar o colgar las luces y deberás adecuarlas a tu cuarto de cultivo. El método más sencillo es colgarlas de una barra como la que tienes en tu armario o sujetarlas a algo cercano que se encuentre a la altura adecuada.

    • Los reflectores son excelentes para usar las LFC (lámparas fluorescentes compactas). La toma de corriente ya viene adjunta, sin que se necesite un cableado ni trabajo eléctrico, además, su diseño ayuda a reflejar la mayor cantidad de luz posible.[3] Recuerda que cualquier exceso de luz que no llegue a tus plantas es un desperdicio.
  2. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 5

    2

    Asegúrate de que tus luces produzcan por lo menos la mínima (de preferencia la más adecuada) cantidad de lúmenes por metro cuadrado. El lumen es una unidad que mide la cantidad total de luz visible emitida por una fuente. Por lo tanto, es útil determinar la cantidad de lúmenes que emite una fuente al igual que la cantidad necesaria para tu cultivo de plantas. En un día normal, el sol emite alrededor de 5000 a 10,000 lúmenes por metro cuadrado.[4][5]

    • El mínimo absoluto necesario para las plantas de tamaño promedio es de alrededor de 3,000 lúmenes por metro cuadrado. Ten en cuenta que la cantidad real de lúmenes que llega a la superficie de tu planta fluctuará dependiendo de la distancia de la fuente de luz y de la reflectividad de los alrededores.
    • La cantidad ideal para un cultivo estándar es entre 7,000 a 10,000 lúmenes por metro cuadrado.[6]
    • Para determinar la cantidad de lúmenes por metro cuadrado, simplemente divide el total de lúmenes por el total de metros cuadrados. Suponiendo que tienes 2 lámparas LFC de 300 vatios (cada una con 40,4000 lúmenes) en un área de 3 x 3 x 2 metros. El total de lúmenes es de 80,000 y el del área es de 18 m. Entonces 80,000 entre 4,400 es igual a 4,400 lúmenes por metro cuadrado.
  3. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 6
    3
    Ten cuidado de no quemar o sobrecalentar las plantas con tu fuente de luz.Tener suficiente luz le ayudará a tu planta de marihuana a crecer bien y saludable. ¿Pero qué hacer en caso de sobrecalentamiento? La temperatura ideal para tu cultivo se encuentra entre los 26 °C y 29 °C (80 – 85 °F), siendo 32 °C (90 °F) la máxima posible.[7] Si la temperatura se encuentra por debajo de estas cifras, considera la posibilidad de colocar un calentador pequeño para generar calor adicional. De igual manera, si la temperatura excede estas cifras, podrías tener que colocar una ventilación adicional para ayudar a proporcionar las condiciones de cultivo perfectas.
  4. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 7
    4

    Ventila tu cuarto de cultivo. La ventilación adecuada es absolutamente necesaria para las plantas. Por ejemplo, si tu cuarto de cultivo se encuentra en un lugar cerrado, no hay mucho que puedas hacer además de colocar un ventilador oscilante. Por otro lado, en una caja, el instalar un sistema de ventilación es excelente para muchos cultivadores caseros.

    • Para hacer un sistema de ventilación, coloca un simple ventilador tipo jaula de ardilla (similar a una rueda de hámster) unido a conductos de 15 cm para ayudar a mitigar el aumento de la temperatura y los olores fuertes.
    • Como con cualquier otra operación de cultivo, incluir un ventilador oscilante adicional te ayudará a fortalecer los tallos de tus plantas mientras crecen.

Método 3 de 5: Germinación y siembra

  1. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 8
    1
    Haz germinar tus semillas de marihuana. Para que tu planta germine, simplemente humedece una toalla de papel y envuelve suavemente las semillas en el centro de la misma. Luego colócala en un plato y cúbrela con otro para asegurarte de que no se seque.[8] También puedes colocar la toalla de papel húmeda en una bolsa plástica hermética y dejarla en un lugar oscuro y cálido por al menos 24 horas.
  2. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 9
    2
    Cuando la semilla haya germinado, colócala en un bloque de lana de roca. La lana de roca es un excelente medio para cultivar la planta de marihuana en su etapa inicial. Una vez que esta haya comenzado a desarrollar un significativo sistema de raíces, puedes moverla a la fibra de coco.
  3. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 10
    3

    Comienza a alimentar tus plantas con agua (filtrada o potable) mezclada con nutrientes. Para obtener mejores resultados, ajusta el agua para que tenga un pH de entre 5.5 y 6.0.[9]

    • Al principio, dale nutrientes a tus plantas a un cuarto de su concentración y aumenta la dosis periódicamente hasta llegar a la más concentrada en el curso de una o dos semanas. Uno de los errores más grandes que muchos principiantes cometen es darle demasiados nutrientes a sus plantas, lo que puede dañarlas. La mayoría de marcas de nutrientes vienen con un cronograma de nutrición hidropónica que se debe seguir al pie de la letra.
    • Si no estás seguro de qué nutrientes conseguir, puedes optar por el trio de nutrientes hidropónicos de la marca Fox Farm y seguir al pie de la letra las instrucciones incluidas en el producto. Este producto es excelente para cultivar marihuana. Después de añadirlo al agua, deberás ajustar el pH de la solución a aproximadamente 5.5 a 6.0 para garantizar la absorción adecuada del nutriente.[10]

Método 4 de 5: Cuidar de tu planta

  1. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 11
    1

    Cuando la superficie de la fibra de coco comience a secarse, riega las plantas con agua con el PH y los nutrientes adecuados. De esta manera comenzarás a regar las plantas cada dos días cuando son pequeñas y diariamente hacia el final de su ciclo de florecimiento.

    • Cuando riegues tus plantas, asegúrate de que al menos un poco de agua salga de la base del contender para evitar que los nutrientes no se acumulen en el centro. Si por accidente riegas demasiada o muy poca agua en tu planta, la fibra de coco y perlita son muy maleables, pero asegúrate de ajustar el calendario de riego según el estado de las hojas (si se marchitan o se caen).
  2. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 12
    2

    Mantén tus plantas de marihuana en su estado vegetativo de crecimiento hasta que estén cerca de la mitad de la altura deseada. Puedes hacer esto dándoles 18 a 24 horas de luz al día.

