Buzos y motos acuáticas para transportar cannabis y hachis

Buzos y motos acuáticas para transportar cannabis y hachis

por -
0 1.689 vistas

La Policía española informó que desarticuló una red de narcotraficantes que utilizaba un original sistema integrado por buzos y motos acuáticas para arrastrar por el fondo del mar fajos de hachís o cannabis hasta las costas ibéricas.

Los delincuentes, que llamaban a este método “el infalible”, fondeaban y anclaban la droga procedente de Marruecos a unos 20 metros de profundidad frente a las costas de Málaga, España.

“Marcaban el punto con una boya y un buceador, provisto de un equipo de respiración autónoma, se sumergía y amarraba con un cabo el cargamento a una moto acuática para llevarla”, dijo la policía.

“La moto de agua arrastraba la droga, la cual no se observaba porque era trasladada sumergida, y la acercaba hasta unos diez metros de la playa. Allí aguardaba el resto de los integrantes de la organización”, indicaron las autoridades.

Con el estupefaciente a escasos metros de la orilla, los contrabandistas esperaban a que llegaran las primeras horas de la noche para tirar con un vehículo todoterreno los fajos amarrados y poder sacarlos a la superficie.

La acción policial se saldó con la detención de ocho personas y la incautación de más de mil 150 kilos de estupefacientes

Fuente MundoHispanico

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 2 vistas
Las dos plantas se llaman cannabis sativa, tanto la marihuana como el cáñamo, aunque una de ellas es psicoactiva y la otra no lo es

0 49 vistas
El asambleísta republicano Michael Patrick Carroll, conservador de la cámara baja, introdujo una medida que trataría la marihuana como el tabaco,

0 67 vistas
Unos investigadores utilizaron el cáñamo para representar como podrían haber movido las estatuas de la Isla de Pascua

0 185 vistas
El derecho a la salud, cuando hablamos de drogas, dista mucho de cumplirse en el mundo en el que vivimos, y el ámbito del cannabis no es excepción