El cannabis, la tela de Japón

El cannabis, la tela de Japón

por -
0 1.497 vistas

Un creciente número de estados en los EE.UU. están relajando las políticas sobre la prohibición del cannabis, pero poco debate ha tenido lugar en Japón sobre los beneficios potenciales de adoptar un enfoque similar. Como varios lugares alrededor del mundo que celebran el 20 de abril festivales anuales de marihuana, se examinan los vínculos históricos y culturales de Japón con esta planta tan denostada.

Cuando Junichi Takayasu con 3 años, se ilustró con un libro de imágenes sobre ninjas le cambió la vida para siempre. Lo que le fascinaba a la mayoría, las habilidades furtivas de los asesinos o sus gadgets secretas, para el fue el su uso de una planta muy especial.

“El libro muestra cómo los ninjas entrenados saltaban por encima de las plantas de marihuana”, dice Takayasu. “Cada día tenían que saltar más alto y más porque el cannabis crecía muy rápidamente. Yo estaba tan sorprendido que le dije a mi mamá que quería cultivar cannabis cuando fuese mayor “.

Comprensiblemente, la madre de Takayasu estaba bastante angustiada por la aspiración de su hijo. Las leyes contra la marihuana de Japón se encuentran entre las más estrictas del mundo, con la posesión de incluso pequeñas cantidades son castigados con penas de prisión de cinco años y sobre siete años tras las rejas por cultivo.

Sin embargo, Takayasu se negó a dejar que esto estropease sus sueños. Hoy en día, más de 40 años después, es uno de los principales expertos del Japón sobre el cannabis y el curador de Taima Hakubutsukan, único museo del país dedicado a la marihuana tan denostada. Inaugurado en el 2001 en la ciudad de Nasu, Tochigi Prefecture, aproximadamente a 160 km al norte de Tokio, la misión del museo es enseñar a la gente acerca de la historia de la cannabis en Japón, un pasado que, Takayasu cree, ha sido denigrado y olvidado durante demasiado tiempo .

“La mayoría de los japoneses ven el cannabis como una subcultura de Japón, pero están equivocados”, dice Takayasu. “El cannabis ha estado en el corazón de la cultura japonesa desde hace miles de años.”

Según Takayasu, la evidencia más temprana de la cannabis en Japón se remonta al Período Jomon (10,000-200 BC), con reliquias de cerámica recuperadas en la prefectura de Fukui que contenía semillas y restos de fibras de cáñamo tejidas. “El cannabis es la sustancia más importante para la gente prehistórica en el Japón”, dice. “Llevaban ropa hecha de las fibras y la usaron para cuerdas de arco y líneas de pesca.”

Taima Museum in Tochigi prefecture in Japan.

Es probable que la variedad del cannabis de origen de estas fibras período de Jomon era el cannabis sativa. Alto crecimiento y valorado por su fuerte tallos, es a partir de las cepas sativa especialmente criadas se deriva el cáñamo industrial de hoy en día.

En los siglos siguientes, el cannabis siguió desempeñando un papel clave en Japón, en particular en el sintoísmo, la religión indígena del país. El cannabis fue venerado por su capacidad de limpieza de modo que los sacerdotes la utilizan para agitar las haces de sus hojas para bendecir a los creyentes y exorcizar a los malos espíritus. Esta importancia se mantiene hoy con las gruesas cuerdas ceremoniales tejidas con fibras de cannabis que se muestran en los santuarios. Los Sacerdotes Shinto también son conocidos por decorar sus varitas con tiras de color dorado de la corteza de los tallos del cannabis.

El cannabis también fue importante en las vidas de la gente común. Según el historiador de principios del siglo 20 George Foot Moore, los viajeros japoneses la utilizaban históricamente para presentar pequeñas ofrendas de hojas de cannabis en los santuarios de carretera para garantizar los viajes seguros. También señaló que, durante el verano Bon festival, las familias queman paquetes de cannabis en sus puertas para dar la bienvenida de nuevo a los espíritus de los muertos.

Hasta la mitad del siglo 20, el cannabis se cultivaba en todo Japón, sobre todo en Tohoku y Hokkaido, y frecuentemente surgían en la literatura. Además de las referencias a las plantas de cannabis en el entrenamiento ninja, que también figuran en la “Manyoshu” – la colección más antigua de poemas de Japón y en el Período Edo (1603-1868) libro de grabados en madera, “Wakoku Hyakujo.” También en la poesía haiku, las palabras clave que describen las etapas del cultivo de cannabis denotan la temporada cuando el poema se establece.