    • Tu marihuana tiene dos fases de crecimiento principales después de su germinación: la fase vegetativa y la de florecimiento. Deberás tratar a tu planta de forma distinta dependiendo del estado en que se encuentre. Durante la fase vegetativa, tus plantas de marihuana sólo se concentran en su crecimiento. Para mantener tus plantas en esta fase, deberán recibir por lo menos 18 horas de luz al día. Esto simula un “verano” en el que los días son largos. Durante esta fase, puedes darle a tus plantas hasta 24 horas de luz al día, pero será más provecho mantener la emisión de luz en un rango de 18 a 24 horas diarias.
    • Por lo general, la altura de la planta es el factor principal al momento de determinar el tiempo que estará en su fase vegetativa. Tu planta de marihuana puede duplicar su altura en la fase de florecimiento, así que querrás mantenerla en su primera fase hasta que se encuentre a la mitad de su altura ideal. Si la cultivas en un lugar cerrado, sería buena idea mantenerla en su fase vegetativa hasta que alcance una altura de 15 cm a 45 cm (6 – 18 pulgadas).
  3. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 13
    3

    Comienza con la fase de florecimiento cuando tus plantas alcancen la altura correcta. Tus plantas de cannabis comienzan su fase de florecimiento cuando cambias su tiempo de exposición a 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad, comenzando así, la producción de brotes. Esto simula el inicio del otoño e invierno.

    • En la fase de florecimiento, tus plantas dejan de concentrarse en su crecimiento y comienzan a enfocar su energía en la producción de flores o brotes. Deberás determinar el momento en que comenzarán a florecer. En la naturaleza, las plantas de marihuana comienzan a florecer cuando los días se acortan debido a que es una señal que indica que el invierno está por llegar. Para simular las mismas condiciones, deberás cambiar el programa de iluminación a sólo 12 horas diarias, dejándolas a oscuras el resto del tiempo.
  4. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 14
    4

    Determina el sexo de tus plantas y deshazte de las masculinas. Determina el género de tus plantas de 1 a 2 semanas luego de cambiar las luces para la fase de florecimiento. Deshazte de cualquier planta masculina que encuentres, ya que al polinizar a las femeninas, hacen que desvíen su energía para la producción de THC para el crecimiento de las semillas. [11] Es posible fumar la marihuana polinizada, pero sus efectos son mucho menores.

    • Una o dos semanas después de modificar el programa de iluminación de tus plantas, comenzarás a notar las primeras señales que indiquen su género. A las plantas femeninas les crecerán pelos blancos mientras que las masculinas presentarán bolas en forma de uva que con el tiempo se convertirán en sacos de polen. Con el fin de maximizar la cantidad de brotes de tu planta, querrás asegurarte de retirar a las masculinas para que no polinicen a las demás. Si estas plantas permanecen juntas, las femeninas terminarán produciendo muchas semillas en lugar de brotes. Una planta masculina jamás producirá algún brote útil, únicamente polen. [12]
  5. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 15
    5
    Espera pacientemente mientras tus plantas maduran durante la fase de florecimiento. Por lo general, esta es la parte más difícil para los cultivadores novatos. La fase de florecimiento puede durar de 6 a 12 semanas o quizás más dependiendo de la variedad de marihuana que estés cultivando. [13]
  6. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 16
    6

    Comienza a alimentar tus plantas de marihuana con agua simple y con el pH adecuado 1 a 2 semanas antes de cosecharlas. De lo contrario, podrías sentir el sabor de los nutrientes en los brotes finales (tu marihuana podría tener un sabor a químicos).

    • Hacia el final del ciclo de florecimiento de tu planta, podrías notar que algunas de las hojas más viejas se vuelven amarillas y se caen. Esto es completamente normal y es una señal de que tu planta está sacando el oxígeno de las hojas y lo transporta a los brotes o flores. Esta es una señal de que la cosecha está cerca y puedes dejar de darle nutrientes con el agua durante las últimas 1 o 2 semanas para asegurarte de obtener el mejor sabor posible.

Método 5 de 5: Cosecha y curado

  1. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 17
    1

    Cuando las plantas estén listas, coséchalas cortándolas por completo o sólo los brotes.

    • Hay muchos métodos para determinar el momento adecuado para cosechar tu planta. Básicamente, querrás hacerlo cuando un 50% – 75% de los pistilos/pelos blancos se hayan vuelto ámbar/marrones.
    • Otra forma de saberlo es cuando los tricomas (también conocidos como cristales o glándulas de resina) adquieren un color blanco o lechoso, o incluso mitad blanco y mitad ámbar.
    • Cosechar antes de tiempo hará que la sensación de tu marihuana sea más intensa mientras que hacerlo después hará que la experiencia sea más relajante o pesada. Deberás experimentar hasta descubrir el tiempo de cosecha más adecuado para ti.
  2. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 18
    2
    Recorta tu planta para que no queden hojas saliendo de los brotes. Estas te provocarán una sensación más molesta al fumar y además no contienen mucho THC, así que no las querrás en tu producto final. Aún puedes usarlas para hacer hachís, mantequilla de marihuana o Dragón verde (coctel).
  3. Imagen titulada Grow Marijuana Hydroponically Step 19
    3
    Cuelga tus brotes cortados en un lugar fresco y húmedo, y déjalos secar hasta que se rompan fácilmente (lo opuesto a simplemente doblarlos) al aplicar presión en ellos.
  4. cultivo hidroponico
    4
    Coloca los brotes en un recipiente hermético y déjalos en un lugar fresco y oscuro por un período de dos semanas a un mes (o más) para que se “curen”. Abre el frasco una vez al día para ventilarlos y asegúrate de limpiar cualquier humedad. Esta última es el mayor problema en esta etapa ya que provoca la aparición de moho, así que cerciórate de que tus brotes estén adecuadamente secos antes de curarlos.

