LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Mitos"

Mitos

0 1.175 vistas
Macfoto

Al cannabis y  a sus consumidores siempre les acompañaron mitos que como muy bien dice su denominación, simplemente son mitos. Aquí os hablamos de seis de ellos.

¿Consumir cannabis se relaciona con la falta de motivación y la apatía?

No. Se han realizado estudios, donde a varias personas les administraron dosis altas de cannabis durante períodos de semanas. Se llegó a la conclusión que tras ésto no existe una pérdida en la motivación ni la incapacidad para realizar cualquier tipo de tareas.

Algunos estudios van más allá, indicando de los consumidores de cannabis tienden a conseguir empleos mayor remunerados.

¿Se relaciona el consumo de cannabis con el crimen?

No. Aunque todavía son muchas las personas que consideran que el consumo de cannabis se relaciona con la violencia, la agresividad o la delincuencia, éste es uno de los mitos más extendidos.

Y de echo, los consumidores de cannabis son mucho menos propensos a ser agresivos o violentos. Recordemos los efectos relajantes y reductores de la agresividad del cannabis.

¿Mata el cannabis las neuronas?

No. El cannabis no causa graves cambios en la capacidad mental de una persona. Después de consumir cannabis, algunas personas pueden llegar a experimentar un estado de pánico, paranoia o miedo, efectos que no son permanentes y desaparecen pasadas unas pocas horas.

También es posible que una persona consuma tanta cantidad que pueda llegar a sufrir una psicosis tóxica. Pero para nada es exclusivo del cannabis, cualquier sustancia es exceso lo puede provocar. En todo caso, llega a ser una situación muy excepcional.

¿Es más potente el cannabis ahora que antes?

No. La gran mayoría del cannabis que se consume hoy en día, tiene una potencia similar a la de hace décadas. Y aunque fuese más potente actualmente, los efectos llegan a ser muy similares.

Existen datos estadísticos que se remontan a la década de los 80 que indican que el aumento de la potencia en todos estos años es nulo o mínimo.

¿Es el cannabis altamente adictivo?

No. Estudios en Estados Unidos afirman que el 1% de la población consume cannabis al menos una vez al día. Y sólo una minoría de ellos desarrolla una dependencia que llega a requerir  de la asistencia de los servicios de rehabilitación para dejar de fumar.

No existe ninguna sustancia en el cannabis que cause una dependencia física. Las personas que necesitan esta ayuda, se relaciona más con la dificultad de dejar el hábito de fumar, pero no expresan generalmente adicción.

¿Es el cannabis perjudicial para la salud?

No. La revista médica británica The Lancet, una de las publicaciones más antiguas que existen en la actualidad y fundada en 1823, publicó un interesante artículo donde se llega a la conclusión de que “el consumo de cannabis, incluso a largo plazo, no es dañino para la salud”.

Tampoco existe un consenso científico sobre el consumo de cannabis y los riesgos para la salud, pero a día de hoy no hay ninguna prueba científica que sugiera que el cannabis sea dañino para la salud.

4 7.381 vistas

MITO 1: Cannabis legal es responsable de la epidemia de opioides en EEUU

Recientes afirmaciones de la administración Trump de que el consumo de marihuana está llevando al alarmante aumento del abuso de opiáceos no están siendo apoyadas por las pruebas disponibles. En realidad, numerosos estudios han encontrado justo lo contrario.

Específicamente, los investigadores han vinculado el acceso legal a la marihuana a tasas más bajas de uso de opiáceos, de hospitalización y de la mortalidad de la misma. Un estudio realizado en 2016 por la Universidad de Michigan informó que los pacientes con dolor crónico redujeron el uso de opioides en un 64% cuando se disponía de cannabis.

En Israel , los investigadores encontraron resultados similares en una cohorte de pacientes con dolor resistente al tratamiento, informando una reducción del 44% en el consumo de opioides de los participantes después de la introducción del cannabis medicinal. Esa sustitución puede resultar en vidas salvadas. En marzo, los autores señalaron en Drug and Alcohol Dependence que la legalización de la marihuana medicinal se asoció con reducciones significativas en las hospitalizaciones relacionadas con los opiáceos.

Del mismo modo, un estudio de 2014 publicado en JAMA Internal Medicine determinó que la legalización del cannabis medicinal se asocia con una reducción de hasta el 33% en las muertes atribuibles al uso de opiáceos y heroína.

MITO 2: Consumir marihuana reduce inteligencia

La fuente de esta afirmación repetida con frecuencia es un estudio longitudinal del 2012 de Madeline Meier y colegas que asociaron el uso persistente de cannabis antes de los 18 años con un coeficiente intelectual más bajo en la mediana edad. Sin embargo, una revisión separada de esos datos, publicada en la misma revista, Proceedings of the National Academy of Sciences, disputó cualquier vínculo directo entre el consumo de cannabis y la disminución del coeficiente intelectual. Sostuvo que el equipo de Meier no había controlado adecuadamente los posibles factores de confusión, como la situación socioeconómica de los sujetos. Después de explicar esas variables, el autor teorizó que el verdadero efecto del consumo temprano de cannabis en el CI “podría ser cero”.

