Etiquetas Posts etiquetados con "America"

Etiqueta: America

por -
0 853 vistas

1. Análisis: modelos para la oferta legal de cannabis – la evolución reciente

El marco jurídico internacional sobre el control de drogas es proporcionado por tres Convenciones de las Naciones Unidas, que instruyen a los países a limitar la oferta de drogas y el uso para fines médicos y científicos. Sin embargo, existe un creciente debate sobre la legalización de las drogas con fines no médicos, y del cannabis en particular. Estas propuestas plantean preocupaciones sobre los aumentos y daños en el uso y preguntas sobre las formas en que la distribución de cannabis con fines no médicos podría regular cuidadosamente para mitigarlos. En la UE, un sistema de distribución limitada ha evolucionado en los Países

Bajos desde la década de 1970, con nuevos acontecimientos en los últimos años. Propuestas detalladas para la regulación del cannabis se iniciaron en dos estados de Estados Unidos y Uruguay a finales del 2012 y entrando en vigor en el 2014, año en que dos o más estados de Estados Unidos y Washington DC votaron permitir el suministro y distribución de la marihuana.

Estos son los diferentes modelos que están siendo observados de cerca para entender las ventajas y desventajas de un sistema regulado en particular. Además de estos sistemas, también está el modelo de ‘Cannabis Clubes Sociales que se ha sido mencionado cada vez más en los debates sobre políticas de drogas. Sus defensores argumentan que las políticas de no enjuiciamiento de las personas en algunos países se pueden aplicar igualmente a los grupos registrados de individuos, para permitir efectivamente un sistema de producción y distribución cerrado. En la actualidad, el modelo es rechazado por las autoridades nacionales en Europa.

Coffee Shops en los Países Bajos: venta al por menor sin producción

images (11)En los Países Bajos, el cultivo, la oferta y la posesión de cannabis son delitos punibles con penas de prisión. Sin embargo, existe una práctica de la tolerancia y establecidas en las directrices locales desde 1979, conviertiendose  en el concepto actual de ‘coffee shops’, puntos de venta de marihuana con licencia aceptada por el municipio. Alrededor de dos tercios de los municipios no permiten coffee shops, y el número de estos comercios en todo el país está disminuyendo de manera constante, de los 846 en 1999 a los 614 en el 2013.

La venta de pequeñas cantidades de cannabis a mayores de 18 años en los coffee shops se tolera en un intento de mantener a los adultos que consumen  lejos de otras sustancias más peligrosas. Estos comercios especializados pueden ser cerrados y el operador o propietario puede ser procesado si él o ella no cumple con los criterios de la Fiscalía General, que prohíben la publicidad, molestar, la venta a menores de edad o a no residentes, y también la venta de drogas duras y alcohol, limitando la venta a 5 gramos por transacción.

Un esquema que los convirtió en clubes cerrados con usuarios registrados y  que se probó y luego cayó en el 2012, aunque a partir de enero del 2013, los coffee shops debe ser solo para los residentes de los Países Bajos, siendo probado con la tarjeta de identidad o permiso de residencia. Sin embargo, la implementación y el cumplimiento de esta regla varía según el municipio. Una propuesta para limitar las ventas de los coffeeshops a productos del cannabis con niveles de THC de menos de 15% sigue pendiente, estudiando el como  se abordan y se aplican estas cuestiones.

No más de 5 g por persona se puede vender en cualquier transacción y a los coffee shops no se les permite mantener más de 500 g de cannabis en stock. El cultivo y la distribución de cannabis al por mayor no se tolera en los Países Bajos, dando como resultado lo que se conoce como “el problema de la puerta trasera”, es decir, las drogas pueden ser vendidas en los mostradores, pero no se pueden abastecer legalmente. Aunque ha habido muchos debates sobre esta inconsistencia, hasta la fecha ninguna solución se ha acordado. Junto con el sistema de los coffee shops, el cultivo y la posesión de pequeñas cantidades de cannabis (hasta 5 g) para uso personal, en principio, no serían procesados.