Consejos

  • A medida que las plantas crecen y comienzan a florecer, podrías necesitar un par más de lámparas LFC para iluminarlas por los lados. Básicamente, si ves algún lugar sombrío, tu planta se podría beneficiarse de la luz extra que llegue por ese lado.
  • Existen muchos beneficios para cultivar tus plantas de marihuana en un entorno cerrado y sin suelo como la mezcla de fibra de coco y perlita (brinda una excelente ventilación y drenaje). Ninguno de ellos atrae insectos y, dado que las raíces tienen acceso a cantidades mayores de oxígeno y agua, tus plantas crecerán mucho más rápido y alto que si se cultivasen en el suelo. Asimismo, tienen una mayor producción y crecen más rápido cuando reciben sus nutrientes del agua (método hidropónico) en lugar de obtenerlos del suelo.
  • Si notas que las puntas de las hojas comienzan a ponerse amarillas o marrones, se debe a que tu planta está mostrando las primeras señales de quemadura por nutrientes (demasiados nutrientes). Si esto sucede, aliméntalas con la mitad de la dosis durante una semana aproximadamente y luego retoma periódicamente la dosis normal. Algunas cepas de marihuana pueden absorber una gran cantidad de nutrientes mientras que otras tienden a sufrir quemaduras. Una planta también puede mostrar señales de quemaduras por nutrientes si no mantienes el pH del agua adecuado, ¡así que asegúrate de controlarlo!
  • En la mayoría de lugares puedes comprar semillas por Internet que son enviadas directamente a tu domicilio.[14] Sin embargo, depende de ti averiguar si su cultivo es ilegal o no en tu país. En la actualidad, muchos lugares están despenalizando la marihuana o legalizando su consumo medicinal, así que asegúrate de revisar qué leyes se aplican en tu país.
  • La mayoría de cultivadores novatos suelen cosechar sus plantas demasiado pronto debido a la emoción. Los brotes ganan alrededor del 25% de su tamaño final en las últimas dos semanas, así que es importante que seas paciente y esperes hasta el momento adecuado. Los brotes cosechados demasiado pronto también suelen tener un efecto “extraño” para algunas personas. A medida que estos se desarrollan, comienzan a producir químicos que tienden a ser más relajantes y “aturdidores”. A mucha gente le gusta cortar sólo unos cuantos pedazos de su planta a la vez y dejar que el resto siga creciendo. Hacerlo te permitirá evaluar el brote en sus diferentes etapas. [15].

Cosas que necesitarás

  • Semillas de marihuana o brotes.
  • Nutrientes hidropónicos de alta calidad. Es recomendable utilizar el trío de nutrientes líquidos hidropónicos de la marca Fox Farm y seguir al pie de la letra las instrucciones incluidas en el producto.
  • Contenedores para colocar las plantas. Es recomendable utilizar recipientes de 4 a 18 litros (1 a 5 galones) dependiendo del tamaño de la zona de cultivo y lo grande que quieres que crezcan tus plantas. Recuerda que si las plantas se encuentran en un recipiente pequeño tendrás que regarlas con mayor frecuencia y si están en uno más grande necesitarán más luz.
  • Fibra de coco (mezclada en cantidades iguales con la perlita para obtener mejores resultados) que puedes comprar a bajo costo por Internet o en un almacén de productos hidropónicos. Puedes utilizar una mezcla de fibra de coco hidropónico de la línea Roots Organica bajo la marca Aurora. Esta mezcla ya contiene perlita agregada y la bolsa grande cuesta menos de $25.
  • LFC (lámparas fluorescentes compactas). Puedes encontrar una bombilla LFC de 42 vatios en tu ferretería local por alrededor de $ 10 y, para comenzar, debes tener al menos dos de ellas por cada planta.
  • Suficientes tomas de corrientes para todas tus bombillas (cuestan aproximadamente menos de $5 por unidad). Generalmente vienen con una especie de sujetador que puedes usar para colocarlas en cualquier parte.
  • Un temporizador para hacer que tus luces se enciendan y apaguen cuando quieras. Puedes conseguir uno a bajo precio por sólo $ 5 o gastar hasta $ 30 para conseguir uno digital. Al principio no necesitas tener uno, pero sí para el momento en que tu planta comience a florecer (dentro de un mes aproximadamente).
  • Un kit de prueba del pH. Puedes conseguirlo en la sección de acuarios de las tiendas de mascotas, pero es mejor comprar uno que esté específicamente diseñado para el cultivo (con un costo aún por debajo de los $ 20), ya que realiza pruebas para pH dentro de un rango más útil.

Referencias

Mostrar más… (14)

por -
0 4.820 vistas

Gro.io lanza el primer cultivo inteligente del mundo y conectado a Plataforma de hidroponía
Después de tres años de desarrollo, gro.io ha lanzado a nivel mundial una app que controla un sistema hidropónico inteligente.

La plataforma automatizada para cultivo de gro.io esta conectada con un potente ordenador y a su vez con los sensores, válvulas y bombas, lo que hace que sea muy fácil para todo el mundo gestionar su cultivo hidropónico.

“Mientras que las actitudes y las normas vigentes sobre la marihuana están cambiando muy rápidamente, la mayoría de la gente todavía tiene la opinión de que gestionar su propio cultivo es un proceso difícil y que requiere mucho tiempo,” dijo Doug Slemmer fundador de gro.io . “Vamos a cambiar esto. Nuestro sistema inteligente de hidroponía, totalmente integrado reduce al mínimo el tiempo, la complejidad y los conocimientos necesarios para cultivar casi cualquier cosa “.

La plataforma gro.io es:

-Simple: Una aplicación móvil hace que sea fácil incluso para los usuarios novatos tener un gran cultivo.
-Inteligente: 10+ sensores lo controlan todo, desde pH y los nutrientes hasta la temperatura y las fugas.
-Automatizados: bombas, válvulas y algoritmos se asegurarán que las plantas tengan las condiciones óptimas para un perfecto crecimiento.
-Conectado: Los usuarios reciben alertas de texto y de correo electrónico manteniéndolos conectados a su cultivo.

Este cultivo ya se puede adquirir a través de la página web gro.io . Los precios para el kit completo de cultivo hidropónico gro.io comienzan a partir de $ 999.00.

El equipo de gro.io esta en Boulder, Colorado. Su creador y fundador Doug Slemmer intentó por primera vez cultivar cannabis para ayudar a su esposa a superar las náuseas que estaba sufriendo como resultado de tratamientos contra el cáncer. Su frustración con las soluciones y su pasión por la tecnología actual le llevó a desarrollar una plataforma más inteligente y más conectada a los cultivadores.

por -
1 4.338 vistas

El cultivo hidropónico de marihuana cuenta cada vez con más seguidores pues es el que más producción ofrece. ¿Quieres conocer en qué consiste la hidroponía? Te contamos unos conceptos básicos para que entiendas su funcionamiento.

El cultivo hidropónico o hidroponía es el sistema de cultivo con el que mayores cosechas se obtienen tanto en interior como en exterior, siendo posiblemente el sistema más usado por cultivadores profesionales de todo el mundo, especialmente en Estados Unidos donde hace décadas que se ha implantado y la marihuana hidropónica es casi una religión. Aunque pueda parecernos algo novedoso, tendremos que remontarnos 2400 años atrás para encontrarnos los primeros vestigios de agricultura hidropónica, donde una de las 7 Maravillas del Mundo antiguo, los Jardines Colgantes de Babilonia, eran supuestamente irrigados desde la zona más elevada hacia las más bajas, aunque fueron los aztecas los primeros en usarla eficientemente en lo que era el lago de Texcoco y que es ahora Ciudad de México, con una superficie de cultivo del 100%.