Estudios longitudinales más recientes también descartan la noción de que el consumo de cannabis afecta al coeficiente intelectual. Un 2016 estudio británico publicado en el Journal of Psychopharmacology evaluó el CI y el rendimiento educativo entre una cohorte de 2.235 adolescentes consumidores de marihuana y no usuarios. “[L] a idea de que el consumo de cannabis en sí está causalmente relacionado con la menor coeficiente intelectual y un menor rendimiento educativo no se admite en esta gran muestra de adolescentes”, concluyeron los autores.

En 2015, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles y la Universidad de Minnesota evaluaron si el consumo de marihuana se asociaba con cambios en el rendimiento intelectual en dos cohortes de gemelos adolescentes. Los participantes fueron evaluados por la inteligencia a las edades de 9 a 12, antes de que tuvieran cualquier participación con la marihuana, y de nuevo entre las edades de 17 a 20. Los investigadores no encontraron relación dosis-respuesta entre el consumo de cannabis y el deterioro del índice de inteligencia. También no vieron diferencias significativas en el rendimiento entre los sujetos que consumen marihuana y sus gemelos que no la usaban.

“En el mayor examen longitudinal del uso de la marihuana y el cambio de IQ … encontramos poca evidencia que sugiera que el consumo de marihuana adolescente tenga un efecto directo en el declive intelectual”, concluyeron. “La falta de una relación dosis-respuesta y la ausencia de diferencias significativas entre hermanos discordantes nos llevan a concluir que los déficits observados en los usuarios de marihuana son atribuibles a factores de confusión que influyen tanto en la iniciación de la sustancia como en el CI en lugar de un efecto neurotóxico de marihuana.”

MITO 3: La exposición al humo de cannabis es más dañina para los pulmones que el humo de tabaco

Aunque algunos estudios han relacionado la exposición crónica al humo de marihuana a casos más altos de tos, flema y bronquitis, la ciencia ha rechazado las afirmaciones de que la inhalación de cannabis causa el tipo de enfermedades respiratorias graves comúnmente asociadas con el tabaco.

Específicamente, el estudio más grande controlado por casos para investigar los efectos respiratorios de fumar marihuana informó que no estaba asociado con cánceres relacionados con el pulmón, incluso entre los sujetos que informaron fumar más de 22.000 articulaciones durante su vida.

“Hemos planteado la hipótesis de que habría una asociación positiva entre el uso de marihuana y el cáncer de pulmón, y que la asociación sería más positiva con mayor uso”, dijo el investigador principal del estudio, UCLA pulmonar Dr. Donald Tashkin, en 2006. “Lo que encontramos en su lugar fue que no había ninguna asociación en absoluto, e incluso existía una sugerencia de algún tipo de efecto protector “entre los fumadores de marihuana-que tenían menor incidencia de cáncer que los no usuarios.

Los consumidores de cannabis pueden mitigar su exposición a los gases tóxicos producidos por la quema de materia vegetal mediante el uso de un vaporizador , que calienta las flores de marihuana hasta un punto donde se forman los vapores de cannabinoides, pero por debajo del punto de combustión. Los estudios clínicos que evalúan la vaporización indican que estos dispositivos casi eliminan la exposición potencial de los sujetos a las toxinas gaseosas y son “un vehículo efectivo y aparentemente seguro para la liberación de THC”.

MITO 4: Los estados con mercados regulados de marihuana experimentan aumentos en la violencia

Contrariamente a la afirmación del Procurador General Jeff Sessions de que “hay más violencia en torno a la marihuana de lo que uno pensaría”, Estados con licencias para la producción y distribución de marihuana no han visto un repunte en el crimen violento. De hecho, muchas jurisdicciones han tenido menos delitos violentos desde la legalización.

Un estudio de 2014 publicado por investigadores de la Universidad de Texas informó que la promulgación de “las leyes de marihuana médica precede a una reducción en el homicidio y el asalto …. En resumen, estos hallazgos van en contra de los argumentos que sugieren que la legalización de la marihuana con fines médicos representa un peligro para la salud pública en términos de exposición a delitos violentos y de propiedad “.

Un estudio financiado con fondos federales de 2012 publicado por investigadores de la UCLA también informó que la proliferación de los minoristas médicos de cannabis en las zonas urbanas “no estaba asociada con el crimen violento o con tasas de delincuencia contra la propiedad”. Se especula que los dispensarios pueden reducir el crimen en los barrios. Muchos contratan su propia seguridad, tienen cámaras y toman otras medidas para disuadir a posibles criminales.

