LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Prehistoria marihuana"

Prehistoria marihuana

0 874 vistas
Tim McDonagh

A principios de la Edad de Piedra los seres humanos en Europa y Asia comenzaron de forma independiente a utilizar una nueva planta: el cannabis.

Esa es la conclusión de una revisión de la arqueología de cannabis, que también conecta una intensificación del consumo de cannabis en Asia Oriental con el aumento del comercio transcontinental en los albores de la Edad del Bronce, hace unos 5000 años.

Los Yamnaya de Eurasia central, se cree que eran una de las tres tribus clave fundadoras de la civilización europea, dispersas hacia el este se cree que fueron los que extendieron el cannabis, y, posiblemente, su uso psicoactivo, en toda Eurasia.

El polen, flores y fibras de cannabis han estado apareciendo en las excavaciones arqueológicas de Eurasia durante décadas.
Tengwen Long  y Pavel Tarasov de la Universidad Libre de Berlín, Alemania, y sus colegas compilaron una base de datos de esta literatura arqueológica para identificar las tendencias y patrones de consumo prehistórico de cannabis.

A menudo y según los investigadores, se supone que se utilizó por primera vez el cannabis en algún lugar de China o Asia Central.

Algunos de los más recientes estudios incluidos en la base de datos sugieren que la hierba entró en el registro arqueológico por Japón Europa del Este casi al mismo tiempo, entre aproximadamente del 10.200 a 11.500 años atrás.

“La planta de cannabis parece haber sido distribuida ampliamente tan pronto como hace 10.000 años, o incluso antes,” dice Long.

Cannabis como cultivo comercial

crop-hemp (1)Los investigadores sugieren que diferentes grupos de personas en todo el continente euroasiático comenzaron de forma independiente a utilizar la planta en ese momento, tal vez por sus propiedades psicoactivas o como fuente de alimento o medicina, o incluso para crear tejidos con sus fibras.

Sin embargo, Tarasov y Long sugieren que sólo el cannabis que estaba en el oeste de Eurasia fue luego utilizado regularmente por los seres humanos durante milenios. Los registros más antiguos de su uso en el Este de Asia están bastante dispersos, dice Long.

Este patrón parece haber cambiado hace unos 5.000 años, en el comienzo de la Edad del Bronce, cuando el consumo de cannabis en Asia Oriental, aparentemente se intensificó.

Tarasov y Long piensan que ese tiempo fue importante. En ese época los pastores nómadas de la estepa euroasiática dominaban la monta a caballo, lo que les permitía cubrir grandes distancias y empezar a forjar redes comerciales transcontinentales, las mismas rutas que se convertirían varios miles de años después en la famosa Ruta de la Seda.

Este temprano “Camino de bronce” permitió difundir todo tipo de materias primas entre el oeste y el este, pudiendo incluir el cannabis.

“Es una hipótesis que requiere más evidencia para probarla”, dice Long, pero señala que el alto valor del cannabis lo habría hecho un bien ideal intercambiable en el momento “un cultivo de efectivo”

Líneas independientes y evidencias sugieren que productos y personas estaban en movimiento en la edad del bronce. Por ejemplo, Long dice que el trigo, que se cultiva hace unos 10.000 años en el Cercano Oriente, apareció por primera vez en China hace 5000 años.

Los estudios de ADN antiguo publicados en los últimos años también confirman que una población de pastores nómadas de la estepa, los Yamnaya, comenzaron con la difusión de este a oeste también en esa época.

Edad de Piedra

Rob Clarke en la Asociación Internacional de cáñamo en Amsterdam, los Países Bajos, que ha escrito mucho sobre la prehistoria de cannabis, celebra la labor de esta puesta al día y dice que respalda las conclusiones de que el cannabis fue domesticado en más de un lugar. El proyecto de enlace entre la difusión del cannabis y los cambios en los albores de la Edad del Bronce no le sorprende.

prehistoricoDebido a que la gente puede consumir cannabis de muchas maneras, no podemos estar seguros de que su propagación en la edad de bronce se relacionase específicamente a sus propiedades psicoactivas, dice Ernest Small de Agriculture y Agri-Food Canada en Ottawa.