Los primeros documentos escritos sobre el cultivo hidropónico datan del 1600, donde el belga Jan van Helmont escribió acerca de que las plantas obtienen el alimento del agua. En 1627 se publica el primer trabajo sobre el crecimiento de plantas sin suelo, obra de Sylva Sylvarum. Ya con la cultura del cultivo en agua extendida, en 1699 John Woodward encontró que el crecimiento de las plantas era el resultado de ciertas sustancias en el agua obtenidas a su vez del suelo al comprobar como con aguas puras las plantas crecían menos.

Durante la década de 1860, los botánicos alemanes Julius von Sachs y Wilhelm Knop fueron los primeros en optimizar soluciones nutrientes para el cultivo al descubrir que las plantas necesitaban ciertas cantidades de minerales selectivos. Ya en el siglo XX, en 1928 el profesor de la Universidad de California, William Frederick Gericke, causó sensación con sus tomates y otras plantas de tamaños exagerados cultivados en soluciones minerales y llamó a esta nueva ciencia hidroponía. Ya durante la Segunda Guerra Mundial, con tropas estadounidenses en el Pacífico, emplearon enormes sistemas hidropónicos para cultivar verduras y otros alimentos, dada la escasez de suelo y el elevado precio de su transporte.

Durante las décadas de los 70 y los 80, los cultivos hidropónicos ya se usaban de forma regular en la producción de flores, verduras y algunas frutas, y cómo no, en el cultivo de marihuana. A partir de entonces, son muchos los fabricantes de sistemas hidropónicos que han ido perfeccionando sus equipos, así como han ido apareciendo nuevos medios de cultivo como la perlita, la fibra de coco, la lana de roca o la arlita que permiten el cultivo en hidroponía o siguiendo sus principios.

Pero, ¿qué es exactamente el cultivo hidropónico?

La propia palabra, que deriva del griego “hidroponos”, nos da la clave: hidro (agua) – ponos (labor, trabajo), o lo que viene a ser “trabajo en agua”. El concepto es simple y la principal particularidad es que las raíces de las plantas reciben una solución nutritiva equilibrada disuelta en agua y que deberá contener todos los elementos esenciales para el desarrollo de las plantas, sea ésta misma solución mineral o en otro medio inerte como arena, perlita, arcilla expandida, lana de roca, etc.

En cualquier cultivo convencional en tierra, las raíces de las plantas extraen del suelo los nutrientes disponibles. Un buen sustrato con abundancia de humus de lombriz, guano de murciélago o turbas, suministrarán lentamente el alimento que las plantas demandan hasta que los agotan y ante lo que debemos usar abonos, sean líquidos o sólidos. En el cultivo hidropónico, partimos de medios inertes por lo que tendremos que aportar los nutrientes a la solución nutritiva desde el primer momento y continuamente.

build-indoor-hydroponic-systemDentro de los sistemas hidropónicos de la actualidad nos podemos encontrar con los cerrados o sin sustrato, como los NFT o aeroponía, donde la solución nutritiva usa la llamada técnica recirculante, es decir que no se elimina el alimento y todo es consumido por las plantas; o abiertos que son los que usan sustrato como arcilla, perlita o lana de roca, donde la solución nutriente se aporta fresca al sustrato, éste usa la precisa y la sobrante se elimina por un drenaje para su posterior uso. Usando uno u otro, lo que debemos tener en cuenta es que aunque el sistema hidropónico tenga agua circulando, es posible que la cantidad de nutrientes sea muy baja, por lo que es muy importante controlar muy bien las dosis de abono.

Alguna de las ventajas de los sistemas hidropónicos son que el cultivador tiene un control total sobre la alimentación de las plantas. Si bien hay que prestar especial atención tanto al pH como a la EC para que sea constante durante todo el cultivo, cualquier carencia o exceso lo solucionaremos en un minuto, las plantas crecerán mucho más rápido, las producciones serán mayores y el consumo de agua mínimo en comparación con cualquier otro sistema de cultivo convencional. El agua no mancha como sucederá con otros medios de cultivo, por lo que apenas mancharemos y cualquier sustrato que usemos, será 100% reciclable simplemente quitando la masa de raíces que saldrá prácticamente entera.

Las desventajas, aparte de la mencionada del control exhaustivo del pH y la EC, son la mayor dificultad para el cultivo por lo que no se recomienda para cultivadores principiantes. También la necesidad de bombas de aire, agua y sus correspondientes temporizadores, la obligación de usar abonos químicos o el tener que usar tutores para soportar el peso de las plantas, al no haber sustrato con el que las raíces se aseguren al suelo o ser éste muy débil. Otra desventaja es su coste, aunque afortunadamente el mercado también nos ofrece en la actualidad sistemas de hidroponía muy económicos como los AutoTray, aunque no cabe duda de que con un Dutch Pot Hydro o Aero nos convertiremos en cultivadores profesionales si contamos con unos mínimos conocimientos.

por -
5 40.570 vistas

La Hidroponia es la Técnica de cultivar sin tierra. Se puede decir que hay tres formas de hacer ésto:

El fenómeno contemporáneo, en materia de marihuana, es el cultivo con luz artificial y automatización. Las extensiones plantadas a cielo abierto, en América, Asia, África y Polinesia, están dando paso a un agricultura de interiores, apoyada sobre motivos de seguridad (para el agricultor) y calidad (para el consumidor). Sin embargo, eso tiene poco de particular o relativo a la marihuana, porque marca un salto de la agricultura en general, comparable con el que va de la vieja máquina registradora al ordenador.

La palabra “hidropónico” (de hidros, agua, y pones, trabajo) designa un tipo de botánica que merecería lamarse “aeropónico”, ya que su elemento más destacado no es tanto el riego como la creación de un entorno general, y especialmente lumínico, cuya finalidad es proporcionar a cualquier tipo de planta un medio idóneo para desarrollarse y florecer. Combinando hallazgos científicos con progresos de índole más puramente técnica, esta forma de cultivo rinde una potencia superior o comparable a las mejores variantes conocidas usando tierra y aire libre.

Voy a intentar explicar en pocas y precisas palabras en qué consiste la hidroponia.

Hidroponia (de hidro=agua; ponia=trabajo; es decir, trabajo de agua) consiste en un sistema de cultivo en el cual las raíces de las plantas crecen y se desarrollan sujetas a un medio o sustrato inherte, y se hidratan y alimentan a partir de una solución nutriente.

Las cualidades de este sistema es que se consiguen cultivos más rápidos, de mayor abundancia (aún con un menor volúmen de raíces) e higiénicos (tanto para nosotros como para las plantas). Además conforman hábitats menos propensos a ciertas plagas.

