Cómo ser Cool con amigos hippies sin caer en lo hippie chic

Cómo ser Cool con amigos hippies sin caer en lo hippie chic

por -
0 5.310 vistas

Mientras unos fuman porro paraguayo en la vereda, los hippies chic fuman marihuana importada de Holanda

Aunque parezcan elementos contrapuestos los hippies son, en esencia, grandes contadores. Un contador es una persona que dedica su tiempo a recortar aquí y allá. Tú te preguntarás ¿y qué tiene que ver un hippie con recortar? Obviamente que en lo que a vello respecta, muy poco. Pero lo que el contador recorta son gastos del presupuesto. Y en eso nuestro amigo, el hippie local, es diestro y siniestro.

Aclaremos que el “hippie local” ha tomado caminos y ribetes propios lejanos a California Dreaming. Eso lo sabés bien porque estás rodeado. Tus amigos se metieron en carreras como Educación Social, Antropología o Psicología –verdaderas máquinas de picar hippies- y no se salvaron. Ahora usan arpillera en lugar de algodón y piola cisal en vez de hilo dental. Pero vos los conocés. Y sabés que su definición va más allá de su conducta económica.

El hippie local es alguien que cree que el batik no ha muerto, que porta una riñonera en tela boliviana o con los colores del Reggae y que privilegia lo artesanal por sobre todas las cosas. Lo artesanal va más allá de pulseras, pantalones, materas y juguetes de madera para sus sobrinos: artesanal también es su barba y también su manera de fumar. Un hippie siempre está trabajando en la construcción de “un  tabaco”, porque “es mucho más sano que los cigarrillos comerciales” (sic). Por eso mismo, una manera de reconocer a un hippie es detenerse en sus dedos amarillos. Una hembra hippie siempre portará pañuelos, bandanas, calzas negras, violetas o verdes (o los tres colores juntos), y pasará su tiempo libre haciendo acrobacias en telas o terapias en las que “pones el cuerpo” y “abrís el encuadre“, lo que se podría resumir en “vas a tocarte“.

La organización social en comunidades y cooperativas es la utopía que les permite caminar. En esos lugares todo el mundo es “yenchi” y de noche todos sueñan con abrazar árboles en el jardín botánico. Espiritualmente, suelen tener un sistema politeísta: el dios momo y el dios macramé y, a la hora de estudiar, se vuelcan por carreras didácticas así como cualquier ciencia humana. Por eso, sus lugares de trabajo suelen ser instituciones educativas o el Ministerio de Desarrollo Social. En verano se transforman en guardavidas o artesanos de Santa Teresa.

 

Una muchacha sumamente hippie chic

He ahí la diferencia. El hippie local ya no veranea en Cabo Polonio*. Ahí te encontrarás con su temida contracara: el hippie chic. Porque así como el punk no pudo evitar a Blink 182, el hippie arpillero no pudo detener el avance de su contracara cheta. Volviendo al enfoque económico, el hippie chic no recorta gastos, sino que los multiplica. Es cultor de lo artesanal envasado y dice que su estilo es “folk sofisticado”.

Vos pensás, rodeado de amigos cada vez más hippies, que tomar el camino de lo hippie chic es un punto medio y un gesto de acercamiento hacia tus amigos hippies. No te confundas, porque en muchas cosas son iguales; lo que cambia es el envase. Mientras que los hippies silvestres hacen sus regalos en el mercado de los artesanos, los chic los hacen en la compañía del oriente. Si nuestras amigas hippies de la vieja escuela van a expresión corporal, las hippie chic ensayan danza contemporánea. Y mientras que los hippies de la barra callejera -que sienten el dub bien de bien- se sientan a fumar porro paraguayo en la vereda, los hippies chic fuman marihuana importada de Holanda.

Pero hay algo que los une: todos compran los sahumerios en los mismos lugares. Por eso, no caigas en la tentación. Por más amigos o familiares que tengas, no transes, ni mucho menos pienses que su variante cool es lo hippie chic. No te confundas. Es cierto que a cualquier cosa le agregás chic y funciona. Pero no a hippie. Y mucho menos a Parisien.

 

Fuente ManualdeEstilo

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 77 vistas
Una mascota del cannabis o cáñamo acaba de nacer en Japón para promocionar la planta y su cultivo tan arraigados en la historia de esta bella nación

1 667 vistas
Para ayudarte a sacar el máximo provecho de tus "judías mágicas", aquí tienes algunos consejos prácticos sobre qué hacer y qué no hacer para conservar correctamente las semillas de cannabis.

0 46 vistas
El hijo de Willie Nelson, Micah Nelson, es un firme defensor de la legalización del cáñamo industrial en los Estados Unidos
video

0 161 vistas
Germaica Iberia presenta el nuevo videoclip de Little Pepe: “La cosa esta mala”, el tercer videoclip del EP “La Fábrica de Lirica” (Germaica Iberia 2016).