NEWS

¿Autoflorecientes en interior? No cometas éstos 5 errores

25 octubre, 2022, 19:00 PM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Las variedades de cannabis autoflorecientes en interior siempre son una opción muy interesante. Bien sea para cubrir espacios vacíos que puedan quedan en la fase de floración con variedades fotodependientes. O bien sea para realizar un monocultivo de autos  .

Las ventajas es que son variedades muy fáciles de cultivar. Algunas de ellas en menos de 60 días desde la germinación se pueden cosechar.

Cuando se cultivan variedades fotodependientes o no autoflorecientes partiendo de semilla, éstas no comienzan a florecer hasta que han alcanzado la edad sexual adulta. Esto sucede en la 4 semana aproximadamente. Así que no se podrán cosechar en el caso de las variedades de floración más rápida en un total de 75-80 días. Por lo tanto el que busque las cosechas más rápidas, las variedades autoflorecientes en interior son las mejores.

En su contra, que comparadas con las variedades no autoflorecientes, son en general menos productivas y potentes. Además y como veremos más adelante, para conseguir los mejores rendimientos el consumo eléctrico será mayor. También por su condición, será imposible sacarles esquejes. Y por último, que apenas permiten errores durante la fase de crecimiento y a las tres o cuatro semanas comenzarán a florecer tengan el tamaño que tengan.

Usar macetas muy pequeñas

La gran mayoría de autoflorecientes tienen un comportamiento similar. Crecen aproximadamente durante unas tres o cuatro semanas, y comienzan a continuación la fase de floración. Es decir que pasadas las tres semanas desde la germinación conviene contar con unas plantas que durante el crecimiento se hayan desarrollado lo máximo posible. Su producción dependerá en gran parte del tamaño.

Usar macetas pequeñas limitará el espacio disponible para el desarrollo de las raíces y por lo tanto su crecimiento llegará un momento en el que se frenará. Como recomendación, las macetas de 7 a 11 litros son las mejores. Y siempre como no, usando un sustrato de primera calidad para que las plantas autoflorecientes en interior crezcan con fuerza desde el primer momento.

Con las variedades autoflorecientes en interior conviene usar una gran maceta desde el primer momento. Y al decir grande, decimos de 7-11 litros. No serán necesarias macetas de mayor tamaño, ya que por su corta fase vegetativa no tendrán tiempo a extender su sistema radicular mucho más.

Hacer trasplantes a autoflorecientes en interior

autoflorecientes en interior

Un trasplante aunque beneficioso a la larga, no deja de ser un factor de estrés que puede frenar el crecimiento de las plantas algunos días. Y en este tipo de variedades que en ocasiones comienzan a florecer en tres semanas, privarlas de desarrollarse 2-3 días en crecimiento siempre es contraproducente. Por ello siempre se recomienda pasar la semilla directamente a su maceta definitiva, sea germinando directamente en la maceta o previamente en algodón, servilletas de papel, etc.

Subestimar su crecimiento

Aunque generalmente las autoflorecientes en interior son variedades de un tamaño que rara vez superan el metro de altura, siempre hay algunas excepciones. Y se trata principalmente de autoflorecientes sativas y las llamadas «super-autos», que llegan en ocasiones a alcanzar los 150 cm de altura. Y esto es interior puede ser un problema.

En estos casos excepcionales, se pueden usar macetas un poco más pequeñas de lo que usaríamos con autoflorecientes más bajas, lo que evitará un crecimiento excesivo. También otra opción es reducir alguna hora el fotoperíodo de  luz en la fase de crecimiento. A menor cantidad de horas de luz, las plantas lógicamente crecerán algo menos.

Hacer podas a autoflorecientes en interior

Cualquier poda que se le haga a una planta, siempre requerirá un tiempo de recuperación que tardará varios días. Si por ejemplo hacemos una poda apical a una autofloreciente buscando una mayor ramificación lateral, apenas ramificará ya que como venimos diciendo, en la tercera o cuarta semana comenzará a florecer.

Y volvemos a lo dicho anteriormente, en variedades con un período de crecimiento tan limitado, privar a la planta de desarrollarse 2 o 3 días puede suponer una gran diferencia en su altura final. Si fuese necesario porque las plantas han crecido en exceso, siempre sería más conveniente realizar algún guiado de ramas que una poda.

Usar el mismo fotoperiodo que para fotodependientes

En floración, este tipo de variedades que no dependen de fotoperíodos, agradecen una gran cantidad de horas de luz. Esto afectará muy positivamente a la producción, ya que a mayor cantidad de horas de luz, más crecerán los cogollos y en definitiva los rendimientos será más elevados.