Existen muchos tipos de sistemas hidropónicos. Les voy a explicar cómo funcionan los más populares:

NFT:

Nutrient Film Technique o Técnica de Película Nutriente): Consiste en que la solución circule por un tubo o bandeja apenas inclinado para que haga fluir el líquido, las raíces estarán dentro del tubo o en macetas. El agua drenada al final del tubo o bandeja irá al contenedor que llevó el agua en primer lugar.

Dutch Pot o Recirculación :

Consiste utilizar una maceta con un sustrato inherte donde crecerá la planta. El riego es por goteo y se recupera la solución drenada a un contenedor donde estará la bomba que volverá a utilizar el agua.

Flujo y reflujo:

Consiste en utilizar un contenedor donde una o más plantas son inundadas por la solución, y con la ayuda de un tubo se limita la altura del rebose de la solución. De esta forma se inunda y se drena constantemente, con lo cual las raíces se hidratan y respiran muy bien.

DWC:

(Deep Water Culture o Cultura de las Aguas Profundas): Consiste en utilizar una maceta dentro de un contenedor y llenar el contenedor con solución hasta el nivel de las raíces, y con la ayuda de una bomba de aire y un constante control del nivel del agua se consiguen plantas muy sanas.

Aeroponia:

Consiste en crear un rocío dentro del contenedor donde estarán las raíces mediante una bomba de agua y microaspersores.

Aquaponia:

Se le puede aplicar cualquier sistema de hidroponia, lo que lo caracteriza es que el contenedor de la solución nutriente será un acuario de peces que constantemente generan fertilizante orgánico.

Parámetros a tener en cuenta en hidroponia:

Sustrato:

Primero hay que saber que el sustrato es un elemento que vamos a elegir usar o no dependiendo del sistema. Casi todos los nombrados pueden prescindir de un sustrato. De todas formas lo habitual, o al menos en las primeras experiencias, es utilizar alguno.

Existen algunas alternativas para elegir el sustrato: leca, arlita, lana de roca, coco (en sus diferentes formtos), perlita, arena.. en fin cualquier elemento que retenga humedad y esté muy bien lavado y sea inherte nos sirve. Es además muy importante mantener las raíces en completa y total oscuridad.

Características de un buen sustrato:

Los sustratos deben tener gran resistencia al desgaste o a la meteorización y es preferible que no tengan sustancias minerales solubles para no alterar el balance químico de la solución nutritiva que será aplicada (según se explicará más adelante). El material no debería ser portador de ninguna forma viva de macro o micro organismo, para disminuir el riesgo de propagar enfermedades o causar daño a las plantas, a las personas o a los animales que las van a consumir.

Lo más recomendable para un buen sustrato es:

– Que las partículas que lo componen tengan un tamaño no inferior a 0,5 y no superior a 7 milímetros

– Que retengan una buena cantidad de humedad (ver la capacidad de retención de distintos materiales en el suelo en el Anexo II), pero que además faciliten la salida de los excesos de agua que pudieran caer con el riego o con la lluvia

– Que no retengan mucha humedad en su superficie

– Que no se descompongan o se degraden con facilidad

– Que tengan preferentemente coloración oscura

– Que no contengan elementos nutritivos

– Que no contengan micro organismos perjudiciales a la salud de los seres humanos o de las plantas

– Que no contengan residuos industriales o humanos

– Que sean abundantes y fáciles de conseguir, transportar y manejar

– Que sean de bajo costo.

– Que sean livianos

flotaEn términos generales los sustratos se pueden clasificar en tres grupos:

1.- Sustratos Inorgánicos

2.- Sustratos Orgánicos

3.- Sustratos Sintéticos

Sustratos Inorgánicos:

En este grupo se incluyen los sustratos que tengan partículas mayores a 2 mm de diámetro. Enseguida te mencionaremos aquellos que puedes utilizar, así como una breve descripción.

Piedra pómez:

Es un material disponible en nuestro país, su origen es volcánico. Posee una retención de agua de un 38%, posee una buena estabilidad física y durabilidad, desde el punto de vista biológico es completamente libre de microorganismos.

Grava:

La grava son pequeñas partículas que se obtienen de materiales procedentes de depósitos naturales o canteras que son triturados, las que miden alrededor de 1 a 2 mm de diámetro son las que se utilizan en la hidroponia. La grava proporciona una excelente aireación; sin embargo la retención de humedad es muy escasa de un 17% aproximadamente.

Roca volcánica o tezontle:

Es un material rojizo, de origen volcánico, es ligero y con una apariencia esponjosa. En nuestro país se utiliza con gran éxito, sin embargo posee partículas muy pequeñas las cuales tienen que ser eliminadas mediante lavados para evitar que se encharque nuestro cultivo. La capacidad de retención de agua es de un 49%. El tamaño recomendado debe encontrarse entre 5 y 15 mm.

Arena de río:

Este material heterogéneo cuenta con una capacidad de retención de agua del 56% y para que sea utilizado en hidroponia se recomienda adquirir arena de 0.5 – 2 mm.

Perlita:

La perlita es básicamente un silicato de aluminio de origen volcánico, de color blanco a grisáceo, tiene una baja densidad con buenas propiedades; en cuanto a retención de humedad tiene un 63%. Algunas de las grandes ventajas como sustrato es la capacidad que presenta para mantener la humedad constante a lo largo de la zona radicular, así mismo tiene una excelente capacidad de aireación gracias a su porosidad.

Vermiculita:

La vermiculita es un silicato de aluminio con una estructura laminar, tiene una capacidad de expansión de hasta 12 veces su volumen. En México existen yacimientos en el estado de Chihuahua.

Se utiliza y es recomendable para lugares de clima cálido debido a que tiene una capacidad de retención de humedad del 68%.

Arcillas expandidas:

Las arcillas expandidas son de gran utilidad para el cultivo de orquídeas, una de las principales características es que presenta un pH neutro, tiene una buena capacidad de drenaje libre y proporciona una buena aireación.

Lana de roca:

La lana roca se obtiene de pequeñas fibras hechas de roca, tiene la capacidad de retener humedad de hasta un 78% y muy ligero permitiendo que la raíz tenga un buen desarrollo.

Sustratos Orgánicos:

Estos grupos regularmente son productos de desecho de alguna actividad agropecuaria o industrial, así como de productos importados de otros países, en seguida te mencionaremos algunos de importancia para la hidroponia.

