¿Qué variedad de cannabis escoger entre tantas?

Cuando una persona se hace por primera vez cannabicultor, una de las principales dudas es la elección de la semilla

Foto: Jesi

Cuando una persona se hace por primera vez cannabicultor, una de las principales dudas es la elección de la semilla. Puede llegar a ser común una mala elección que haga que esta primera experiencia no sea la mejor, tanto por el cultivo de esa planta, como por los efectos que produce o incluso el sabor. Con cientos de bancos de semillas y miles de variedades, a veces la decisión llega a ser muy complicada. En este post de hoy trataremos de que puedas orientarte un poco mejor y tu decisión sea más fácil.

¿INTERIOR O EXTERIOR?

Aunque en principio cualquier variedad puede ser cultivada en interior o exterior, especialmente es interior y por temas de espacio, las sativas suelen ser siempre una mala elección. Son genéticas de un enorme crecimiento, algunas prácticamente indomables que pueden poner en aprietos al cultivador. Además generalmente son variedades de floraciones muy largas, de hasta 4 meses, que unido a su también largo período de crecimiento puede hacer un cultivo eterno.

En interior las que mejor comportamiento tienen son las índicas e híbridos índica/sativa. Variedades como Skunk, White Widow, Critical, Black Domina, Hindu Kush, Northern Lights u OG Kush son muy fáciles de cultivar en interior. En cambio los híbridos con dominancia sativa como Amnesia, Super Silver Haze, Moby Dick o AK47 son también grandes clásicos de interior, pero que requieren de cierta habilidad a la hora de realizar técnicas de cultivo que limiten la altura de las plantas.

En exterior y con espacio disponible, se pueden obtener auténticos árboles que superen los 3 metros de altura, principalmente con sativas e híbridos índica sativa como Destroyer, Panamá, Silver Haze, Critical, Green Poison o Black Widow. Si se quieren plantas más compactas y pequeñas, se debe aportar por índicas, híbridos con dominancia índica. Otra opción es germinar tarde, limitar el crecimiento con macetas medianas, o usar alguna técnica de cultivo que limite el crecimiento vertical.

¿FEMINIZADA, REGULAR O AUTOFLORECIENTE?

Aclarar que el concepto del título es equivocado aunque es el que se suele usar. Las semillas pueden ser regulares o feminizadas, fotodependientes o autoflorecientes. Aunque muy pocas con respecto a las feminizadas, también existen semillas autoflorecientes regulares. Las diferencias principales son que las feminizadas aseguran plantas hembra, mientras que en las regulares nos encontraremos machos y hembras. Por otro lado las fotodependientes dependenden de los fotoperíodos naturales o artificiales para crecer o florecer, y las autoflorecientes florecen independientemente de las horas de luz que reciban.

Cuando se cultiva en exterior, las plantas no comienzan a florecer hasta pasados mediados del mes de julio en el hemisferio norte, y las que florecen más temprano se pueden cosechar en la primera quincena de septiembre, incluso antes en el caso de las conocidas como fast version. Las autoflorecientes en cambio crecen aproximadamente unas 3-4 semanas y comienzan la floración. Las más rápidas se pueden cosechar en tan solo 7-8 semanas desde la germinación. Debido al corto período de crecimiento, su tamaño suele ser pequeño, por lo que son ideales para terrazas, blacones o lugares donde se busque la discreción. Pero también son perfectas para compartir cultivo con variedades fotodependientes, ya que podremos cosechar hasta dos tandas de pequeñas autoflorecientes mientras esperamos la gran cosecha que nos ofrezcan las de floración normal.

En cuanto a regular o feminizada, es cuestión principalmente de gustos y de espacio. El cultivador que tan solo pueda apostar sus provisiones para todo el año a una o dos plantas, es más lógico que adquiera semillas feminizadas que le aseguren dos plantas hembra. Con las semillas regulares puede pasar de todo y es cuestión de estadística. En un paquete de 10 semillas regulares, se suele decir que 4 serán macho. Ésto significa que si plantas una semilla tienes un 40% de probabilidades de que sea macho. Y si plantas dos las probabilidades de que las dos sean macho es de un 20%. Ésto puede suceder, lo que sería una pérdida de tiempo irreparable el haber cultivado dos plantas durante meses que resulten ser macho.

¿Y LOS EFECTOS, SABOR Y AROMAS?

Las variedades sativas se caracterizan por sus efectos cerebrales y eufóricos, mientras que las índicas son más narcóticas, relajantes y corporales. Ésto se debe tener en cuenta ya que una por ejemplo una sativa para terminar el día o dormir no es apropiada, al igual que una índica tampoco lo es cuando uno lo que pretende es mantenerse activo durante el día. Los híbridos son los que siempre ofrecen una mejor compensación, ni tan eufóricas y tan relajantes como los extremos índica y sativa.

Sobre el aroma y sabor, los gustos personales de cada uno deben prevaleces. Es complicado agrupar familias de variedades por su sabor y aroma, pero a grandes rasgos se puede decir que los híbridos Haze poseen en mayor o menor medida toques a incienso. Las Skunk son más almizcladas, las OG cítricas con toques a combustible, las Blueberry unas de las más afrutadas… Con respecto a ésto lo mejor es guiarse por las descripciones del fabricante, ya que no a todo el mundo le gusta el sabor a queso de la Cheese o a petróleo de la Diesel.

Más Artículos
Conceptos básicos para el cultivo de cannabis: pH y EC
>