Sin embargo, hay razones para creer que sus propiedades psicoactivas fueron un factor. Algunos investigadores han sugerido que semillas de marihuana quemadas y encontradas en sitios arqueológicos sugieren que los Yamnaya llevaban la idea con ellos de fumar cannabis a medida que se extendieron a través de Eurasia .

David Anthony del Hartwick College en Oneonta, Nueva York, que estudia a los Yamnaya, dice que la población puede haber consumido cannabis por sus propiedades psicoactivas en ciertas ocasiones especiales. “La expansión del consumo de cannabis como droga parece estar ligada a los movimientos fuera de la estepa“, dice. “El cannabis podría haber sido reservado para fiestas o rituales especiales.”

Lo que es más, Barney Warf en la University of Kansas en Lawrence dice que sabemos de los primeros historiadores griegos que después de la edad de bronce los pastores nómadas de la estepa que vinieron después de los Yamnaya – los escitas – utilizaban regularmente el cannabis como una droga.

“Se dice acerca de los escritos de Heródoto que los escitas pasaban el rato ahumando cannabis en la península de Crimea” dice.

Warf dice que el nuevo trabajo es fascinante, y que debe animar a más investigadores a explorar la historia y la prehistoria del cannabis. “Creo que hay una historia no contada en gran parte del cannabis en Europa desde la Edad del Bronce hasta el Renacimiento”, dice.

Revista de referencia: historia de la vegetación y Arqueobotánica , DOI: 10.1007 / s00334-016-0579-6

1 1.695 vistas

Una nueva investigación afirma que los patrones geométricos en las pinturas paleolíticas son una evidencia del gusto por los alucinógenos

Pinturas rupestres prehistóricas en todos los continentes tienen patrones geométricos similares y no porque los primeros humanos estaban aprendiendo a dibujar como pre-escolares del Paleolítico, sino porque estaban drogados y sus cerebros tienden a tener una predisposición biológica a “ver” ciertos patrones, especialmente durante los estados que alteran la conciencia.

Los primeros artistas según esta tesis (la humanidad no sólo se tambalea debido a las actividades que alteran la mente) buscaron deliberadamente esos estados elevados y dieron un mayor significado a esas visiones comunes según afirman en un  nuevo documento   un equipo internacional de investigadores.

Su tesis explora curiosamente el “mind biológicamente encarnada”, sostienen que dio lugar a similitudes en el arte paleolítico y en diferentes continentes que datan de 40.000 años. También se pueden ver en los patrones de la pintura corporal que se remontan aún más, de acuerdo con descubrimientos arqueológicos recientes.

En su esencia, esta teoría desafía la noción largamente sostenida de que el primer arte y sus artistas estaban simplemente tratando de dibujar el mundo externo. En cambio, se considera que el arte rupestre es como una mezcla deliberada de los rituales que inducen estados alterados de los participantes, junto con la química del cerebro que provoca ciertos patrones visuales en los primeros cronistas de la humanidad.

Dicho de otra manera, si Jackson Pollock podía emborracharse y hacer en sus cuadros salpicaduras, mientras que su cabeza le estaba dando vueltas, los hombres y mujeres primitivos podían comer plantas psicodélicas y comenzar a pintar en paredes de cuevas, en parte, con la presentación de modelos impulsados ​​por la bioquímica del cerebro, vistos como que tienen importancia super-sensorial.

“La prevalencia de ciertos patrones geométricos es simbólico en el material de muchas culturas prehistóricas, comenzando poco después de la aparición de nuestra especie biológica y continuando en algunas culturas indígenas hasta la actualidad, se explica en términos de los contenidos característicos de determinadas experiencias biologicas alucinantes” los investigadores presumen.

Por supuesto, uno no puede plantear que los pintores rupestres prehistóricos consumían drogas sin levantar un par de preguntas, ¿como y por qué se “colocaban” y se mantenían “colocados” en los mismos tipos de formas? Los científicos comienzan citando la investigación de décadas explorando el uso de drogas en las culturas indígenas y sugieren que algunas alucinaciones son inducidas por el cerebro, literalmente la estructura celular “neural” del cerebro.