Una evaluación de la política de drogas holandesa en el 2009 encontró que los coffeeshops eran la principal fuente de cannabis para los usuarios (pero no la única fuente), los mercados de drogas blandas y duras se mantuvo separada, y el uso de cannabis por parte de adultos era relativamente bajo en comparación con otros países europeos. Sin embargo, el uso de menores de edad fue alto, hubo molestias por el turismo de la droga, y el sector estaba cada vez más comercializado con el interés para el crimen organizado. Los desarrollos legales más recientes fueron en parte como respuesta a esta evaluación. El 1 de marzo del 2015, un nuevo artículo a la Ley del Opio entró en vigor prohibiendo actividades que preparen o faciliten el cultivo ilegal y el tráfico de cannabis.

Legalización en las Américas: la venta de producción y al por menor

L-770-Dispensary-Victory-10-07-13 (1)En el 2012, los votantes de los Estados Unidos en Colorado y el estado de Washington aprobaron propuestas para establecer sistemas de ámbito estatal para la distribución regulada de cannabis con fines no médicos (a diferencia de los sistemas la “marihuana medicinal” ya existían en 18 estados de Estados Unidos). Los objetivos declarados de los sistemas eran para liberar recursos y  combatir los crímenes violentos y de propiedad, regular el comercio visible y obtener ingresos fiscales de este tipo de comercio.

Al igual que en los Países Bajos, los sistemas utilizan puntos de venta autorizados, establecen límites de edad (21 años, como para el alcohol), restringen la publicidad, limitan la posesión personal (hasta 1 oz / 28 g) y prohíben el uso en público. A diferencia de los Países Bajos, establecen un sistema estatal de licencias para la producción y procesamiento para abastecer los puntos de venta. Los sistemas comenzaron a funcionar en el 2014, Colorado en enero y el estado de Washington en julio. Las normas de aplicación se han establecido con paralelismos con el alcohol y la regulación del tabaco. Ambos estados tenían industrias de marihuana médica pre-existentes. Y en el caso de Colorado, la llegada con la Constitución con la que fue legalizado el cannabis y la existencia de una industria de cannabis medicinal de gran alcance ha impedido el desarrollo de regulaciones estrictas que estén diseñadas principalmente para proteger la salud pública.

Hasta la fecha, no hay informes significativos de Colorado que sugieran las preocupaciones iniciales sobre el aumento de la delincuencia, los accidentes de vehículos de motor, y la pérdida de productividad que no se han cumplido; la salud a largo plazo y los impactos sociales requerirán más tiempo para ser evaluados correctamente. Debe quedar claro que en ambos estados la marihuana medicinal vagamente regulada ya había existido durante varios años, por lo que estos cambios legales son más graduales de lo que parecen.

Algunos profesionales de la salud han planteado preocupaciones legítimas sobre la venta de algunos productos comestibles muy potentes. Colorado reportó $ 44 millones de ingresos fiscales en el año 2014, mientras que el estado de Washington reportó 16 millones de dólares en impuestos al consumo en el segundo semestre del año, además de las ventas y derechos de licencia. En noviembre de 2014, los estados de Oregon y Alaska votaron a favor de los sistemas de regulación similares, mientras que Washington DC votó a favor de un sistema que legalizaría únicamente el cultivar en el hogar y la transferencia no comercial de hasta 28 g (es decir, no hay puntos de venta). Los mercados de marihuana medicinal han existido en cada una de estas jurisdicciones, reforzando que el hecho de que el movimiento hacia el cannabis legal no médico no se hace en un solo salto.

Estos sistemas en todo el estado están en directa contravención con la ley federal, donde tanto la posesión y suministro de cannabis son delitos penales. El Departamento de Justicia de Estados Unidos emitió una guía en agosto del 2013 dirigiendo a los fiscales federales a dar prioridad a ocho áreas de aplicación, incluida la venta a menores de edad, los ingresos que van a las bandas criminales y el desvío a otros estados. Más allá de estas áreas, el gobierno federal se basará en los estados para que hagan cumplir sus leyes.