Los datos de los estados que regulan las ventas recreativas de marihuana arrojan resultados similares. En Washington, después de que los votantes legalizaron el uso para adultos en 2012, los delitos violentos disminuyeron un 10% en todo el estado. En Colorado, que legalizó el uso de adultos el mismo año, las tasas de delitos violentos y delitos contra la propiedad cayeron en Denver después. Las tasas de delincuencia han disminuido de manera similar en Portland, Oregón, según el libertario Cato Institute. (Oregon legalizó el uso de adultos en 2014.) En general, los investigadores de Cato concluyeron que las preocupaciones sobre la legalización que conduce a más crimen han sido en gran medida exageradas.

MITO 5: La legalización del cannabis está vinculada a un aumento en las muertes por tráfico

Mientras que algunos estudios han encontrado que sólo los conductores con THC positivo tienen un riesgo ligeramente mayor de accidentes de automóvil que los conductores sin drogas, sigue siendo significativamente menor que el riesgo de accidentes asociados con la conducción después de consumir alcohol. Según un estudio de 2000 accidentes mortales publicado en Injury Epidemiology en marzo, los conductores que dieron positivo para el alcohol tenían más de 10 veces probabilidades de tener un accidente que los conductores que dieron positivo para el THC. (Los conductores que resultaron positivos por ambas sustancias fueron más de 15 veces más probables.)

Más importante aún, los datos de los estados que han liberalizado el estatus legal de la marihuana no muestran aumento en los accidentes automovilísticos. “En promedio, los estados de ley de marihuana medicinal tenían menores tasas de mortalidad de tráfico que los estados donde no es legal”, informaron investigadores de la Universidad de Columbia en el número de diciembre de 2016 de la American Journal of Public Health. “Las leyes de marihuana medicinal están asociadas con reducciones en las muertes por accidentes de tránsito, particularmente pronunciadas entre las personas de 25 a 44 años …. Es posible que esto esté relacionado con un menor comportamiento de conducción con problemas de alcohol en los estados con leyes de marihuana medicinal “.

Una evaluación de 2011 de los datos de accidentes de tránsito de Colorado arrojó una conclusión similar: La marihuana medicinal legal estaba “asociada con una disminución de casi el 9% en las muertes por accidentes de tránsito, probablemente debido a su impacto en el consumo de alcohol”.

En marzo, un informe del Servicio de Investigación del Congreso , “The Marijuana Policy Gap and the Path Forward”, concluyó que “no había tendencia identificada en el porcentaje de conductores positivos a la marihuana”, solo o en combinación con otras drogas / alcohol , “para aquellos involucrados en accidentes de tráfico y que fueron sometidos a pruebas de drogas o alcohol” en el estado de Washington después de la legalización. Una revisión similar de los datos de accidentes automovilísticos por la Oregon Liquor Control Commission, emitida en diciembre de 2016, señaló que el “riesgo de accidentes durante la conducción bajo la influencia de THC es menor que la conducción en estado de ebriedad”.

Por Paul Armentano

Paul Armentano es el Director Adjunto de la NORML, la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de la Marihuana y un Asesor Principal de Políticas de Freedom Leaf.

0 1.712 vistas
Thinkstock

Al cannabis sativa se le denomina de distintas formas por el mundo, marihuana, marijuana, mariguana, mota, ganja, weed, dagga y hierba son algunas de las formas más conocidas. La planta es originaria de Asia aunque se puede encontrar en todas partes del mundo y aclimatada a sus distintos climas.

En la actualidad sigue siendo ilegal en la mayoría de países pero esto esta cambiando a una velocidad vertiginosa. Su uso y aceptación medicinal, además de la poca claridad con la que se le otorgó su status de ilegal hace ya cerca de 80 años, está contribuyendo en gran forma a su legalización tanto para uso médico como recreativo.

Su consumo puede llevar a otras drogas
Podría ser cierto. Si lo vemos desde un punto de vista farmacológico la respuesta es no, ya que la sustancia como tal, no tiene esa propiedad. Lo cierto respecto a esto es que al ser una sustancia ilegal, para poder acceder a ella, podría ser más fácil acercarse a cualquier otra sustancia en el mercado negro, aunque esta sería una situación de criterio y decisión personal. Sustancias como el alcohol, normalmente son la primera experiencia de los más jóvenes con un estado alterado de la consciencia y primer acceso y propulsor a otras drogas.

Fumar marihuana puede producir problemas en los pulmones
Es posible y cierto. No se puede comparar con el daño que produce el cigarrillo de tabaco pero sabemos que es una planta y en su combustión se produce carbón que accede a los pulmones, tapa los alvéolos y por consecuente puede dañar los órganos. Aunque un estudio publicado en Journal of the American Medical Association descubrió que la marihuana no sólo no es que perjudique la función pulmonar, sino que incluso podría aumentar la capacidad pulmonar .

