7 variedades de cannabis de Holanda que no pasan de moda

En la actualidad están muy de moda variedades norteamericanas como Gorilla Glue, Gellato, Chiquita Banana o Sunset Sherbet

Cada año nuevas variedades de cannabis salen al mercado. En la actualidad están muy de moda variedades norteamericanas como Gorilla Glue, Gellato, Chiquita Banana o Sunset Sherbet, famosas por sus elevados ratios de THC y nuevos sabores hasta ahora pocos conocidos. Pero siguen siendo muchos los cultivadores que siguen apostando por variedades clásicas holandesas. En nuestro post de hoy te sugerimos algunas de ellas.

Fuma con dios: se trata de uno de los grandes híbridos Skunk/Haze, además de todo un clásico de Flying Dutchman, uno de los primeros bancos holandeses que desde el año 2002 pertenece a Sensi Seeds. Es una planta que hereda lo mejor de sus padres, es muy resistente y su dominancia sativa no impide que sea muy apropiada para interiores. Éso sí, se debe contar con el característico, apestoso y delicioso aroma Skunk que inundará toda la casa si no se emplea un buen sistema antiolor.

White Rhino: es la variedad más índica de la famosa familia blanca, una serie de híbridos desarrollados por Greenhouse a partir de White Widow. Se trata en este caso de un cruce Afghani x White Widow fácil de cultivar, de muy alto rendimiento y unos cogollos excepcionalmente resinosos como no podía ser de otro modo. Es famosa por sus propiedades medicinales al poseer unos potentes efectos muy narcóticos y sedantes, siendo apropiada para dolores, estrés, fatiga e insomnio.

Durban: los amantes de las genéticas sativas encontrarán en esta variedad una joya que nunca olvidarán. Es una sativa pura que lleva el nombre de la ciudad portuaria de Durban, en Sudáfrica, donde ha sido desde hace siglos la variedad dominante que crecía libremente en colinas y planicies cercanas. Este genotipo de Sensi Seeds ha sido seleccionado durante generaciones por cultivadores locales buscando un mayor rendimiento y floraciones cortas. Se adapta a muchos climas gracias a sus 60 días de floración.

Mazar: es una de los mayores éxitos de Dutch Passion. Esta variedad desarrollada en los 80 mediante el cruce de Skunk#1 y Afghani, actualizada posteriormente en 1997, es una índica dominante de una calidad brutal. Tiene aspecto de árbol de navidad, con pesadas ramas laterales que se llenarán de pegajosos cogollos de aromas dulces y terrosos. Su sabor es de un buen hachís afgano y toques cítricos y de pino. Los efectos, muy físicos y potentes, aunque relajantes. Aunque muy poco frecuentes, se encuentra algún fenotipo morado espectacular.

LSD: pese a tratarse de otro híbrido Skunk/Afghani como el anterior, esta campeona de Barney’s Farm se encuentra en el lado opuesto. Tras su dominancia índica, se encuentran unos efectos triposos, psicodélicos, cerebrales y energéticos. Posee unos cogollos resinosos y con aromas a Skunk, ácido y floral. El sabor es una perfecta mezcla entre toques dulces y ácidos, con notas cítricas, florales, a tierra y pinceladas de castaña pilonga. Se cosecha en la primera quincena de octubre y los rendimientos son muy elevados pese a ser una planta de tamaño medio.

White Russian: fue durante años una de las únicas cinco variedades que componían el catálogo de Serious Seeds. Referente en cuanto a producción de resina, conquistó importantes premios como la High Times Cannabis Cup de 1996. Se trata de la combinación entre AK47 y una selección de White Widow. Posee una ligera predominancia índica y una estructura típica de árbol de navidad de tamaño medio. Forma una gran apical con ramas laterales contenidas pero de excelente rendimiento.

Lavender: es uno de los clásico de Soma. En su desarrollo se unieron genéticas de lugares tan diversos como Afganistán, Hawai, Corea, EEUU y Europa. En concreto se trata de un híbrido a 3 vías Super Skunk x Big Skunk Korean x Afghani Hawaiian. Conocida hace años como Soma #10, es una exótica planta que tiende a adquirir unos preciosos colores púrpura/lavanda, con hojas oscuras casi negras en climas templados. Posee un sabor similar al hachís afgano y un efecto relajado y suave, ideal para inducir el sueño.

Más Artículos
Aprende a podar las raíces de tus plantas de cannabis
>