Una orientación adicional se emitió en febrero del 2014 para las instituciones financieras para prestar servicios a las empresas relacionadas con la marihuana; esto también es un delito federal pero los tamaños resultantes de las transacciones y del almacenamiento de efectivo se había convertido en una preocupación por la aplicación de la ley en sí misma. Mientras tanto,  propuestas adicionales similares para la regulación se están elaborando en varios Estados estadounidenses y preparándose para noviembre del 2016, aunque en el estado de Vermont es el legislador, en lugar de los votantes, quien están expresando interés en la promulgación de un modelo regulatorio.

Los sistemas estatales holandeses y estadounidenses siguen siendo – de diferentes maneras – un poco en conflicto con sus respectivas  legislaciones nacionales. Sin embargo, en Uruguay una ley nacional del 2013 permite al Estado regular la oferta y el consumo de cannabis a través de tres canales. La ley permite a los usuarios registrados cultivar en el país, pertenecer a un club social de cannabis, o adquirir cannabis regulado por el gobierno a través de las farmacias con licencia.

MON52. MONTEVIDEO (URUGUAY), 10/12/2013.- Manifestantes participan hoy, martes 10 de diciembre de 2013, durante la denominada Última marcha con la marihuana ilegal, convocada por los colectivos que han promovido la legalización del consumo de cannabis en Uruguay en Montevideo (Uruguay). La marcha une la céntrica plaza Cagancha (Libertad) y el Palacio Legislativo, donde el senado discute la ley que legaliza la producción y venta de la marihuana en el país que hoy alcanzará sanción definitiva, debido a que ya fue aprobada en diputados. EFE/Sandro Pereyra

El objetivo declarado de la ley es reducir el daño causado por el mercado ilícito y ofrecer oportunidades de educación y prevención. Todos los usuarios deben estar registrados por el Estado. Este es administrado por el Instituto para el Control y Regulación de Cannabis (IRCCA). Los usuarios pueden tener hasta seis plantas en flor en su casa, o comprar hasta 40 g cada mes de una farmacia, o unirse a un club de cannabis de 15 a 45 miembros que pueden cultivar hasta 99 plantas; todos los productores y usuarios deben estar registrados en el IRCCA. El cultivo no autorizado o la oferta sigue siendo punible con 20 meses a 10 años de prisión.

Mientras que los modelos para el cultivo de origen y los clubes han entrado en funcionamiento a partir de octubre de 2014, el suministro para farmacias se ha retrasado por problemas de cultivo, aunque ahora se espera que comience a finales del 2015.

Una comparación más detallada de los reglamentos de cannabis en el Norte y Sur América es una publicación de la CICAD, el Drogas Comisión Interamericana para el Control del Abuso .

Comparación de las leyes

Países Bajos Estado de Washington Colorado State Uruguay Oregon State Estado de Alaska Distrito de Columbia
Nivel de la ley Las directrices nacionales fiscal La ley estatal (conflicto con la ley federal) Constitución del Estado (conflicto con la ley federal) La legislación nacional La ley estatal (conflicto con la ley federal) La ley estatal (conflicto con la ley federal) La ley estatal (conflicto con la ley federal)
Organismo regulador Municipio Junta de Control de Bebidas Alcohólicas del Estado de Washington Departamento de Ingresos de Colorado Instituto para el Control y Regulación de Cannabis Comisión de Control de Bebidas Alcohólicas de Oregón (LCC) Junta de Control de Bebidas Alcohólicas N / A
Límite de edad para la posesión 18 21 21 18 21 21 21
Creciendo en casa Hasta cinco plantas si para uso propio: profesional no permitidos No permitido Hasta seis plantas, tres en flor (no se puede vender) Hasta seis plantas / 480 g Hasta cuatro plantas Hasta seis plantas Seis plantas, solamente tres en flor. No más de 12 plantas en total para la unidad multi-ocupante.
Cantidad máxima permitida por la posesión 5 g (límite para la investigación)
30 g (límite para su enjuiciamiento)
1 oz (28.5 g) 1 oz (28.5 g) 40 g 1 oz (28.5 g) 1 oz (28.5 g) 2 oz (57 g)