Para las variedades fotodependientes en floración se usa un fotoperíodo de 12/12. Si reciben más de 12 horas de luz, no florecerían, así que 12 horas es lo máximo que se puede aportar para conseguir los rendimientos más altos. Las autoflorecientes en cambio, al no depender de fotoperíodos, podremos aportar más de 12 horas que florecerán igualmente.  La mejor opción es un fotoperíodo 18/6. Esas 6 horas de luz a mayores supone un mayor gasto eléctrico como mencionamos al principio con respecto a las fotodependientes, pero sin duda los rendimientos merecerán la pena.

Y recuerda ventajas e inconvenientes de las autoflorecientes en interior

cual-es-la-mejor-planta-de-marihuana

Aunque las variedades de cannabis autoflorecientes son sobre todo apropiadas para exteriores y especialmente para su cultivo durante los meses de primavera y principios de verano, son muchos los cultivadores que apuestas por ellas para un cultivo de interior. Todas las autos tienen un comportamiento similar: crecen durante unas 3-5 semanas, y florecen después independientemente del fotoperíodo.

En exterior sus grandes ventajas son las de ofrecer cosechas adelantadas, ya que al no depender de fotoperíodos, florecen mientras las variedades fotodependientes todavía están en fase de crecimiento. También suponen para muchos cultivadores la única opción de cultivar cannabis, bien porque sólo disponen de un pequeño balcón o terraza, o la contaminación lumínica es excesiva y sin solución para el cultivo de variedades fotodependientes.

Te recordamos las ventajas y desventajas de las variedades autoflorecientes cuando se cultivan en interior. Aunque pueden llegar a ser una opción muy interesante, en muchas ocasiones no son la mejor opción dependiendo de lo que busquemos.

Ventajas de autoflorecientes

Autoflorecientes en interior
Autoflorecientes en interior

Rápidas

Las variedades autoflorecientes más rápidas se cosechan en poco menos de 2 meses desde la germinación. Esto no será posible con variedades fotodependientes cultivadas desde semilla.

Sí es posible hacerlo con esquejes, pero en ocasiones el acceso a ellos no es fácil. Por lo que si quieres una cosecha lo más rápida posible, las autoflorecientes son la mejor opción.

Fáciles

En general todas las variedades autoflorecientes son muy fáciles de cultivar y resistentes. También son menos propensas a factores de estrés, como al lumínico.

No son variedades que en interior alcancen gran altura, por lo que tampoco suponen un gran problema para cultivadores principiantes aún siendo autoflorecientes sativa, al contrario que pasa con las variedades fotodependientes.

Cubrir espacios

Las autoflorecientes también son una excelente opción para aprovechar espacios vacíos. Por ejemplo acompañando a otras plantas que se encuentran en crecimiento, en un armario de madres o sustituyendo a cualquier planta que tengamos en floración y que por cualquier motivo nos vemos obligados a retirar.

Sea con un fotoperíodo 12/12 o 18/6, siempre nos ofrecerán unos cogollos con los que en principio no contábamos.

Inconvenientes

plantar marihuana autofloreciente
Plantar marihuana autofloreciente

Mayor gasto eléctrico

Ya que las autoflorecientes no dependen de fotoperíodos, cuánta más luz reciben en la fase de floración, más producirán. El fotoperíodo común con las variedades fotodependientes en floración es de 12/12. Pero en cambio las autoflorecientes agradecen un fotoperíodo de 18/6 o incluso 20/4. Y esto supone un mayor consumo mensual con respecto a las fotodependientes.

No es posible hacer esquejes

Debemos matizar, ya que sí es posible sacar un esqueje de una autofloreciente, pero no es para nada rentable ya que florecerá al mismo tiempo que enraíza. En cambio las variedades fotodependientes podremos esquejarlas y consérvalas años. Con una sola semilla fotodependiente, por lo tanto, podremos cultivar sus esquejes tantas veces como queramos.

Menor potencia

En general y si comparamos una variedad fotodependiente con su versión autofloreciente, éstas últimas tienden a ser menos potentes. Aún así, nada que ver con las primeras autoflorecientes que se dieron a conocer hace poco más de una década. Hoy en día existen autoflorecientes muy potentes, pero como decimos, normalmente menor.

Mejor no podarlas

Por su comportamiento, no son variedades que se deban podar. A las 3-5 semanas comienzan a florecer tengan el tamaño que tengan. Por lo que realmente apenas tendrán tiempo para reaccionar a la poda y lo único que conseguiremos es menos producción. En todo caso, siempre será mejor hacer algún guiado, aunque tampoco es lo más indicado.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular