LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
El cultivo de variedades autoflorecientes en interior

El cultivo de variedades autoflorecientes en interior

0 739 vistas

Las variedades autoflorecientes se caracterizan por no depender de fotoperíodo, lo que significa que se pueden cultivar en cualquier época del año en que al menos podamos garantizarles unas 5-6 horas de sol. Su comportamiento es totalmente diferente a las variedades fotodependientes. Las autos crecen aproximadamente unas 3-5 semanas e independientemente de las horas de sol que reciban, comienzan a florecer. En muchos casos son plantas que desde la germinación se pueden cosechar en un total de 8 semanas, puede que algo menos o alguna semana más siempre dependiendo de la genética.

Las plantas fotodependientes en cambio crecen cuando los días crecen, y florecen cuando los días menguan y las noches comienzan a alargarse, normalmente un mes después de que empiece el verano. Es por ello que estas plantas pueden alcanzar un gran tamaño y cosechas superiores a los 2 quilos con los cuidados adecuados, mientras que las autoflorecientes suelen ser plantas de mucho menor tamaño y cosechas que rara vez superan los 200 gramos. Lógico por otro lado, ya que como decimos, tienen un período de crecimiento de en ocasiones tan sólo 3 semanas.

En cambio, las cosechas super rápidas suponen un alivio para el cultivador que tiene la despensa vacía y que de otro modo debe esperar a cosechar sus plantas fotodependientes bien pasado el mes de septiembre. También su pequeño tamaño es una ventaja para cultivadores que ante todo buscan la discreción. Se pueden cultivar perfectamente en balcones, terrazas, pequeños jardines o guerrillas, donde apenas llamarán la atención de los más curiosos y amigos de lo ajeno.

EL CULTIVO DE AUTOFLORECIENTES EN INTERIOR

Aunque la mayor ventaja de las autoflorecientes es en cultivo de exterior por los motivos antes expuestos, también son variedades que cuentan con muchos adeptos en cultivos de interior. Partiendo de semilla por ejemplo, es prácticamente imposible que una variedad fotodependiente se coseche en 8 semanas. Con la variedad autofloreciente adecuada, es posible sacar hasta 6 cosechas por año en interior, algo sólo posible con cultivos de esquejes.

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que las autoflorecientes responden mejor cuando no se realizan trasplantas. Un trasplante no deja de ser una situación causante de estrés, a lo que las plantas pueden reaccionar frenando su crecimiento unos días. En este tipo de variedades que cuentan con un período de crecimiento limitado, cualquier interrupción en su desarrollo tan sólo servirá para que cuando comience la fase de floración, cuenten con un menor tamaño. Y lógicamente una planta de 40 cm producirá menos cantidad de cogollos que una planta de 60 cm.

Lo ideal y recomendado, es usar desde el primer momento una maceta de gran tamaño y con un sustrato rico en nutrientes. Así las plantas crecerán sin interrupciones hasta que empiece la fase de floración. Un sustrato enriquecido, garantizará además un buen sistema radicular y el no tener que prácticamente usar abonos durante esta fase. Aunque ésto finalmente dependerá de las necesidades de la planta. No debemos privarlas de nutrientes siempre que lo necesiten.

También es importante saber que las autoflorecientes no se podan. Pensemos que como ya hemos dicho, la mayoría de autoflorecientes en 3-5 semanas después de la germinación comienzan a florecer. Cualquier poda antes de este tiempo, hará que la planta no se recupere antes de la fase de floración y por lo tanto, su rendimiento se verá afectado. Si dado el caso las plantas crecen más de lo que habíamos previsto y se acercan demasiado a la lámpara, siempre será mejor opción doblar las puntas que podar. Así la producción apenas se verá afectada.

Algo que también debemos tener muy en cuenta, es que las variedades autoflorecientes al no depender de fotoperíodos, pueden florecer con más de 12 horas de luz. Cualquiera que las haya podido cultivar en exterior, habrá comprobado que la mejor fecha para cultivarlas son los meses de mayo, junio y julio, cuando los días son más largos. En interior podemos ofrecerles incluso más horas de luz de las que reciben en exterior, por lo que un fotoperíodo constante de 18/6 o 20/4 (luz/oscuridad) siempre será mejor que el típico 12/12 que se usa en floración con las variedades fotodependientes. Así las plantas producirán más cantidad de cogollos.

En todo lo demás, las plantas autoflorecientes se cultivan igual que cualquier otra variedad. En crecimiento demandan altas dosis de nitrógeno, y en floración no les debes faltar un buen abono rico en fósforo y potasio, además de poder usar cualquier tipo de aditivo potenciador de raíces, de crecimiento y de floración. Y nunca te olvides de unos 7-10 días antes de cosechar hacer un buen lavado de raíces. Bien cultivadas, las autos no envidian en nada a cualquier otra variedad. Lejos quedan las primeras autoflorecientes pequeñitas y de efectos moderados, hoy en día son una gran opción en manos de cualquier cultivador.

NO COMMENTS

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 43 vistas
En Expoweed Chile se realizará la final nacional chilena del campeonato internacional de rap freestyle 420 Backyard Battle
video

0 118 vistas
El artista de Badalona presenta "Dulce Marihuana", su primer single con el sello madrileño Mad91

0 148 vistas
El noveno álbum de Cypress Hill, Elephants on Acid , y su primer lanzamiento de estudio desde Rise Up en 2010,

0 205 vistas
Robert Carroll nos acerca la voz de las personas que están padeciendo graves enfermedades y que encuentran en el cannabis una importante ayuda.