Ventajas e inconvenientes de las variedades autoflorecientes en interior

Las variedades de cannabis autoflorecientes son sobretodo apropiadas para exteriores y especialmente para su cultivo durante los meses de primavera y principios de verano

autoflorecientes
Macfoto

Aunque las variedades de cannabis autoflorecientes son sobretodo apropiadas para exteriores y especialmente para su cultivo durante los meses de primavera y principios de verano, son muchos los cultivadores que apuestas por ellas para un cultivo de interior. Todas las autos tienen un comportamiento similar: crecen durante unas 3-5 semanas, y florecen después independientemente del fotoperíodo.

En exterior sus grandes ventajas son las de ofrecer cosechas adelantadas, ya que al no depender de fotoperíodos, florecen mientras las variedades fotodependientes todavía están en fase de crecimiento. También suponen para muchos cultivadores la única opción de cultivar cannabis, bien porque sólo disponen de un pequeño balcón o terraza, o la contaminación lumínica es excesiva y sin solución para el cultivo de variedades fotodependientes.

En nuestro post de hoy analizaremos las ventajas y desventajas de las variedades autoflorecientes cuando se cultivan en interior. Aunque pueden llegar a ser una opción muy interesante, en muchas ocasiones no son la mejor opción dependiendo de lo que busquemos.

VENTAJAS DE AUTOFLORECIENTES

Rápidas: las variedades autoflorecientes más rápidas se cosechan en poco menos de 2 meses desde la germinación. Ésto no será posible con variedades fotodependientes cultivadas desde semilla. Sí es posible hacerlo con esquejes, pero en ocasiones el acceso a ellos no es fácil. Por lo que si quieres una cosecha lo más rápida posible, las autoflorecientes son la mejor opción.

Fáciles: en general todas las variedades autoflorecientes son muy fáciles de cultivar y resistentes. También son menos propensas a factores de estrés, como al lumínico. No son variedades que en interior alcancen gran altura, por lo que tampoco suponen un gran problema para cultivadores principiantes aún siendo autoflorecientes sativa, al contrario que pasa con las variedades fotodependientes.

Cubrir espacios: las autoflorecientes también son una excelente opción para aprovechar espacios vacíos. Por ejemplo acompañando a otras plantas que se encuentran en crecimiento, en un armario de madres o sustituyendo a cualquier planta que tengamos en floración y que por cualquier motivo nos vemos obligados a retirar. Sea con un fotoperíodo 12/12 o 18/6, siempre nos ofrecerán unos cogollos con los que en principio no contábamos.

INCONVENIENTES

Mayor gasto eléctrico: ya que las autoflorecientes no dependen de fotoperíodos, cuánta más luz reciben en la fase de floración, más producirán. El fotoperíodo común con las variedades fotodependientes en floración es de 12/12. Pero en cambio las autoflorecientes agradecen un fotoperíodo de 18/6 o incluso 20/4. Y ésto supone un mayor consumo mensual con respecto a las fotodependientes.

No es posible hacer esquejes: debemos matizar, ya que sí es posible sacar un esqueje de una autofloreciente, pero no es para nada rentable ya que florecerá al mismo tiempo que enraiza. En cambio las variedades fotodependientes podremos esquejarlas y conservalas años. Con una sola semilla fotodependiente, por lo tanto, podremos cultivar sus esquejes tantas veces como queramos.

Menor potencia: en general y si comparamos una variedad fotodependiente con su versión autofloreciente, éstas últimas tienden a ser menos potentes. Aún así, nada que ver con las primeras autoflorecientes que se dieron a conocer hace poco más de una década. Hoy en día existen autoflorecientes muy potentes, pero como decimos, normalmente menor.

Mejor no podarlas: por su comportamiento, no son variedades que se deban podar. A las 3-5 semanas comienzan a florecer tengan el tamaño que tengan. Por lo que realmente apenas tendrán tiempo para reaccionar a la poda y lo único que conseguiremos es menos producción. En todo caso, siempre será mejor hacer algún guiado, aunque tampoco es lo más indicado.

Más Artículos
orugas
Orugas: detección, control y tratamiento
>