LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Los contenedores en el cultivo de interior

Los contenedores en el cultivo de interior

0 7.742 vistas

Elegir el contenedor de cultivo adecuado es determinante, ya que podrá inclinar la balanza a un lado u otro del éxito final.

Hay muchos tipos de contenedores, pero para el autocultivo del cannabis, generalmente, se emplean redondos o cuadrados.

El tamaño, forma y color podrán determinar la salud de la planta y por eso es conveniente que sepamos que factores hay que tener en cuenta a la hora de elegirlos:

 

  • Relación aire-agua del sustrato, sección y forma del contenedor: Los contenedores profundos nos dan una mayor capacidad de aireación, por el contrario, los que son muy bajos pueden dar problemas de asfixia radicular. Será importante que desechemos contenedores poco profundos, y si tenemos que limitar los litros del contenedor, lo hagamos en superficie y siempre dejemos mas profundo que ancho.
  • Capacidad del contenedor: Cuanta mayor capacidad mayor será el volumen del cultivo, por lo tanto, tendrá una mayor potencia nutricional. El tamaño de la planta final dependerá, en gran medida, del contenedor elegido ya que su volumen determinará el tamaño de la planta.

Para el cultivo en interior se recomienda no utilizar contenedores de mas de once litros. Elegir el adecuado dependerá de parámetros como pueden ser el sistema de cultivo a emplear, variedad de semillas, condiciones climáticas y número de plantas por superficie efectiva.

Una planta de diez semanas de floración aguantará, en condiciones normales, en un contenedor de once litros, ya que entre cuatro y seis litros de sustrato serán suficientes para mantenerla un mes.

  • Color: Los contenedores deberán ser opacos. Desecharemos los transparentes ya que producen quemaduras en las raíces. Estos aumentan el “efecto invernadero”, elevando la temperatura radical.

Cuando la temperatura puede ser un problema, hay contenedores gruesos blancos que son opacos. Estos son ideales para dichas circunstancias, ya que mantienen la tierra más fresca que los negros. Especial atención con los de color blanco que dejan pasar la luz. Provocan formaciones de algas y puede dañar el sistema radicular.

  • Disponibilidad, precio y calidad: Los contenedores de plástico rígido, son los más utilizados en interior por su precio, y se pueden conseguir de cualquier forma o tamaño. Son fáciles de manejar y ésto es un factor que en el cultivo de interior es primordial, pues las plantas deben de ser rotadas y manipuladas con frecuencia.

Los contenedores de barro no son adecuados por ser pesados, frágiles y absorber la humedad del sustrato.

Señalar que los contenedores de madera serían los mejores, pero son mucho más caros.

  • Drenaje: Todos los contenedores necesitan liberar el agua excedente, por ello tienen que estar provistos de agujeros o formas que dejen fluir libremente los excesos que produce el regado de la planta. Como mínimo debe disponer de dos agujeros de uno coma dos centímetros de diámetro por cada treinta centímetros.

 

Teniendo en cuenta estos factores, seguro que nuestras plantas nos lo agradecerán. Con un contenedor adecuado al cultivo, los resultados finales mejorarán notablemente.

 

Toni13 – Doctorcannabico.com

 

NO COMMENTS

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 7 vistas
CBD Cibdol es un reconocido fabricante suizo de aceites y cremas con CBD que destaca por la gran calidad y pureza de sus productos.

0 34 vistas
En la actualidad se están realizando estudios definitivos en mascotas aunque ya existen muchas evidencias científicas en humanos

0 39 vistas
El Diputado de Trinidad y Tobago el Dr. Fuad Khan ha pedido la despenalización para la marihuana y para las trabajadoras sexuales.

0 3.167 vistas
Los científicos dieron marihuana a los peces (tilapia del Nilo) en una investigación y el resultado no fue el esperado