LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Compost"

Compost

0 659 vistas

El compost es un producto que se obtiene a partir de diferentes materiales de origen orgánico que son sometidos a un proceso biológico de oxidación que se denomina compostaje. El compost posee un aspecto terroso, está libre de patógenos y es inoloro. Se emplea en agricultura y jardinería como abono de fondo, sustituto parcial o total de fertilizantes químicos, control de la erosión, recuperación de suelos…

El compost es un sustrato de excelente calidad con un alto contenido en nutrientes. Además ayuda a que cuando se mezcla con tierra, mejore la aireación y retención de la humedad. Durante el proceso de compostaje, las altas temperaturas que alcanza hace que desaparezcan plagan, patógenos e incluso malas hierbas. Y uno de las grandes ventajas, es que resulta muy económico hacerlo y contribuimos a deshacernos de una manera natural, de muchos de los deshechos que generamos.

QUÉ PODEMOS USAR PARA UN COMPOST

A la hora de hacer un buen compost, es conocer que materia podemos usar y cuales no. Por un lado el compostaje es un proceso lento. Y por otro, no todos los materiales son compostables ya que podrían producir desde malos olores, hasta plagas. En general, cualquier materia biodegradable de puede usar en un compost, pero siempre hay excepciones.

MATERIA DE DESCOMPOSICIÓN RÁPIDA EN UN COMPOST
  • Hojas frescas de cualquier tipo
  • Hierba seca o recién cortada
  • Estiércoles de animales de corral como gallinas o conejos
  • Malezas jóvenes de tallos delgados
MATERIA DE DESCOMPOSICIÓN LENTA EN UN COMPOST
  • Restos de frutas y verduras
  • Paja vieja
  • Restos de plantas como tallos y raíces
  • Estiércoles de caballo, vaca, asnos, burros…
  • Malezas viejas de tallos gruesos
  • Lechos de animales herbívoros como conejos o caballos
MATERIA DE DESCOMPOSICIÓN MUY LENTA EN UN COMPOST
  • Desbroces de setos duros
  • Ramas gruesas
  • Virutas de maderas
  • Cáscaras de huevos y de frutos secos
MATERIA QUE SE DEBE USAR EN POCAS CANTIDADES
  • Cenizas de madera
  • Periódicos y servilletas
  • Cartones y envases de papel
MATERIALES QUE SE DEBEN EVITAR
  • Carnes y pescados
  • Todo tipo de derivado lácteo
  • Levaduras y grasas
  • Carbón
  • Excrementos de animales domésticos carnívoros (perros, gatos, hurones…)
  • Revistas impresas a color
  • Filtros de cigarrillos

EL COMPOSTADOR

El compostador o compostadera, es el lugar donde hacemos el compost. Se trata de un lugar que debe cumplir un mínimo de requisitos, bien para facilitar la descomposición de los restos orgánicos, o bien para facilitarnos las tareas. En el mercado nos podemos encontrar compostadoras de todo tipo, tamaño y precio. Aunque más económica que fabricarla nosotros mismo no será. Además podrás hacerla a tu gusto y adaptándola al espacio disponible o a las necesidades.

Con unas unas simples tablas hacemos un cuadrado de unos 30-40cm de altura y 50x50cm de base. En los laterales, debemos asegurarnos de dejar unas pequeñas rendijas para permitir la entrada de oxígeno. Como tapa, usa un plástico o hazla con tablas ligeras, ya que tendrás que abrirla a menudo. Y finalmente, pondremos esta estructura sobre la tierra, lo que permitirá el acceso a los microorganismos del suelo. Sino, usa una base de unos 3cm de tierra fértil antes de añadir restos orgánicos.

CÓMO HACER UN BUEN COMPOST

Ya teniendo claro qué podremos usar para hacer un compost y teniendo el compostador, sólo queda comenzar. Manicura de los cogollos, restos de extracciones y en general cualquier parte verde de la planta es un buen comienzo. Verduras, frutas… si tenemos un huerto, nos sobrará que usar. Todo, cuanto más triturado mejor para facilitar la descomposición y acelerar el proceso.

Como hemos dicho anteriormente, si la compostadora no la situamos sobre tierra, añadiremos primero unos 3cm de tierra fértil, cualquier sustrato, humus de lombriz… y sobre este lecho, empezamos a añadir toda la materia orgánica de la que dispongamos. Si quieres un compost rápido, básate en los materiales de la lista de rápida descomposición. Sino, usa todo lo que tengas a mano.

El cuidado del compost es sencillo. Es importante que cuente con una buena aireación, lo que facilitará a los microorganismos la descomposición de los restos. Cada cierto tiempo, realiza un volteado del compost para mezclar los restos nuevos con los viejos y airear. La humedad es muy importante. Ha de ser homogénea. Si falta humedad se puede regar un poco. Pero no es bueno que veamos salir líquido por el fondo de la compostadora.