¿La marihuana es adictiva o “engancha”?
Existen estudios que han descubierto que 9 de cada 100 personas que consumen marihuana pueden desarrollar una gran dependencia, si lo comparamos con otras drogas o sustancias legales e ilegales, como el alcohol, la cocaína o el tabaco su dependencia es mucho menor, incluso en los mismos estudios se dice que su dependencia es similar a la de la cafeína. Entre las drogas, el cannabis, es una de las que tienen menor incidencia en esta cuestión.

¿El cannabis tiene propiedades medicinales?
Por supuesto. Existen infinidad de casos donde pacientes con cáncer consumieron cannabis y reportaron aliviar sus síntomas como náuseas y vómitos provocados por la quimioterapia. También existen muchos testimonios en la red de personas que han consumido cannabis para combatir sus tumores y han reportado resultados satisfactorios. Pacientes de SIDA han tenido mejoras con el apetito, evitando seguir perdiendo peso y ganando defensas. Existen también muchos casos de enfermos de epilepsia que han encontrado en el uso de cannabis la medicina que les proporciona una calidad de vida al remitirles las convulsiones producidas por dicha enfermedad. Los cannabinoides que contiene la marihuana son una gran fuente para estudios e investigaciones que no dejan de sorprender positivamente.

¿Existe la sobredosis mortal con el cannabis?
No se conocen casos de sobredosis mortal por marihuana en su larga historia de consumo por parte de la humanidad, incluso datos de investigaciones sugieren que para lograr tener un altercado así, se tendrían que fumar o consumir sin parar un mínimo de 20.000 porros, según investigación del NIDA (EEUU)

Posibles efectos a largo plazo entre los más jóvenes
La marihuana también podría afectar el desarrollo cerebral si las personas comienzan a consumir durante su adolescencia y cuando su cerebro no esta totalmente formado al igual que otras drogas como el alcohol. La sustancia podría reducir las facultades mentales para pensar, memorizar, aprender y afectar a cómo el cerebro construye ciertas conexiones necesarias para llevar a cabo estas funciones. Los efectos de la marihuana en estas funciones podrían durar mucho tiempo e incluso ser permanentes. El consumo de drogas y alcohol entre los más jóvenes que aún no tienen formado totalmente todo su organismo debe evitarse.

0 800 vistas

La marihuana no es una droga de entrada y la legalización no se traduce en un aumento masivo en el consumo de cannabis, de acuerdo con el Centro Internacional para la Ciencia en Política de Drogas (ICSDP).

ICSDP presentó dos informes que examinan las evidencias que rodea el uso y la regulación de la marihuana. La primera plasmada en papel sirve para desacreditar una serie de reivindicaciones comunes contra el consumo de cannabis y su legalización. La segundo busca orientar al público sobre el uso de las pruebas cuando se habla de cannabis.

Uno de los mitos con más fuerza que examina el ICSDP es la afirmación de que el cannabis es una droga de entrada. La evidencia hasta el momento indica que al uso de cannabis le preceden el uso de otras sustancias ilícitas, aunque no existe una relación causal entre el consumo de marihuana y el uso de drogas más duras.

Por otra parte, la afirmación de que fumar marihuana puede reducir su coeficiente intelectual hasta ocho puntos ha sido revisado y abandonado. Los autores de uno de los documentos más frecuentemente citados que vinculan a la marihuana con la caída del índice de inteligencia revisaron sus datos en el 2013 y descubrieron que la situación socioeconómica era la mejor explicación para el declive del índice de inteligencia

                       “Peor aún es más falsa la afirmación de que el “cannabis es tan adictivo como la heroína” dijo el Dr. Carl Hart, profesor en el Departamento de Psicología y Psiquiatría de la Universidad de Columbia.

                       “La evidencia nos dice que menos de 1 de cada 10 personas que consumen cannabis en toda su vida se vuelven dependientes, mientras que la probabilidad de vida de convertirse en dependientes de la heroína está más cerca de 1 de 4.”

El ICSDP es una red de científicos de todo el mundo que trabajan en el tema de drogas. “Estamos en un momento crítico, ya que cada vez más jurisdicciones están reconsiderando sus políticas sobre el cannabis”, dijo el Dr. Dan Werb, director del ICSDP .

                       “Sin embargo, el discurso público de todo lo relativo al cannabis está lleno frecuentes afirmaciones repetidas que simplemente no son apoyadas por la evidencia científica. Teniendo en cuenta que las decisiones políticas se ven influidas por los informes de opinión y los medios públicos de comunicación, existe un grave peligro de que tergiversar las evidencias sobre el cannabis conduciendo a una política ineficaz o perjudicial”.