Aserrín:

El aserrín abunda y es muy barato en algunas regiones de México por ejemplo en Chihuahua y Durango, sobre todo aserrín de pino. Dado el desconocimiento de que se tiene de la procedencia no es muy utilizado. Sin embargo este sustrato tiene una retención de humedad de un 54% lo que es ideal para climas templados y secos.

Recuerda que no todos los aserrines ofrecen buenas condiciones para el cultivo hidropónico, solo si éste fue sometido a un proceso de eliminación de las sustancias tóxicas, un ejemplo de sustancias tóxicas son los taninos que se encuentran presentes en algunas maderas.

Fibra de coco:

La Fibra de coco se encuentra dentro de los residuos agroindustriales de origen tropical, se genera después de que el fruto del cocotero ha sido procesado con fin de obtener las fibras más larga. Esta fibra de coco es empleada en hidroponia la cual tiene una alta relación de carbono/nitrógeno, esto permite que se mantenga químicamente estable. La retención de humedad que tiene es muy buena con un 57%.

La fibra de coco la puedes encontrar en varias presentaciones como es el bolis de fibra de coco y el slab de fibra de coco.

Cascarilla de arroz:

La cascarilla de arroz se utiliza fundamentalmente con grava, ya que este es muy liviano y su capacidad de retención de humedad es baja, con un 40%, ya mezclado.

La principal función de esta mezcla es favorecer la oxigenación del sustrato. Si utilizas cáscara de arroz es recomendable hacer un proceso de desinfección química o anaerobia, con el fin de eliminar partículas pequeñas, así como hongos, larvas de insectos u otro microorganismo que pueda ocasionarnos una contaminación a nuestro cultivo hidroponico.

Peat moss:

El peat moss es un material importado a nuestro país procedente por lo general de Canadá, posee características similares a las de fibra de coco, no requiere de ningún proceso, es muy utilizado para la germinación y desarrollo por sus características con una excelente retención de humedad (70%).

Sustratos Sintéticos:

Geles:

esquema_acuaponia[1]Se han producido, probado y promovido un determinado número de polímeros de geles, pero la mayoría ha desparecido del mercado ya que muchos productores no lo aceptaron. En las investigaciones del programa Vinculación, Investigación y Validación Tecnológica de la Facultad de Ciencias Químicas se probó este elemento agregando arena, bajo las condiciones de la experiencia, el inconveniente fue el precio, aunque solo se utiliza dos cucharadas cafeteras del gel.

Para seleccionar el sustrato que vamos a utilizar en nuestro cultivo hidropónico, tenemos que tomar en cuenta 3 principales variables.

Tan solo recuerda que cualquier sustrato de origen orgánico (Ej. el aserrín, peat moss, fibra de coco, la cáscara de arroz, etc.) para poder usarse en hidroponia debe de haber sido tamizado, lavado y esterilizado previamente, si no, éste podría provocar problemas en tu cultivo. Es por lo anterior que se recomienda adquirir sustratos de origen orgánico empacados y comercializados exclusivamente para uso agrícola.

Mezclas:

Todos los materiales mencionados se pueden utilizar solos. Sin embargo, algunas mezclas de ellos han sido probadas con éxito, en diferentes proporciones, para el cultivo de más de 30 especies de plantas.

Las mezclas más recomendadas de acuerdo con los ensayos hechos en varios países de América Latina y el Caribe son:

– 50% de cáscara de arroz con 50% de escoria de carbón

– 80% de cáscara de arroz con 20% de aserrín

– 60% de cáscara de arroz con 40% de arena de río

– 60% de cáscara de arroz con 40% de escoria volcánica.

En el sistema HHP con sustrato sólido, la raíz de la planta crece y absorbe agua y nutrientes que son aplicados diariamente a la mezcla de materiales sólidos.

En el método de sustrato líquido o raíz flotante, el agua se usa con el mismo fin, permitiendo el desarrollo de las raíces, y la absorción de agua y de las sustancias nutritivas adicionales. Este sistema sólo se recomienda para el cultivo de lechugas de diferentes variedades, apio y albahaca. Se han probado otros cultivos, pero los resultados no han sido satisfactorios en todos los lugares, por lo que preferimos no generalizar la recomendación. Los sistemas de cultivo en medios sólidos o líquidos serán explicados en detalle en la clase número cinco.

Reutilizacion de Sustratos y Esterilizacion:

Ciertos medios de cultivo hidropónicos pueden reutilizarse. Muchas veces es más cómodo esterilizar el sustrato y volver a utilizarlo que cambiar el sustrato de todas nuestras plantas de cannabis y siempre resulta más barato. La técnica de esterilización del sustrato asegura la eliminación de bacterias, hongos, huevos, raíces muertas y demás sustancias perjudiciales para el futuro cultivo de marihuana y deja el sustrato en condiciones adecuadas para iniciar el desarrollo de nuestros esquejes de marihuana.

No debemos esterilizar sustratos compactos como la lana de roca, fibra de coco, musgo de turba, vermiculita o perlita porque unos se compactan y otros pierden su estructura. Así, no tendremos otro remedio que reemplezar los sustratos citados. Sin embargo, la arcilla expandida, la mica expandida, roca de lava, gravilla y arena son ejemplos de sustratos rígidos, que no pierden su estructura con facilidad y esta característica los hace adecuados para la reutilización.

El primer paso a realizar para la esterilización del sustrato es eliminar todas las raíces posibles con las manos y sacudiendo el sustrato sobre una malla que después sacudiremos para que salgan las raíces de los orificios del medio de cultivo. Tened en cuenta que la materia en descomposición que pueda quedar adherida atrae plagas y enfermedades. También podemos eliminar las raíces lavando el sustrato en un contenedor grande de modo que las raíces flotan en la superficie y se pueden retirar después fácilmente con ayuda de una malla.

hidro2Una vez hemos eliminado las raíces lavamos con solución esterilizadora, por ejemplo, una disolución al 5% de lejía sin detergente (hipocorito de sodio o de calcio). Hemos de remojar el sustrato y dejar que drene. Un sistema casero y muy útil consiste en situar el sustrato sobre una malla en una bañera y lavar con la solución esterilizadora ayudándonos de una manguera que la reparta como lo hace la alcachofa de la ducha. Una vez ha drenado la solución esterilizadora, enjuagamos el medio con abundante agua fresca para eliminarla, si hemos optado por el sistema de la bañera podemos lavar llenándola y vaciándola varias veces.