“La agricultura del cáñamo solía ser un ciclo durante todo el año”, dice Takayasu. “Las semillas se plantaron en la primavera después se recogían en el verano. Después de esto, los tallos se secaban luego se sumergían y se convertían en fibra. Durante todo el invierno, estas se tejían en tela y se convertían en prendas listas para llevar durante la próxima temporada de siembra “.

Con el cannabis como material jugando tan importante y su papel espiritual en la vida de los japoneses, surge una pregunta obvia: ¿La gente que fumaba?

Takayasu, junto con otros expertos de cannabis japoneses, no están seguros. Aunque los registros históricos no hacen mención de la práctica, algunos historiadores han especulado que el cannabis podría haber sido el fármaco de elección para los plebeyos. Si bien el arroz y su elaboración a partir de el, estaba monopolizado por las clases altas, el cannabis se cultivaba ampliamente y estaba disponible libremente.

Algunos estudios científicos sugieren también altos niveles de tetrahidrocannabinol psicoactivo (THC) en plantas de cannabis en Japón. De acuerdo con una encuesta publicada por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en 1973, la planta de cannabis de Tochigi y Hokkaido sincronizan los niveles de THC del 3,9 por ciento y 3,4 por ciento, respectivamente. A modo de comparación, la Universidad de Mississippi estudió la marihuana en Potencia Proyecto de Monitoreo y reveló que los niveles promedios de THC en la marihuana incautadas por la policía de los Estados Unidos en la década de 1970 eran sólo alrededor del 1,5 por ciento.

Tampoco los japoneses son reacios a tomar ventaja de los beneficios medicinales del cannabis. Durante mucho tiempo ingrediente en la medicina, las curas a base de cannabis tradicionales chinas estaban disponibles en las tiendas japonesas de medicamentos para tratar el insomnio y aliviar el dolor en el siglo 20.

Sin embargo, en la década de 1940, en particular, la Segunda Guerra Mundial, marcó un punto de inflexión en la historia de la producción japonesa de cannabis.

Al principio, la década comenzó bien para los agricultores. “Durante la Segunda Guerra Mundial, había un dicho entre los militares que sin cannabis, la guerra no podía ser librada”, dice Takayasu. “El cannabis fue clasificado como un material de guerra, usado por la marina para cuerdas y para la fuerza aérea como cuerdas de paracaídas. Aquí en Tochigi Prefecture, por ejemplo, la mitad de la cosecha de cannabis se reservó para los militares “.

Tras la derrota del país en 1945, sin embargo, las autoridades estadounidenses de ocupación en Japón trajeron con ellos las actitudes estadounidenses hacia el cannabis. Washington había prohibido eficazmente el cannabis en los Estados Unidos en 1937 y ahora ponía en marcha su prohibición en Japón. En julio de 1948, con la nación todavía bajo la ocupación de EE.UU., se aprobó la Ley de Control de Cannabis, la ley que sigue siendo la base de la política anti-cannabis en el Japón de hoy.

Hay un número de diferentes teorías de por qué los EE.UU. prohibieron el cannabis en Japón. Algunos creen que se basa en un deseo genuino de proteger a los japoneses de los males de las drogas, mientras que otros señalan que los EE.UU. permitieron más la venta de anfetaminas hasta el 1951. Varios expertos de marihuana argumentan que la prohibición fue instigada por participaciones petroquímicas estadounidenses en un intento de cerrar la industria de la fibra de cannabis japonesa, la apertura del mercado para los materiales artificiales como el poliéster y el nylon.

Takayasu localiza la prohibición del cannabis en el contexto más amplio de los intentos de los Estados Unidos para reducir el poder de los militares japoneses.

“De la misma manera que las autoridades estadounidenses desalentadas por el kendo y el judo, la Ley de Control de Cannabis 1948 era una manera de debilitar el militarismo en Japón”, dice. “La industria del cannabis durante la guerra había estado tan dominada por los militares que la Ley de Control de Cannabis fue diseñada para despojar su poder.”