por -
0 4.845 vistas
AFP PHOTO / Claudio SANTANA

El consumo de drogas entre los adolescentes de América es “muy alto” y la percepción de riesgo frente al uso ocasional de esas sustancias es “muy baja”, según el “Informe sobre el Uso de Drogas de las Américas de 2015” presentado hoy por la Organización de Estados Americanos (OEA). El estudio, además, posicionó a Chile como el país con mayor consumo de marihuana entre adolescentes y entre las naciones donde más de la mitad los jóvenes entre 13 y 17 años han consumido alcohol durante el último años.

La investigación, elaborada por la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) de la OEA, revela el alto consumo de alcohol en jóvenes de entre 13 y 17 años, el aumento del consumo de marihuana en este sector de la población y la “precocidad” en el consumo de éxtasis y sustancias inhalables.

El informe se presentó en el marco del 57 periodo ordinario de sesiones de la CICAD, que tiene lugar entre hoy y el viernes en la sede de la OEA en Washington y donde comienza a negociarse el nuevo Plan de Acción Hemisférico sobre Drogas 2016-2020, que los países miembros aprobarán en noviembre.

La prevalencia del consumo de alcohol entre los estudiantes de secundaria en el continente oscila entre un 20 por ciento y un 70 %, según la investigación.

Más de la mitad de los estudiantes de secundaria en Antigua y Barbuda, Argentina, Barbados, Chile, Colombia, Dominica, Granada, Paraguay, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Surinam y Uruguay consumieron alcohol durante el último año.

En Bahamas, Belice, Canadá, Estados Unidos, Jamaica, San Cristóbal y las Nieves y Trinidad y Tobago la prevalencia osciló entre un 40 % y 50 %, mientras que las tasas de consumo más bajas, de un 20 % o inferiores, se observaron en Ecuador, El Salvador y Venezuela.

Respecto a la marihuana, su consumo entre los jóvenes creció en todos los países del continente con excepción de Perú, mientras que Chile es el país con mayor consumo de esta droga en la región.

En Uruguay, en el periodo 2003-2014 el consumo de marihuana se duplicó, pasando del 8,4 % al 17 %.

 

por -
0 128 vistas

El subsecretario de Estado para Antinarcóticos y Seguridad de EEUU, William Brownfield, ha reconocido esta semana que Estados Unidos va a estudiar “el impacto de la legalización de las drogas” de una forma “científica y objetiva”, pero consideró que sería “simplista” pensar que con la despenalización “se resuelve el problema”.

El jefe antidrogas de Estados Unidos dijo entre las fronteras de Colombia y Panamá que “Hay que buscar una política pragmática y seria sin caer en el simplismo” refiriéndose a la legalización de las drogas. Este viernes el “zar antidrogas” estadounidense liderará la delegación de su país en Guatemala donde será participe de la asamblea general extraordinaria que celebrará la Organización de Estados Americanos (OEA) centrada en las políticas antidrogas en el continente.

El viernes dentro de la reunión de la OEA se tendrá un “dialogo” sobre las políticas, estrategias y procesos antidrogas a nivel mundial comento Brownfield quien volvió a recordar que los estados de su país, Colorado y Washington ya “habían decidido legalizar el consumo de marihuana, la producción y venta del cannabis, en contra del gobierno federal”.

El Gobierno de EEUU “ha decidido marcar ocho categorías que vamos a monitorear” en los estados que han decidido legalizar la marihuana como: los accidentes relacionados con el consumo de cannabis; el número de menores que la consumen; los ingresos hospitalarios a causa de su consumo; y el número de detenciones cerca de escuelas e iglesias.

“Hasta cierto punto es un experimento: vamos a estudiar el impacto de la legalización de una forma científica y objetiva”, reiteró.

“El gobierno de Estados Unidos no dice que la encarcelación sea solución al problema, es más un problema de salud pública que merece una solución basada en la salud”, añadió Brownfield.
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, dijo en una entrevista a Acan-Efe que después de décadas de negarse a hacerlo, los Estados Unidos por fin abrían las puertas a por lo menos hablar de despenalización.