El ICSDP no sólo se centra en derribar los mitos sobre el consumo de marihuana. Con la marihuana ahora legal en Alaska, Oregon, Washington, Colorado y Washington DC, el informe sostiene que las anteriores advertencias grises por consumo de marihuana antes de su legalización no se han materializado.

                       “A lo largo de tres décadas de lucha contra las drogas, no hay evidencia que sugieran que la disponibilidad de cannabis ha disminuido”, dice el informe. Mirando las evidencias recogidas de todo el mundo la legalización parece tener un impacto marginal sobre la prevalencia de drogas.

Los EE.UU. son uno de los primeros países del mundo por uso de drogas a pesar de tener una fuerte política anti-drogas en la mayoría de los estados. Sin embargo, los Países Bajos tiene un uso relativamente bajo de drogas, especialmente entre los jóvenes y esto a pesar de una política relajada hacia el consumo de marihuana.

La Organización Mundial de la Salud encontró que los países con fuertes políticas anti-drogas no vieron disminuir el uso de drogas en comparación con países con un enfoque más liberal, como Portugal.

El ICSDP y sus colegas esperan que sus informes servirán como guía para los responsables políticos.

                        “Con la creciente evidencia de que más y más lugares están reformando sus leyes sobre drogas, es hora de que nuestros líderes dejen de lado el alarmismo y jueguen limpio con la sociedad acerca de los hechos cuando se trata de regular el cannabis”, dijo Steve Rolles, analista de la Transform Drug Policy Foundation en el Reino Unido.

0 5.244 vistas

Todas las adicciones a sustancias, incluyendo la marihuana, están definidas por las directrices establecidas en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV).

Aún así, la adicción a la marihuana, también conocida como la dependencia del cannabis, es a la vez ampliamente debatida e incomprendida.

Aquí hay 4 mitos sobre la adicción a la marihuana que deberían haber sido desacreditados hace mucho tiempo.

Mito 1 – No es adictivo.

A pesar de lo que algunos pueden argumentar, el uso de marihuana puede calificarse como una adicción en virtud de las directrices médicas actualmente aceptadas.

Según el DSM-IV, la adicción a la marihuana se define de acuerdo con los criterios generales para todas las formas de la dependencia de sustancias. Es cierto que la definición abarca una gama de escenarios y puede ser subjetivo a veces.

Pero, como un ejemplo: Si alguna vez has pasado por experimentar la tolerancia, la dificultad para recortar y “un tiempo considerable” invertido en obtener marihuana, entonces has cumplido con los criterios de adicción a la marihuana. Los síntomas de abstinencia (como el insomnio, la ansiedad y la pérdida de apetito) también pueden ser un signo de adicción.

En general, un estudio realizado por investigadores del NIDA concluyó que el 9% de las personas que alguna vez consumen marihuana se convertirán en adictas a ella en algún momento.

Mito 2 – Es altamente adictiva.

El 9% puede parecer mucho, pero en realidad no lo es si tenemos en cuenta el potencial de adicción de otras sustancias populares : 15% para el alcohol, el 17% de la cocaína, el 23% de la heroína y el 32% para el tabaco.

De hecho, sería más exacto decir que la marihuana es mucho menos adictiva que muchas sustancias recreativas que son legales en la actualidad.

Mito  3 – adicción adolescente se está disparando.

La adicción a la marihuana entre los adolescentes es un importante foco de debate, y es a menudo citado como una razón para mantener la marihuana ilegal.

Hay dos problemas con esta noción, sin embargo. Por un lado, muchas de las afirmaciones más negativas son también las más científicamente discutibles, incluyendo estadísticas como  que 1 de cada 6 de los que tratan con la marihuana se vuelven adictos y que el 60% de los adolescentes en rehabilitación son adictos a la marihuana.

En segundo lugar, la mayoría coincide en que los adolescentes no deben consumir marihuana en primer lugar. Por desgracia, una industria ilegal tiende a hacer que sea más fácil para los niños de la escuela secundaria obtener la marihuana y más difícil para los adultos responsables.

Mito  4 – La adicción es siempre mala.

Así que la marihuana no es tan adictiva como otras sustancias, pero es que ni siquiera eso perjudicial para aquellos que son adictos.

Además de la falta de problemas de salud a largo plazo , el uso frecuente de marihuana a veces puede ser una forma efectiva de automedicación.

De hecho, los estudios sugieren que las personas con condiciones difíciles de identificar como el TDAH y la depresión pueden tratarse con una dosis diaria de marihuana .

Para aquellos que se dan cuenta de la versatilidad de la marihuana como medicina, hay tal vez sólo haya una cosa que hace del hábito diario de consumir marihuana diferente de un régimen de tratamiento de píldoras de prescripción: Una es legal, y la otra no lo es

Fuente Leafsciencie traducido por La Marihuana

0 1.105 vistas

mitos 1Puerto Rico.- Doctor explica a raíz de la discusión del proyecto que despenalizaría la posesión de la droga.