Cualquiera que sea la motivación, la decisión de EE.UU. de prohibir cannabis creó pánico entre los agricultores japoneses. En un esfuerzo por calmar sus temores, el emperador Hirohito visitó la Prefectura de Tochigi, en los meses previos a la prohibición para tranquilizar a los agricultores y trasmitirles que serían capaces de continuar creciendo en el desafío de la nueva ley, una declaración sorprendentemente subversiva.

p14-mitchell-cannabis-d-20140420

Después de varios años, las garantías del Emperador demostraron que el cultivo de cannabis no disminuyó. En 1950, por ejemplo, había aproximadamente 25.000 granjas de cannabis en todo el país. En las décadas siguientes, sin embargo, este número cayó a plomo. Takayasu lo atribuye a una caída de la demanda provocada por la popularidad de las fibras artificiales y los costos de las nuevas licencias a los agricultores de cannabis que estaban obligados a poseer en virtud de la Ley de 1948.

Hoy en día, dijo Takayasu, hay menos de 60 granjas de cannabis con licencia en Japón, las cuales son necesarias para crecer cepas de cannabis que contienen niveles mínimos de THC. Con el número de agricultores por lo bajo, Takayasu teme por el futuro de cannabis en el país. Por lo que él sabe, sólo hay una persona en el país versado en el ciclo completo de la semilla para telar. Esa persona tiene 84 años y cuando ella muera, Takayasu teme, su sabiduría desaparecerá con ella.

Frente a este peligro de extinción, Takayasu está decidido a preservar la cultura del cannabis japonés. Él organiza visitas anuales a las explotaciones legales cerca de su museo para mostrar a los visitantes cómo el cultivo de cannabis con alta densidad es y cómo se requieren pocos, si algún, producto químico agrícola. Además, Takayasu organiza talleres mensuales para enseñar a la gente acerca de tejer fibras de cannabis. En la exhibición en el museo hay una variedad de ropa hecha de cannabis; el material de color crema suave es caliente en invierno y fresco en verano y se adapta perfectamente al clima japonés.

Entre los aficionados del museo son los miembros del departamento de policía local, que alaban sus esfuerzos para revitalizar la economía rural ya veces visitan para aprender más sobre esta hierba fuera de la ley.

Todo esto es prueba de entusiasmo permanente de Takayasu para la planta especial que encontró por primera vez cuando era un niño de 3 años de edad.

“Los japoneses tienen una visión negativa de cannabis, pero quiero que conozcan la verdad y quiero proteger su historia”, dijo. “Cuanto más aprendemos sobre el pasado y tengamos mayores pistas podremos ser capaces de conseguir saber de cómo vivir mejor en el futuro.”

Taima Museum in Tochigi prefecture in Japan.

¿Qué hay del nombre?

Los botánicos generalmente dividen la familia del cannabis en tres amplias categorías: las altas Cannabis sativa, las espesas Cannabis indica y la pequeña Cannabis ruderalis.

Sin embargo, esta simple taxonomía es a menudo frustrada por la interfertilidad de estos tres tipos que les permite ser cruzadas en nuevas variedades ilimitadas.

Las propiedades deseadas de estos híbridos tienden a determinar el nombre con el que comúnmente se las conoce.

La marihuana, por ejemplo, generalmente se refiere a las plantas de cannabis que se cultivan para ser ingeridas para uso médico o recreativas. El cannabis sativa se dice que es para dar a los usuarios una sensación de euforia enérgica y puede ser recetada para la depresión, mientras que el cannabis indica es aparentemente más sedante así se puede utilizar como un relajante muscular o para tratar el dolor crónico.

El cáñamo es el nombre a menudo se aplica a las plantas altas de la categoría de cannabis sativa que se cultiva principalmente por sus fuertes fibras, pero también puede contener niveles significativos de THC.

Más recientemente, el término cáñamo industrial se ha acuñado en los EE.UU. para referirse a plantas de cannabis que han sido criadas especialmente por contener niveles muy bajos de THC (menos de 1 por ciento) con el fin de cumplir con las leyes actuales de drogas.

Hoy en día, muchas de las granjas de cannabis con licencia de Japón crecen una variedad de baja THC llamado Tochigi shiro que se desarrolló por primera vez en el período de posguerra.

Por JON MITCHELL

Fuente The Japan Times traducido por La Marihuana

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 24 vistas
La ciudad alemana quiere legalizar la marihuana en vista del fracaso de su prohibición y tratamiento

0 29 vistas
Las probabilidades de mortalidad hospitalaria se redujo significativamente entre los usuarios de marihuana en comparación con los no usuarios en hospitalizados

0 69 vistas
El formato de papel higiénico que conocemos hoy en día tuvo al cannabis como primer material utilizado

0 88 vistas
En el estado australiano de Nueva Gales del Sur se va hacer una investigación oficial sobre el cannabis y los efectos de la quimioterapia