En 3-4 meses desde la última vez que hayas añadido algún resto, tendrás un compost fresco. Se caracteriza porque aún puede contener algunos restos orgánicos aún sin descomponer. No es el más apropiado para el cultivo de cannabis, pero sí es un gran mejorador de suelos y evita que salgan malezas. A los 6-8 meses dependiendo del material usado, tendremos un compost maduro. Se distingue porque todos los materiales se han descompuesto y su color es oscuro y terroso. Perfecto para el cultivo de cannabis.

1 3.992 vistas

El té de compost es el compost tradicional sumergido en agua, para crear un extracto que se usa para empapar la tierra o como abono foliar. Los agricultores llevan utilizado el té de compost durante generaciones como una forma barata y eficaz de añadir nutrientes a las plantas. Sin embargo, la comunidad del cannabis solamente ha tomado conciencia del potencial del té de compost, más o menos, durante la última década.

Actualmente, se encuentran disponibles innumerables productos en el mercado, de modo que si quieres, puedes mezclar tu propio té de compost en minutos de un paquete. Sin embargo, hacer tu propio té de compost es una manera divertida y gratificante de aprender más sobre los nutrientes vegetales orgánicos, y a largo plazo va a resultar mucho más barato que comprar los caros productos premezclados.

¿Por qué debería hacer té de compost para mis plantas de cannabis?

Casi todos los cultivadores de cualquier planta son conscientes de que añadir compost a la tierra o al sustrato puede enriquecerlos muchísimo. Los cultivadores de cannabis orgánico que mezclan su propia tierra utilizan el compost o sus componentes (como el humus o el humus de lombriz) como aditivos del sustrato, y las mezclas de sustrato comercial suelen contener una buena proporción de los mismos.

Compost-tea-2-250x167
El té de compost es una forma barata y eficaz de mejorar la salud de la tierra (© Suzie’s Farm)

Las premisas básicas de enriquecer el sustrato con compost son la provisión de micro y macro nutrientes a tu tierra; mejorar el drenaje, la aireación y la textura del suelo; y (por último pero no menos importante) el desarrollo de la llamada “red de alimento del sustrato”—los hongos, las bacterias y otros microorganismos benéficos que viven de forma natural en el suelo—que crean relaciones simbióticas con las plantas y pueden mejorar considerablemente su salud y el rendimiento en general.

El té de compost nunca debe sustituir totalmente a los aditivos tradicionales del sustrato, pero puede ser una forma excelente de complementar y añadir a tu “red de alimento del sustrato” cuando se utiliza para empapar o mojar la tierra. El té de compost también contiene abundantes micronutrientes que pueden ser absorbidos a través de los estomas de las hojas cuando se utiliza como pulverización foliar.

Entonces, ¿qué tengo que hacer?

Necesitarás:

Compost-tea-3-250x179
Utiliza piedras de aire y una bomba para airear la mezcla de té (© Stefano Lubiana)

-10 litros de compost orgánico de buena calidad y bien aireado, ya sea comprado previamente o hecho en casa (Si se hace en casa es mucho más barato. Si haces tu propio compost, asegúrate de que está completamente maduro antes de su uso)
-un cubo de 20 litros
-una bomba de aire de un acuario con 2 o 3 piedras de aire
-250 ml de melaza orgánica sin azufre
-10 litros de agua
-un palo largo o una pala para remover
-muselina, gasa o un tejido natural similar para colar la mezcla

El método:

-llenar el cubo de 20l con 10l de compost y cubrirlo con 10l de agua
-añadir 250 ml de melaza (puede que necesites más en climas fríos, ya que los microorganismos necesitan más energía para reproducirse)
-remover la mezcla a fondo, asegurándose de mezclar bien hasta que los sólidos se depositen en el fondo
-colocar la bomba de acuario y las piedras en el interior del cubo y encenderla, para airear la mezcla
-dejar reposar durante 2-3 días, removiendo por lo menos tres veces al día

Compost-tea-4_small-250x166
El té está listo cuando ha adquirido un tono marrón oscuro y un agradable aroma (© Stefano Lubiana)

Después de 2-3 días, comprueba el olor de la infusión de té de compost. Si huele desagradable o fermentado, agrega un poco más de melaza, remueve y déjalo reposar durante otro día antes de comprobarlo de nuevo. Nunca se debe dejar reposar la mezcla durante más de 3 o 4 días.

Cuando haya adquirido un aroma agradable que huele ligeramente a moho, está listo para colarlo a través de la muselina o gasa utilizada. Siempre hay que utilizar el té de compost dentro de las primeras horas después de ser decantado. Si no es posible, se puede añadir un poco más de melaza y conectar la bomba de nuevo, de modo que se proporcione a las bacterias oxígeno y nutrición. De esta manera, puedes alargar su vida durante unos pocos días, pero ¡nunca lo dejes durante más tiempo!

Por Seshata