La legislatura se encuentra desde la semana pasada discutiendo un proyecto de Ley que, de ser aprobado, despenalizaría la posesión de hasta una onza de marihuana a quienes son mayores de 21 años.

La medida, presentada por el senador Miguel Pereira, quien fue secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación, ha sido criticada por sectores religiosos y el Departamento de Justicia.

El gobernador, Alejandro García Padilla, adelantó el sábado que no apoya el proyecto tal cual está redactado, aunque sí evaluaría aprobar el uso de la marihuana para fines medicinales y la modificación de las sentencias asociadas a esta droga.

No obstante, el proyecto de Pereira ha sido avalado por profesionales de la salud, como el titular de Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), Salvador Santiago Negrón , y el doctor José Vargas Vidot, director ejecutivo de Iniciativa Comunitaria.

Ante la discusión, el doctor Ángel González, asesor de desórdenes adictivos de ASSMCA, explica, según estudios, los mitos y realidades sobre el uso de la marihuana.

¿Es medicinal? – REALIDAD

A pacientes de cáncer les puede aliviar náuseas y vómitos provocados por quimioterapia. A pacientes de SIDA les mejora el apetito y evita que sigan perdiendo peso. Alivia el dolor, mejora el sueño y el ánimo y baja la ansiedad a pacientes de cáncer avanzado y sida. (National Cancer Institute).

¿Es adictiva? – MITO Y REALIDAD

Nueve de cada cien personas que la fuman pueden desarrollar dependencia. (NIDA NIH Abuso de la marihuana). En comparación con otras drogas ilegales y legales, la marihuana tiene menos potencial adictivo que la heroína, el alcohol, la cocaína y el cigarrillo (nicotina). Un 50% de los usuarios de nicotina desarrollan dependencia. Es más o menos igual de adictiva que el café (cafeína). (Markoff, S. Addictiveness of Marihuana vs. Five Commonly Used Drugs).

¿Puede causar cáncer? – No está determinado

El uso leve y ocasional de la marihuana no ocasiona pérdida de función pulmonar. (National Cancer Institute). La evidencia sobre la marihuana y el cáncer del pulmón es confusa. Se hace difícil concluir que la marihuana causa cáncer del pulmón porque la mayoría de fumadores habituales de marihuana también ha fumado cigarrillos durante su vida. (Caulkins, J. Carnegie Mellon University).

¿Es la droga de iniciación? – MITO

No hay evidencia concluyente de que los efectos que la marihuana tiene en las personas las predispone a abusar de otras drogas ilegales. (Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias EE.UU., 1999).

¿El que fuma marihuana es un “perdedor” que no logra funcionar en la sociedad? – MITO

“Hay de todo, unos con más éxito y otros con menos, según definamos el éxito; hay desde presidentes de Estados Unidos y fundadores del Puerto Rico moderno, hasta el más humilde y sencillo obrero”, manifestó González.

¿Abre el apetito? – REALIDAD

“Si les abre el apetito a pacientes de cáncer avanzado y pacientes de sida, ¿cuál no será su efecto en los saludables? Positivo para el que quiera ganar peso. No recomendable en dietas para rebajar”, indicó el doctor.

¿Provoca paranoia? – MITO Y REALIDAD

En la mayoría de los fumadores de marihuana, no. Puede empeorar o producir síntomas psicóticos en personas que ya padecen de esquizofrenia o son vulnerables a esa enfermedad. (Bostwick, J.M. Mayo Clinic Proceedings ; NIDA-NIH La Marihuana: Información para los adolescentes).

¿Es peligroso mezclar con alcohol? – REALIDAD

“Las mezclas de sustancias psicoactivas, por lo general, no son recomendables. El alcohol deprime el sistema nervioso central. La marihuana tiende a producir relajamiento y euforia. Ambos pueden intoxicar, sobre todo en exceso y no es una buena idea guiar un auto o maquinaria peligrosa bajo los efectos de uno, u otro o ambos”, explicó González.

images¿Causa disfunción eréctil? – MITO

La mayoría de los que fuman marihuana sienten “euforia leve, relajación, alteraciones perceptuales, que incluyen distorsión del tiempo, e intensificación de experiencias comunes, como comer, ver una película, escuchar música y tener sexo.” (Hall, W y Degenhaudt, L. Lancet, 2002)

 

Fuente ElNuevoDia

 

24 21.822 vistas

Si te criaste en Latino América probablemente eres víctima de las mentiras que rodean a la marihuana y probablemente tienes el cerebro híper lavado en su contra, lo cual te hace ver esta planta como algo que jamás tocarás en tu vida.

Si no has probado la marihuana (después de los 21) por miedo a todo lo que has escuchado y creído,deberías estar tan súper molesto o molesta como yo porque hemos sido víctimas de viles mentiras para privarnos de uno de los placeres más sanos de la vida.

