Liarse el porro a la cabeza

Liarse el porro a la cabeza

por -
0 701 vistas

Escrito por Francia Esteves.

Quizás ya va siendo hora de que desterremos esa imagen de chavales marginales tirados en la calle, mal vestidos, con los ojos rojos y las pupilas dilatadas. Seguramente vaya siendo hora de asumir que ya no son chavales, ni son solo chicos, ni mucho menos marginales o delincuentes en potencia.

Para muchos fumar ‘maría’ es como fumarse un buen puro para los señores de antes. Y a ellos, a los de los porros, sus ojos se les inyectan en sangre y las pupilas se les ditalan en sus casas, en plan normal, en los coffee shops (por ahora) o en las asocaciones cannábicas (que están también por verse).

 El caso de Holanda

Como de costumbre, en los países nórdicos van un paso (o muchos) por delante de nosotros. Por todos es sabido, y de ahí viene gran parte de su fama, que en Amsterdam es legal consumir marihuana y hachís desde 1976 pero legal, y esto queda claro, no es libre, existen normas y se cumplen: se mayor de 18 años, solo pueden consumirse en los famosos coffee shops donde se venden hasta5 gramosal día por persona y no pueden almacenar más de medio kilo en el establecimiento. Y no, no se consume en la calle libremente.

En el Barrio Rojo el reclamo son los ‘brownies de maría’ y la visión del sexo. ¿Qué más se podía pedir? Pues restricción. Poco a poco, los países bajos no han tenido más remedio que agachar la cabeza e ir rindiéndose al rancio abolengo del resto dela Unión Europea. Los coffee shops no van a poder vender sus caramelitos ilegales a turistas. En mayo de este año, el Gobierno holandés tomó la decisión en pos de la erradicación de la criminalidad y el tráfico asociado a dichos negocios. La norma ya es efectiva en 3 provincias: Limburg, Noord Brabant y Zelanda, y en 2012 (y quizás entonces sí se acabe el mundo para muchos) se extenderá al resto del país. Solo ciudadanos holandeses que estén inscritos por un año en el establecimiento, con un límite de 1500 inscritos, podrán comprar marihuana y hachís.

¿Qué ocurrirá con competiciones tan míticas en el mundillo como la “Cannabis Cup”? Celebrada desde1988 afinales de noviembre y en la ser Juez o, lo que es lo mismo, poder probar toda la hierba que haya, vale 200 euros. Este año ya se ha unido una redada policial a la fiesta y en el video podemos escuchar como el presentador inaugura la “High Times” según él “más fuertes que nunca” ya que ya saben como es fumar escondidos por ahí (En inglés, perdonen la molestia).

En este año, despídanse de la ciudad de la tolerancia como tal y no se engañen, el turismo holandés se verá más que afectado cuando se cierre el grifo. Lo políticamente correcto, y totalmente falso, sería negar que uno de los mayores reclamos de la zona es precisamente la tranquilidad de un consumo legal, variado y de calidad por más que también sea un centro cultural con canales preciosos.

La perspectiva española

Hace más de 20 años que existen asociaciones cannábicas, algo así como clubes de fumadores, que cultivan y distribuyen la ‘marijuana’ en un circuito cerrado formado por socios. Algunas diferencian entre socios ‘recreativos’ y socios ‘terapéuticos’, éstos últimos suelen ser enfermos de cáncer, SIDA, fibromialgia y otras dolencias en las que se ha demostrado un efecto beneficioso del cannabis. Pero tampoco son la mayoría de los socios. Ni los enfermos justifican las asociaciones ni las asociaciones buscan justificación en ellos. Los que fuman porque quieren son la fuerza activa de las mismas.

Pero no nos confundamos, nuestro país no es el paraíso del porreta. El Código Penal español castiga los delitos contra la salud pública, concretamente, la elaboración, despacho o suministro de la sustancia nociva para la salud. Así, hecha la ley, hecha la trampa, sí se tolera poseer una cantidad “para consumo personal inmediato” y en 2006 la asociación ya ganó una batalla legal en la Audienciade Vizcaya. Pero siguen en la guerra ya que el mismo 24 de noviembre de 2011 la Audiencia Provincial de Bilbao ordenó el cierre y clausura de la página web de Pannagh, la asociación procannabis más antigua de España. Su sede está acordonada y todo el material incautado. Hoy por hoy rechazan la acusación de tráfico de drogas, defienden que su actividad era totalmente pública, nada de ocultarse a fumar por callejones.  Pero para el cannabis quedan muchas incógnitas: esquizofrenia, problemas de memoria y conocimiento, daños pulmonares…Aunque no deja de ser la droga ilegal, por ahora, de mayor consumo en toda España. Habría que plantearse si no nos ahorraríamos muchos disgustos, y mucho dinero, dejando de perseguir para empezar a regular, siguiendo el ejemplo de Euskadi.

 

Fuente ElPatibulo

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 283 vistas
Ranking mundial de los países donde sus ciudadanos consumen más cannabis en tanto por cien según la población

0 47 vistas
La legalización de la marihuana ha sido la única clara ganadora en las elecciones de 2016. Es hora de la vigilancia y del valor no de la paranoia y el derrotismo

0 80 vistas
Un nuevo producto que utiliza la nanotecnología como forma de entrega para el CBD está preparado para salir al mercado

0 119 vistas
Las disfunciones sexuales del sexo masculino y femenino podría tener el mismo tratamiento