El subsecretario estadounidense antidrogas confirmó que en la reunión extraordinaria de la OEA se hablará, se debatirá, se conversará y se dialogará sobre las diferentes estrategias para combatir el problema de las drogas mencionando a países que ya han avanzado hacia la legalización como Uruguay, Países Bajos, Portugal y Suiza.

 

por -
0 523 vistas
Denver cannabis Colorado

-Veinte estados y el Distrito de Columbia permiten la distribución y consumo cannabis terapéutico. Nueva York plantea legalizar su uso en determinados hospitales

-Tras Colorado, el Estado de Washington trabaja por abrir el segundo mercado público de cannabis y Alaska inicia el debate para legalizar el consumo recreativo

-En Uruguay, el presidente del Gobierno aprobó la despenalización del comercio de cannabis en diciembre de 2013. Otros países del Cono Sur estudian iniciar el debate

El consumo de marihuana medicinal empieza a ser visto con normalidad en casi la mitad de Estados Unidos. Con Nueva York, cuyo gobernador Andrew Cuomo anunció este miércoles que pondrá en marcha un plan para permitir el uso terapéutico del cannabis, serán 21 los estados más el Distrito de Columbia los que regulen su distribución y posesión con fines médicos.

Además, el pasado 1 de enero, Colorado se convirtió en el primer estado en legalizar la venta de marihuana para uso recreativo, concediendo licencias para su venta así como para la instalación de centros de cultivo. En Año Nuevo abrieron sus puertas una veintena de tiendas, la mayoría en Denver, y las largas colas que se formaron son indicativo de que clientes no van a faltar.

También en el Cono Sur, esta sustancia comienza a ser tratada como el alcohol y el tabaco. Un día después de Navidad y después de más de seis meses de debate, el presidente José Mújica firmó la ley que despenaliza el comercio de marihuana y que autoriza a los ciudadanos a cultivar su propio cannabis y comprar 40 gramos al mes. Esta legislación supone un cambio de estrategia del gobierno para poner coto a los cárteles de la droga. La decisión fue aplaudida por otros líderes latinoamericanos como el expresidente de México, Ernesto Zedillo; el de Brasil, Henrique Cardoso; y el de Colombia, Ernesto Samper. En otros países, como Perú, empieza a plantearse la necesidad de debatir su legalización.

Cultivo y venta para uso médico

En Estados Unidos, el uso, la posesión y la venta de marihuana sigue siendo ilegal a nivel federal. Otra historia es a nivel estatal. Desde mediados de los 90 – California legalizó el consumo con fines terapéuticos en 1996-, la despenalización de la adquisición y consumo de marihuana se ha extendido paulatinamente. Pero siempre, con receta. En agosto de 2013, Illinois se sumó al grupo de estados que permiten el cannabis medicinal. Arizona, New Jersey, Maine, Rhode Island o Vermont, entre otros, permiten ya este uso.

El gobernador de Illinois, Pat Quinn, firmó la ley que autoriza el consumo de esta droga a pacientes cualificados en agosto de 2013; cerca de 40 enfermedades como el cáncer, la hepatitis C, el VIH, la artrosis reumatoide o la esclerosis múltiple pueden ser tratadas con marihuana. Con este fin se autorizaron veinte centros de cultivo y sesenta dispensarios.

La nueva legislación de Illinois entró en vigor el pasado 1 de enero, el mismo día que Colorado ponía en marcha el primer mercado público de marihuana. Una decisión que adoptaron los ciudadanos en referéndum en noviembre de 2012 y que el gobernador demócrata John Hickenlooper firmó en julio de 2013, después de meses de debate y trabajos para determinar cómo debería llevarse a cabo la regulación del cannabis.

El negocio de ‘oro’ de Colorado

Desde bien temprano, turistas y residentes de Colorado guardaron cola en Año Nuevo para comprar marihuana legal, sin necesidad de presentar receta. Ese día abrieron cerca de 20 tiendas autorizadas en Denver -que se podían localizar a través del mapa facilitado por el departamento de policía de la capital, por ejemplo-. Una semana después, el balance era positivo desde el punto de vista económico y policial.