“Los investigadores también afirman que por lo general las alucinaciones geométricas experimentadas por el sujeto son representaciones mentales de estos patrones neuronales”, escriben. “Sin embargo, si bien estos modelos neuronales son capaces de reproducir algunos de los patrones geométricos que se encuentran en el arte prehistórico y experiencias visuales no ordinarias, su alcance sigue siendo muy limitado.”

cueva rupestre marihuanaAsí que la biología del cerebro juega un papel, pero no es suficiente para dar cuenta del antiguo arte pop y sus tendencias! El cerebro podría ser la generación de los mismos tipos de patrones, pero los primeros artistas-chamanes fueron más allá. Como muchos humanos de hoy exploran la conciencia, al parecer, no sólo les gustó lo que vieron y crearon rituales para inspirar su arte, también creían que lo que veían era más especial que la rutina de su vida cotidiana.

“Especulamos que las dinámicas autosostenibles pueden explicar por qué estas alucinaciones geométricas se experimentaron más significativamente que otros fenómenos, y al mismo tiempo su dinámica neuronal subyacente puede haber servido para mediar y facilitar una forma imaginaria de decisiones que no está obligada al entorno inmediato “, dijeron los científicos.

Traducido, se reduce a esto: Los pintores rupestres tenían rituales que implicaban tomar drogas (sin duda de plantas) que se consumían en un frenesí para llegar a este estado creativo. Este comportamiento y los mismos resultados se observaron por académicos de 1960 cuando estudiaban los efectos del peyote, un cactus alucinógeno que se encuentra en América del Norte.

“Las experiencias visuales no ordinarias se caracterizan a menudo por el mismo género de formas geométricas abstractas, y que se clasifican en cuatro categorías de constantes forma: (1) rejas, celosías, grecas, filigranas, panales y tableros de ajedrez, (2) telarañas; ( 3) túneles y embudos, callejones, conos, vasos, y (4) espirales “, escriben, citando una investigación de peyote.”Curiosamente, estas constantes resultaron parecerse a muchos de los motivos abstractos que a menudo se asocian con el arte prehistórico en todo el mundo, incluyendo el arte rupestre paleolítico de Europa.”

Pero, ¿por qué la gente en todos los continentes y culturas pueden verse registrarse las mismas formas?

“Por supuesto, todavía queda por explicar por qué estos motivos particulares fueron muy apreciados por los artistas y cómo estas personas se convirtieron en artistas capaces de expresión simbólica en primer lugar”, escriben. “Tiene sentido para investigar si los mecanismos biológicos que subyacen a la producción de estos fenómenos visuales puede ser objeto de un análisis en términos de inestabilidad de Turing [un nombre científico para la reacción bioquímica en el cerebro que lo ata a una propensión s ciertos patrones].”

El documento es muy técnico, pero las imágenes que se dice que se generen por los centros neuronales específicos vinculados a las imágenes se parecen a las plantillas de un montón de cartelistas de 1960, como Peter Max y la escena de rock psicodélico de San Francisco.

¿Por qué ellos gravitan en torno a estos patrones? Porque las imágenes se ven o se sienten al tener una experiencia super-sensorial y por lo tanto parece estar imbuido de significado cósmico. Dicho de otra manera, las personas que tienen un colocón tienden a encontrar magia en detalles simples.

“Cuando estos patrones visuales se ven durante los estados alterados de la conciencia son experimentados directamente como altamente cargado de significado” y que postulan. “En otras palabras, los patrones se perciben directamente como de alguna manera significativa y por lo tanto se ofrecen a sí mismos como motivos sobresalientes para su uso en rituales.”

Los científicos admiten que la ciencia atada aún no está lista para esta explicación.

“Claramente, la neurofenomenología no está lo suficientemente avanzada como para explicar el contenido concreto de estas experiencias y no explica satisfactoriamente por qué las experiencias se caracterizan por una significado tan intensamente sentido”, escriben.

El trabajo es fascinante. Por un lado, uno puede postular que la humanidad ha evolucionado. Todo lo que se tiene que hacer es abrir un libro sobre  el arte  Hombre en el desierto de Nevada. Gran parte de la expresión parece ser una consecuencia de un proceso deliberado de conciencia en expansión-ritual y posterior creatividad. Y en comparación con las paredes de la cueva, son es un poco más diversos y enrarecidos.

Por Steven Rosenfeld

Fuente Salon traducido por La Marihuana