Ladrones de marihuana, otra plaga del cannabis

Ladrones de marihuana, otra plaga del cannabis

por -
0 3.612 vistas

País Vasco.- La temporada de robos de marihuana se ha abierto un año más en Aramaio. Los baserritarras de la zona vuelven a ser atemorizados por los asaltantes que campan por barrios rurales y caseríos en busca de plantaciones de esta hierba con propiedades estupefacientes «cuya tenencia es ilegal, y además está penada», según la Ertzaintza. Su cultivo y consumo sólo está permitido con fines terapéuticos y siempre con la preceptiva autorización de Sanidad.

Preocupación y alarma

La preocupación y alarma de los baserritarras ha alcanzado este año nuevas cotas después de que una vecina de Barajuen fuera golpeada por un vehículo a la fuga. Los hechos ocurrieron el pasado sábado día 10, cuando varios desconocidos fueron sorprendidos hacia las 8.00 de la mañana merodeando por las inmediaciones de un caserío del citado barrio rural. Ante la aparición de los propietarios, los ladrones emprendieron apresuradamente la huida a bordo de un automóvil con cuyo espejo retrovisor golpearon y derribaron a la mujer, que resultó herida.

Un baserritarra de Aramaio que hablaba bajo la condición de anonimato aseguraba que los ladrones de marihuana «llevan ya unos quince días rondando» por los caseríos de la vecina localidad alavesa. Acechan por campos y huertas a la búsqueda de plantaciones de marihuana, a las que, una vez localizadas, «regresan transcurridos algunos días para robar siempre al amparo del amanecer o del anochecer». Las andanzas de estos cacos que, según opina este baserritarra, «son jóvenes procedentes de localidades próximas de Gipuzkoa y Araba», suscitan la inevitable alarma e inseguridad entre los aramaioarras. Temen que los robos vayan a más y no se limiten sólo a las plantaciones de marihuana que crecen discretamente en lugares poco visibles. El carácter rural y la dispersión geográfica de los barrios y caseríos de Aramaio contribuyen a acrecentar el temor a la irrupción de estos merodeadores a la búsqueda de marihuana que robar.

La situación, según este baserritarra, se repite año tras año. Siempre por estas fechas. Aunque a la marihuana «aún le faltan un par de meses para alcanzar su maduración óptima». Los ladrones, en todo caso, no parecen tan exigentes con respecto a la madurez de la cosecha.

Autodefensa

La tensión y el cabreo es palpable entre los baserritarras, que hablan abiertamente de adoptar métodos de autodefensa. Nadie sabe lo que puede suceder si se produce un encuentro entre propietarios y ladrones, pero de las palabras de este aramaioarra se deduce que el enfrentamiento puede acabar bastante mal para estos cacos recolectores de marihuana ajena. Sobre todo teniendo en cuenta que «tenemos apuntadas alguna que otra matrícula», al parecer correspondiente a algunos de estos rondadores.

Los baserritarras «estamos muy, muy cabreados y tenemos ganas de darles un buen escarmiento», aseguraba este vecino. Pero mientras tanto los ladrones continúan actuando impunemente, y el miedo anida entre los baserritarras, cultiven o no marihuana, como obviamente es el caso de la inmensa mayoría de los aramaioarras. En especial la gente mayor o los residentes en caseríos aislados son, por lo general, los más vulnerables a la acción de los ladrones y asaltantes de todo tipo y pelaje.

 

Fuente DiarioVasco

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 23 vistas
Los investigadores aseguran que están en condiciones de posicionar al Laboratorio como centro de producción de sustancias que sirvan para el control de calidad del aceite

0 104 vistas
¿Qué efecto te hacen los comestibles? Más de uno de los que consumen cannabis por primera vez se lo ha preguntado.

1 744 vistas
La maquina o robot llamada Seedo cuando tiene tu planta de marihuana preparada y en condiines de usar te avisa al telefono

0 282 vistas
"Esta florcita llegó a mi vida después de que reventé mi hígado y mi cabeza con el alcohol", dijo el músico.