Si tenemos gran cantidad de plantas de marihuana lo más cómodo es retirar la solución nutriente del depósito e inundar el medio de cultivo con solución esterilizadora durante media hora, dejar que drene y después repetir la operación. Después, expulsaríamos la solución esterilizadora fuera del sistema y haríamos lo mismo pero ahora con agua fresca para enjuagar. Por último, con ayuda de una esponja y un poquito de jabón lavaremos el depósito para eliminar las posibles acumulaciones de sales en las paredes. ¡Cuidado! No debes desechar la solución nutriente en el alcantarillado ni en fosas sépticas, utilízala para cultivo exterior. La solución esterilizadora debes tirarla por el desague.

Solución Nutriente:

Se consigue mezclando proporciones de nutrientes en agua. Lo habitual es utilizar como nutriente sales específicas para cultivo, con proporciones de NPK (nitrógeno, fósforo y potasio) y micronutrientes en agua destilada. Como sucede con el cultivo tradicional, las plantas no comen igual en vegetativo que en floración, por lo que lo ideal es usar sales de diferentes proporciones para cada período.

Temperatura:

Entre 15ºC y 20ºC. La temperatura la conseguimos con un calentador de pecera. Vienen de diferentes W, se selecciona la temperatura deseada y funcionan con termostato.

Aire:

En el cultivo indoor (interior), es fundamental un buen sistema de extracción y ventilación para que nuestra cosecha sea óptima. El cultivo indoor al estar en espacios cerrados y de poca ventilación, necesita que nosotros le proveamos del CO2 que necesita para la fotosíntesis y al mismo tiempo poder evacuar el oxígeno que produce la planta. También es vital una buena ventilación que mueva el aire para que esté distribuido de manera homogénea por todo el cultivo. En los cultivos de exterior no tenemos este problema.

Lo bueno de poder controlar el aire es que se le pueden añadir generadores de CO2 para aumentar la concentración de esta sustancia en el ambiente. Se ha demostrado que las plantas pueden adquirir más dióxido de carbono del que se encuentra de manera habitual en el aire, así que implementando estos sistemas se pueden obtener mayores rendimientos en la cosecha.

Agua:

El agua es el medio que usa la planta para poder absorber los nutrientes de la tierra o de los productos para cultivo en hidro o aero. Es muy importante antes de regar o llenar los depósitos de los sistemas, medir Ph y Ec, ya que la planta asimila los nutrientes dentro de una escala bastante ajustada.

Lo ideal es usar un agua osmotizada (sin sales) que tiene una Ec de 0.0, así hasta la escala de 0.8-1.5 será todo nutrientes controlados, ya sean químicos u orgánicos. El Ph de las aguas osmotizadas suelen ser de 6.0, perfecto para el cultivo.

El filtro de Osmosis:

En qué consiste la osmosis inversa:

hidroponia-01La osmosis inversa es el proceso por el cual el agua del grifo se transforma en agua de gran calidad y baja mineralización. Consiste en hacer pasar el agua por unos prefiltros y postfiltros y por una membrana semipermeable cuya misión es retener la elevada concentración de las sales disueltas en el agua, de forma que a la salida de la osmosis el agua sea de alta calidad y tenga un sabor puro y sin olores… Seguro que más de una vez habéis oido marcas de agua envasada donde pone “De muy baja mineralización”, pues bien, en este caso, menos, significa más sano.

El caso es que el aparato en cuestión no necesita electricidad para funcionar y los famosos filtros son bastante duraderos… depende mucho del agua y de la zona, pero pueden aguantar un año perfectamente. El equipo viene con instrucciones y es muy fácil de instalar, y pude generar alrededor de 175 litros al día de agua.

Es importante destacar lo siguiente. El agua osmotizada elimina prácticamente el Calcio y el Magnesio de la misma, nutrientes que son beneficiosos tanto para nuestro cuerpo como para el agua de riego. es interesante añadir el nutriente de forma artificial, lo ideal para esto sería tener un medidor EC. Añadimos calcio al agua hasta que nos de 0,30 microsiemens en nuestro medidor EC, y luego hacer lo mismo con la botella de Magnesio, añadir Magnesio al agua hasta que nos de 0,60 de conductividad.

PH:

Entre 5,5 y 6,3. El PH, no hace falta decirlo, es el nivel de acidez o alcalinidad. Por lo general hay que bajarlo. Es raro obtener una solución de ph menor a 5. Si fuese mayor que 6,5 lo podemos ajustar con ácido fosfórico o ácido cítrico, en dosis mínimas hasta que lleguemos al valor buscado. El PH debe sr controlado periódicamente ya que tiende a variar mucho.

La importancia del PH:

Las plantas tienen un rango de PH en el que se encuentran cómodas. Fuera de ese rango hay varios factores que hacen que los nutrientes que se encuentran en la solución nutriente no estén disponibles.

-Un exceso o defecto extremo de PH puede producir precipitados en las sales nutrientes que no estarán disponibles para las raíces. Otro efecto adverso de ésta situación es que la planta pueda morir por toxicidad (por Aluminio)

-Una desviación en el valor del PH afectará a la correcta absorción de los nutrientes.

EC (electroconductividad) o cantidad de sales disueltas:

Dependiendo de la etapa de desarrollo de la planta, irá desde 0,90/1,2 en vegetativo a 1,2 a 2 en floración. La EC mide la cantidad de sales disueltas, y por lo tanto, su capacidad de conducir la electricidad. Si la EC es muy baja seguramente tendremos carencias, y si es muy alta es probable que la planta se sature y no pueda asimilar los nutrientes.

Por qué se llama Conductividad?

Pues muy fácil, pero un poco largo

Resulta que como los granos de las sales son muy pequeños y para complicarlo más están disueltos, no podenos mirar a la solución y hacernos una idea de la cantidad de fertilizante que nos queda en la solución. Quizás la parte más peliaguda reside en que la conductividad también varía con la temperatura de la SN, y esto se complica aún más debido a que las distintas sales disueltas en la solución varían la conductividad de forma diferente. Los medidores de EC vienen con compensación de temperatura y toman como referencia una desviación del 2% por grado Centígrado (desviación que corresponde al Cloruro de Sodio).

Por otra parte el agua dulce conduce muy mal la electricidad, son las sales disueltas las que hacen que el agua se vuelva buena conductora. Luego cuanto más fertilizante tiene nuestra solución mejor conducirá la electricidad. Dicho ésto ya te habrás imaginado que los aparatos que llamamos “conductímetro, o medidor de EC, o medidor de TDS ” son aparatos que miden en realidad la capacidad del agua de conducir la electricidad, el medidor de EC mide la resistencia que ofrece el agua al paso de la electricidad (cuantas más sales menor resistencia) y transforma el resultado a milisiemens/cm que es la inversa de la resistencia (esto es la EC), el medidor de TDS mide milivoltios, se aplica una corriente al agua y mide el voltaje (cuantas más sales mayor voltaje), luego, el medidor de TDS pasa el resultado de Mv a PPM, (partes por millón) o miligramos por litro de sales disueltas. Tampoco hay que comerse la cabeza, si sabes el numerito que quieres, pues echas nutrientes hasta que el aparato te diga que ya has llegado

¿Cómo afecta la conductividad a nuestro cultivo?