La verdad es que no hay un motivo verdadero que me pueda convencer de la ilegalidad de la marihuana, y personalmente no solo estoy extremadamente molesto por su ilegalidad, lo que más me incomoda es que tuve una opinión errada toda mi vida, donde veía con miedo, y donde juzgaba en forma despectiva a las personas que fumaban marihuana, todo por falta de pensamiento crítico y de información.

Tantas veces repitieron la mentira que pensé que era verdad y no cuestioné.

Video sobre mitos

Mito #1: La Marihuana causa daño cerebral

El uso a largo plazo y el uso diario de la marihuana no causa ningún tipo de daño cerebral. Expertos del gobierno de los Estados Unidos admiten que la marihuana no mata las neuronas.

Este mito vino de un pequeño número de experimentos con animales en los cuales se observaron cambios estructurales en las neuronas de animales que fueron sometidos a tanto humo de marihuana que fueron depravados de oxígeno.

Este trabajo científico perdió todo crédito. El Dr. William Slikker del Centro Nacional de Investigaciones Toxicológicas y Charles Rebert y Gordon Pryor de SRI International no han podido encontrar en sus estudios sobre el tema ninguna evidencia de alteración física de las neuronas en monos expuesto a dosis diarias durante un año.

Estudios en Humanos de uso pesado de marihuana en Jamaica y Costa Rica no encontraron evidencia de anormalidades en el cerebro.

Vale la pena acotar que el uso de otras drogas, incluyendo el alcohol si causan daño cerebral.

Una forma de verlo más fácil es la siguiente. Es fácil conseguir documentación de miles de personas que han muerto por sobredosis (envenenamiento) con alcohol, cocaína, heroína y otras drogas químicas.
No existe un solo caso documentado de sobre dosis con marihuana.

Mito #2: Si fumas marihuana caerás en otras drogas más fuertes

Este es uno de los mitos que tiene más éxito en asustar a la población de disfrutar de la marihuana. También es uno de los mitos mas persistentes.

Un ejemplo real de lo que sucede cuando permites que la marihuana sea accesible a la sociedad puede verse claramente en Holanda. Los holandeses legalizaron parcialmente la marihuana desde los 1970s. Desde entonces el uso de drogas fuertes como heroína y cocaína han DECAÍDO SUBSTANCIALMENTE.

Si la marihuana fuera una droga de introducción a las drogas más fuertes, el uso de heroína y cocaína hubiera incrementado, no disminuido. Este efecto también ha sido observado en los Estados Unidos. Estudios realizados en los 1970s mostraron una co-relación negativa entre el uso de la marihuana y el uso del alcohol.

En 1993 un estudio de la corporación Rand comparo el uso de la droga en estados que habían de-criminalizado el uso de la marihuana versus otros estados que no, se encontró que donde la marihuana tenía mayor disponibilidad el número de casos de emergencia en los hospitales por el abuso de drogas fuertes había disminuido.

En resumen, el uso de la marihuana, científicamente y en la práctica tiende a remplazar el uso de drogas mucho más peligrosas como el alcohol, la cocaína y la heroína.

En todo caso, cuando la Marihuana es prohibida te puedes ver en contacto cercano con drogas como cocaína, crack, heroína porque la persona que trafica la marihuana puede ofrecerte estos otros productos, es decir, una consecuencia directa de la prohibición, cosa que no sucedería si pudieras comprarla en cualquier tienda axial como compras una caja de tabaco.

Los cigarrillos en USA tienen 599 aditivos aprobados por la FDA, y crean unos 4,000 componentes químicos cuando los fumas.
Monóxido de Carbono, Oxido de nitrógeno, Cianuro de Hidrógeno y Amonia están presentes en el humo del cigarrillo.

En mi experiencia, la última vez que fume marihuana fue hace como 4 meses [es decir no es adictiva]. Me considero una persona sana, corro entre15 a35 millassemanales, No fumo cigarrillos (sólo si estoy con amistades que no he visto en años), Casi nunca consumo bebidas alcohólicas, sólo una copa de vino en una cena especial o una cerveza en casa de una amistad que me la invite. Nunca he probado cocaina, heroina, crack, speed, ni extasis.

Mito #3: La marihuana es mucho más peligrosa que el cigarrillo

Para empezar el cigarrillo (tabaco) es la droga más adictiva conocida por el hombre, mientras que la marihuana es menos adictiva que la cafeína.

La marihuana FUMADA contiene la misma cantidad de agentes cancerígenos que el tabaco, sin embargo dado el factor de adicción mencionado anteriormente la cantidad de tabaco consumida por el fumador pesado es mucho mayor que la cantidad de marihuana consumida por el fumador pesado de marihuana.

De ser legal también estuviese disponible en bebidas, o en tes (legales en algunos países del medio oriente), lo cual es perfectamente seguro, libre de agentes cancerígenos.

