Pakistan Chitral Kush, representando las mejores variedades pakistanís

Pakistan Chitral Kush, representando las mejores variedades pakistanís

por -
0 801 vistas

La Pakistan Chitral Kush o PCK es una variedad que su nombre ya de entrada nos da pistas de su procedencia, se trata de una variedad de Pakistán, proveniente de Chitral, un gran territorio en el distrito de Khyber Pakhtunkhwa, al norte del país y en pleno Hindu Kush, un macizo montañoso que comparte principalmente sus más de 1.000 km de extensión con la vecina Afganistán. En las laderas y valles al pie de esta gran cordillera, han crecido durante cientos de años algunas de las variedades más resinosas del planeta y llamadas comúnmente hash plants. Las condiciones climáticas de esta zona ha hecho que en su evolución sean plantas de floración temprana, forzadas en gran parte por la sequía, la altitud de su cultivo y la llegada prematura de un otoño hostil. También estas condiciones hace que estas plantas produzcan grandes cantidades de resina.

Por todos es bien es conocida la fama del hachís afgano o pakistaní. Su fama, porque su calidad aunque está lejos de toda duda, en ocasiones tan sólo sirve como señuelo para los buscadores de tesoros en parques o chabolas, recibiendo a cambio de un precio exagerado, hachís elaborado en marruecos al que le añaden todo tipo de condimento para que adquiera una apariencia más apetecible y que hacen pasar por pakistaní, muy lejos del auténtico hash de Pakistán y que no cruza la frontera con destino a España desde hace décadas.

La Pakistan Chitral Kush, con un nexo de unión común la de Cannabiogen y la de ACE Seeds, es una planta que representa las mejores variedades pakistanís del Hindu Kush, una planta con el típico patrón de crecimiento piramidal y compacto, de hoja pequeña y peciolos anchos. También en cuanto a producción de resina es una pura hash plant que tiene un gran rendimiento y un sabor exquisito, potenciado en una buena extracción en seco que es el método tradicional pakistaní y nada como tratar un producto como lo hacen en su lugar de origen.

La PCK también desde que se dio a conocer a finales de los 2000, ha puesto nuevamente de moda las variedades de color morado, siendo quizá la característica que más famosa la ha hecho. Algunos ejemplares muestran colores que van desde rosáceos hasta rojo intenso o púrpura, sin duda los más espectaculares por el contraste verde brillante de las hojas y un totalmente rojo de los cogollos. Estos ejemplares más oscuros, en su punto óptimo de maduración producen además un hachís de un color también morado que ya entra por los ojos al verlo. También estos fenotipos morados tienen un sabor y aromas a frutos rojos, muy marcado cuanto más intenso sea el color y se podría describir como lo más parecido a un yogur de frutas del bosque.

Los fenotipos verdes, son algo más productivos, igual de resinosos y con un sabor más terroso, a musgo y hash, el más típico de las variedades pakistanís. También por su mayor cantidad de flores tiene un mayor rendimiento en las extracciones de resina que sus hermanas rojas. Es una variedad de la que se recomienda conservar un esqueje de cada planta hasta ver en floración cual es su inclinación, como decimos los fenotipos morados son un espectáculo visual y gustativo que merece la pena conservar. Además por su condición de índica afgana pura, puede ser la mejor de las madres o el mejor de los padres para hacer cruces, el color morado casi siempre se hereda y los híbridos serán igual de espectaculares que la madre o padre.

Volviendo a su cultivo, es una planta ligeramente propensa a las plagas y en especial a la araña roja, quizá de todas las variedades del jardín sea a la que primero ataquen, puede que también guiadas por su belleza. En cambio soporta bien las humedades y su corto período de floración hace que en lugares con veranos cortos y donde las primeras lluvias del otoño siempre se adelanten, ya las tengamos a buen recaudo en el secadero. Tampoco es una planta muy exigente en cuanto abonos, y una alimentación orgánica y ligera es lo más apropiado para conseguir los mejores sabores. El cultivador que busque una planta súper productora no la encontrará en la PCK, pero si busca un sabor único, en pocas plantas más lo encontrará.

En cuanto a la potencia, es una planta para todos los públicos, tiene unos efectos muy limpios, relajantes pero sin perder la viveza que pueda impedir hacer cualquier tipo de actividad. Como un buen vino o un buen licor, es para disfrutar del momento, calada a calada, llenado el paladar de unos sabores excepcionales que durarán tiempo después de la última espiración. Posiblemente, no sea la variedad ni más grande, ni más productiva, ni más potente de tus cultivo. Pero sin duda será la más sabrosa, la más guapa y la más resinosa. Recuerda bien su nombre: Pakistan Chitral Kush.

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 3 vistas
La ciudad alemana quiere legalizar la marihuana en vista del fracaso de su prohibición y tratamiento

0 21 vistas
Las probabilidades de mortalidad hospitalaria se redujo significativamente entre los usuarios de marihuana en comparación con los no usuarios en hospitalizados

0 52 vistas
El formato de papel higiénico que conocemos hoy en día tuvo al cannabis como primer material utilizado

0 75 vistas
En el estado australiano de Nueva Gales del Sur se va hacer una investigación oficial sobre el cannabis y los efectos de la quimioterapia