Como pasa con el PH, cada planta puede ser más o menos tolerante con la cantidad de sales disueltas en nuestra solución. Así habrá plantas que no soporten una EC de 1,6 y a otras se les podrá suministrar nutrientes hasta una EC de 3… . Como norma general nunca se preparan soluciones que contengan más de 2 mg/L de sales (2000 PPM), es decir de una EC mayor de 2,8. Pero cuidado, una cosa es que la soporten, y otra muy distinta es que realmente lo necesiten.

Además, tenemos que tener en cuenta que la necesidad de sales de una planta (y la permisividad) varía según la etapa en que se encuentre (germinación o enraizamiento, crecimiento, prefloración, floración, fructificación).

¿Cómo afectan las carencias de nutrientes? (EC baja):

Pues dependiendo de los elementos en que sea defititaria la nutrición presentará distintos síntomas, si la carencia es extrema, morirá de “sed”, por mucho agua que le demos, por falta de minerales.

¿Cómo afecta el exceso de nutrientes?

Pues un exceso de nutrientes afecta a las raíces de manera que las incapacita para absorber todo aquello que necesita la planta. Podemos compararlo con un colador a trvés del que filtramos zumo de naranja. Si el zumo tiene poca pulpa (nutrientes en nustro caso), pasará sin problemas, pero si tiene mucha, tardará siglos. La planta mostrará síntomas parecidos a los de las carencias, pues lo que le pasa es lo mismo, que no puede absober nutrientes por las raíces.

Si el exceso de sales es severo, puede darse el caso de que la función de las raíces se invierta, si llega a ser mayor la concentración de sales de la Solución Nutriente que la de la propia planta será el agua de la planta la que salga por las raíces para disolver las sales de la solución nutriente.

cultivoCiclos de riego:

Variará de un sistema a otro y de sus dimensiones y características. Este es un punto donde el cultivador tiene que hacerse de su propio ojo.

Pero para orientar un poco en sistemas de goteo que son los más habituales, se puede empezar con 15 on y 30 off e ir viendo las necesidades de la planta.

Djamba conferencias cultivo Hidropónia GHE 1

Djamba conferencias cultivo Hidropónia GHE 2

Djamba conferencias cultivo Hidropónia GHE 3

Djamba conferencias cultivo Hidropónia GHE 4

Por Cerveros en Foros LaMarihuana

 

por -
2 7.969 vistas

El Cultivo de marihuana hidropónico significa que las plantas crecen en un medio inerte, estéril, en lugar de crecer en el suelo.

Todos los requisitos de las plantas se suministran en una solución de agua mezclada con nutrientes. Las plantas son un 80% a 95% de agua, las partes restantes son el carbono, oxígeno e hidrógeno. Las plantas extraen los elementos del aire y del agua así que los nutrientes son un porcentaje muy bajo del peso de la planta. Es toda la atmósfera de la planta que necesita ser controlada para producir cultivos perfectos.

Las plantas de marihuana, y de hecho todas las plantas, no necesita estar en un suelo vivo.  Requieren de nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), calcio (Ca), magnesio (Mg) y azufre (S). Esos son los macro elementos (los grandes) y los elementos pequeños conocidos como micro elementos son el hierro (Fe), cloro (Cl), manganeso (Mn), boro (B), zinc (Zn), cobre (Cu) y molibdeno (Mo ).

La Hidroponía presenta el agua, nutrientes y aire directamente a las raíces a través de los medios inertes sin que la planta tenga que hacer ningún esfuerzo creando raíces para conseguir alimento, como consecuencia tendremos una planta que crece mucho más rápido y fuerte.

Las ventajas del cultivo hidropónico de marihuana:

  •     Más limpio.
  •     Menos espacio necesario.
  •     U crecimiento más rápido, por lo general una cosecha ha terminado en 12 semanas.
  •     Más automatización significa menos mano de obra.
  •     Evitar las plagas transmitidas por el suelo.
  •     Un mayor control sobre el ambiente de cultivo como los tiempos de crecimiento y floración.
  •     Rendimientos más altos.

Las desventajas del cultivo hidropónico pueden ser:

  •     Mayor costo de iniciación, equipos más costosos.
  •     Requiere mucha mas experiencia, mas difícil, mucha parte técnica.
  •     Más margen de error por la dificultad técnica.

Sistema hidropónico de Marihuana

Todo lo descrito en esta página se realiza mediante el sistema de flujo y reflujo. El sistema de flujo y reflujo es uno de los métodos hidropónicos más popular para cultivar Marihuana. Es simple y fácil de usar.

Funciona así: un depósito que contiene una solución de nutrientes se encuentra por debajo de una bandeja de cultivo. La bandeja contiene las plantas que se encuentran en recipientes con medio de cultivo como la lana de roca.
La cama cada vez se llena con solución nutritiva por una pequeña bomba con un temporizador para alimentar y regar las plantas. El temporizador se apaga la bomba y la solución de nutrientes drena libremente de vuelta al depósito.
Flujo y sistemas de flujo “se ven favorecidos debido a su bajo mantenimiento, alta productividad y facilidad de uso. Ideal no sólo para el principiante, pero para el jardinero avanzado.
Si usted prefiere comprar una unidad en lugar de tomar todo el equipo de la tienda de hardware (que se sepa lo que está haciendo), puede costar un poco más, pero todas las partes se incluirán y se ahorrará tiempo al obtener todo de una vez.

Fuente MarihuanaCultivo

por -
2 2.453 vistas

Si eres un principiante o quieres iniciarte en el arte del cultivo hidropónico, Octo Pot de NeptuneHidroponics es tu sistema.

El cultivo hidropónico esta implantándose en el autocultivo domestico y con este producto te será más sencillo y económico empezar en esta especialidad.

Es sabido por todos que la hidroponía es un método que optimiza y garantiza una mayor producción en un periodo mas corto de tiempo.

Os queremos presentar en nuevo Octopot un sistema de cultivo hidropónico con capacidad para 8 plantas, ideal para la iniciación en hidroponía.

 Consta de:

 – Deposito de agua

– Bomba  de riego

– Circuito de tuberias

– Cubierta (Tapa)

– 8 Macetas de 16L

– Goteros en forma de anillos

– Tubo de ciclo

 

Información y compra