Mito #4: La marihuana hace perder la memoria temporal

Esto es cierto pero mal entendido. Cualquier efecto negativo en la memoria desaparece una vez que el efecto de la marihuana ha pasado. No hay ningún daño permanente. En ninguno de los estudios se ha encontrado evidencia alguna que sugiera lo contrario.

Mito #5: La marihuana “aplasta” las ondas cerebrales

Esto fue una mentira barata preparada por el Partnership for a Drug-Free America. Hace unos años pusieron un comercial enla TV que mostraba primero una onda cerebral y luego una onda cerebral mas plana de un adolescente de 14 años bajo los efectos de la marihuana.

Cuando investigadores llamaron a las televisoras para quejarse de la falacia de este comercial no tuvieron más opción que quitar el comercial del aire.

En realidad, la marihuana tiene el efecto de incrementar un poco la actividad de la onda Alfa. Las ondas Alfa son asociadas con estados meditativos y de relajación, los cuales son asociados con la creatividad humana.

En mi experiencia personal intento hacer juegos mentales cuando estoy bajo los efectos de la marihuana y muchas veces termino sorprendido de las cosas que logro visualizar, recordar o entender desde perspectivas muy diferentes a cuando estoy completamente sobrio.

A veces intento diseñar abstracciones complejas (como hacer software para interpretar la realidad visual) preguntándome preguntas difíciles y llegando a un nivel de detalle impresionante en mis reflexiones. Conversaciones sobre el concepto de realidad, del tiempo y cosas no tangibles puede ser realmente estimulante.

Realidad: Nadie ha muerto por una sobredosis de marihuana

La cantidad de canabinoides para que una persona se intoxique, es decir, empezar a “volar” tiene una relación de1 a40,000 para la cantidad necesaria para matar a esa persona.

En otras palabras, para sufrir una sobre dosis de marihuana tienes que consumir 40mil veces más de lo que necesitas consumir para estar “en la nota”. Algo imposible en la práctica, podrías fumarte 40,000 rolls en unas 4 horas? Y si pudieras de donde los sacarías?.

Con el alcohol esta relación es de 1 a 4 y de 1 a 10 dependiendo la persona.

Anualmente más de 5,000 personas mueren por sobredosis de alcohol, nadie, NADIE NUNCA HA MUERTO por sobredosis de marihuana.

Adicionalmente anualmente 440,000 personas mueren (en USA nada más) por causa del cigarrillo, en promedio hoy morirán 1205 personas y el gobierno anda preocupándose por los terroristas? Esto es un 9/11 cada 2 días!!! WTF…

Si has leído este post y has estado conmigo durante la lectura, la pregunta más obvia que te debes estar haciendo en este momento es la siguiente

“Entonces por qué carajo es ilegal?”

Por Logisos

Fuente Abidudus

4 1.299 vistas

1. Se almacena en la grasa corporal

El THC, ingrediente activo de la marihuana, se almacena en la grasa corporal y su efecto puede durar días o incluso semanas.

Es cierto que la marihuana (como muchas otras drogas) entra en los depósitos de grasa del cuerpo, y es por esta razón es que puede ser detectado tras su uso, pero es la única parte de este mito que es verdad. El hecho es que los aspectos psicoactivos de la marihuana almacenados se utilizan rápidamente y mientras que el residuo de la droga sigue presente, ya no tiene ningún efecto sobre la persona.

2. Pérdida de la memoria

El consumo de marihuana provoca pérdida de memoria y una reducción general en la lógica y la inteligencia.

Este, es otro mito que tiene elementos de verdad y es sin duda la razón por la que es creído por muchos. Las pruebas de laboratorio han demostrado que la marihuana reduce la memoria a corto plazo, pero sólo cuando una persona está intoxicada con ella. No hay ninguna evidencia científica que sugiera que esto puede convertirse en un problema a largo plazo o permanente estando sobrio.

3. Pérdida de motivación

El consumo de marihuana produce apatía y falta de motivación.

Los estudios realizados en sujetos de prueba en la que se les dio una alta dosis de marihuanaregularmente, durante un período de días o semanas, encontró que no hubo pérdida de motivación o capacidad. Por supuesto, el abuso de cualquier sustancia tóxica durante largos períodos reducirá la capacidad de una persona para funcionar normalmente, pero la marihuana no es mejor ni peor.

4. Es una puerta de entrada hacia otras drogas

La marihuana es una droga de entrada, en otras palabras, conduce al abuso de drogas más potentes.

En la actualidad el alcohol puede considerarse una droga de entrada hacia otras drogas. Como en todos los usos depende de cada sujeto en particular, sin embargo la persona que elige usarla puede o no consumir otras drogas.

 Lic. Laura Alcaraz

www.aabramendoza.com.ar

Psicóloga (UBA)

 

Fuente MDZ