El departamento de Denver sólo había firmado cuatro denuncias por consumo público, ya que está expresamente prohibido, y los ingresos habían superado los cinco millones de dólares, según recogió el diario Huffington Post a partir de los datos facilitados por los propietarios de las tiendas.

El Gobierno estima que durante este ejercicio las ventas podrías ascender a 600 millones de dólares (444 millones de euros, aproximadamente) entre el comercio minorista y al por mayor. En 2012, los ingresos por la adquisición de cannabis terapéutico alcanzaron los 350 millones de dólares.

La marihuana legal está gravada con impuestos, como sucede con el tabaco y el alcohol por ejemplo, así el estado confía en recaudar una buena suma de dólares en 2014. En la consulta popular realizada en 2012 se explicó a los ciudadanos que los primeros 40 millones que se obtuvieran se destinarían a construir escuelas públicas; el resto se utilizaría para la puesta en marcha de campañas explicativas y de concienciación sobre el uso de la marihuana.

Sin duda, uno de los puntos más controvertidos de la apertura del primer mercado de cannabis es el potencial acceso de los más jóvenes a esta marihuana legal -aunque sólo de puede vender a partir de 21 años- y los efectos adversos que puede tener su consumo. Los doctores apuntan hacia alteraciones en la memoria y el síndrome amotivacional como consecuencia del tetrahidrocannabinol, más conocido como THC.

Mercado público con prohibiciones

La puesta en marcha de este mercado y la obtención de licencias no es sencillo, especialmente para aquellos que parten de cero. De hecho, la división estatal que se ocupa de la concesión, advierte de que hasta julio de 2014, sólo los titulares de dispensarios de cannabis terapéutico y con buenas referencias podrán solicitar la licencia para venta minorista recreativa. Hasta la fecha, Colorado ha concedido 136 autorizaciones para la venta de marihuana – el 72% están localizadas en Denver- y 178 para instalaciones de cultivo.

Los vendedores oficiales están en la obligación de comprobar que los clientes tienen 21 años y de disponer de cámaras enfocando las cajas registradoras. Los residentes en el estado pueden adquirir hasta una onza (28,3 gramos). Una cantidad que se ve reducida hasta los 7 gramos para los turistas, que sólo podrán consumirlo en Colorado. La legislación prohíbe expresamente abandonar el estado con droga. El consumo público de cannabis está prohibido y en espacios que se rigen por leyes federales -como parques nacionales, por ejemplo, la posesión está penada hasta con seis meses de cárcel y 5.000 dólares de multa.

Próximos en sumarse

Esta experiencia pionera dejará de ser única en unos meses. Está previsto que el estado de Washington ponga en marcha su propio mercado de marihuana en unos meses después de que el Gobierno aprobase la legalización del cannabis recreativo.

En otras partes del país, el debate parece imparable. Es el caso de Alaska, donde se han recogido más de 45.000 firmas para regular la venta de cannabis, según informó la cadena CNN, y sólo se necesitan 30.000 para que se someta a votación en el estado. En Alaska -como antes en Colorado- es legal la compra de marihuana con receta y el cultivo de hasta seis plantas.

Se estima que para 2016, otros estados como Arizona, California, Maine, Massachusetts, Montana y Nevada podrían dar un paso más en la normalización del consumo de marihuana.

Otros, como Nueva York, sólo apuntan a levantar ligeramente la mano en el consumo de esta sustancia. El plan del gobernador Andrew Cuomo pasa por facilitar la prescripción de cannabis en 20 hospitales del estado y para un número reducido de enfermedades. Después de varios años oponiéndose a su legalización, parece que los pasos dados en otros estados han empujado a Cuomo a cambiar de estrategia.

A este ritmo, la penalización de la distribución y el consumo de marihuana será minoritaria en Estados Unidos en unos años. Por Carolina Martin

Publicado en Zoom News