Los indígenas que corren más de 100 kms para llevar marihuana a...

Los indígenas que corren más de 100 kms para llevar marihuana a EE.UU

por -
0 1.118 vistas

tarahumaras-2Por David Bracaldo Orjuela.- Se aprovechan de su infame condición de pobreza y abandono

Los rarámuris tiene una habilidad nata para correr. Además soportan agresivas condiciones climáticas y en sus rituales se entrenan para fortalecer su talento.

Si son capturados por la policía fronteriza, los indígenas ‘burreados’ pueden ser condenados a penas de entre 13 meses y 40 años de prisión, dependiendo sus antecedentes.

Zósimo Camacho, periodista y etnógrafo de los Rarámuri, dice haber visitado en varias oportunidades las aldeas de esta comunidad indígena, e identificar que sufren una “infame condición de pobreza y abandono del Estado”. “Existe una presión sobre comunidades pobres y aisladas para que entren a la economía ilegal. Por sus condiciones de desigualdad y desempleo se pueden encontrar cautivados por estas ofertas”.

Por esto serían la víctima perfecta para los narcotraficantes, quienes sobre todo se interesan por su innata cualidad de atletas. “Siempre se han caracterizado por que en sus rituales tienen un juego con una pelota que lanzan hacia acantilados y la idea es que la encuentren rápido. Pueden durar días corriendo en busca de la pelota. Esto mide su fuerza para correr en terrenos agrestes y soportar condiciones climáticas complejas”, dice Camacho.

Pero cuando parten hacia Estados Unidos evitan desgastarse en carreras, y en cambio sortean los senderos del desierto con caminatas pausadas. La primera noche duran al menos ocho horas andando, hasta el amanecer. Cuando hay luz se encuentran con un ambiente árido y un arenal indomable. Por eso de día descansan. Para hacerlo el guía les pide que escondan los costales de marihuana a unos cien o quinientos metros de distancia, por seguridad en caso de ser interceptados. En seguida buscan cuevas para resguardarse del sol o la lluvia. Comen, descansan y se preparan para continuar el trayecto al anochecer.

Hacia las seis de la tarde, aún con algo de luz, recogen sus mochilas y siguen caminando. El viaje puede durar dos o tres noches. El guía logra comunicarse con sus contactos del lado estadounidense cuando se acercan al punto indicado. Entonces se sitúan a la orilla de una carretera, aguardan la llegada de un coche, usualmente una camioneta que el guía conoce con anticipación, y en ella esconden los bultos de marihuana. Las cinco mochilas reúnen cien kilos de hierba. La operación fue cumplida. Es hora de que los jóvenes indígenas regresen a México como salieron de allí: a pie.

“Una vez que los chamacos regresan al pueblo donde fueron reclutados, van en busca de su paga y se encuentran con una sorpresa: no les entregan el total que les prometieron. Les dan 1.200 o 1.300 dólares. Cuando los tarahumaras exigen el resto, los reclutadores dicen que les descontaron la ropa y que no alcanzó el dinero, y que con el próximo viaje recuperarán lo que les quedan debiendo. Es una forma de engancharlos para que sigan”, dice el abogado Ken del Valle.

Raramuri-p-540x212

Ante los estrados estadounidenses

La táctica es no amenazarlos ni intimidarlos y en cambio cautivarlos para que entren por su voluntad. “A los narcos no les conviene dañar a los chamacos. Si mueren o se asustan y huyen, no llega la marihuana”, explicó del Valle. Suele pasar que un joven tarahumara logre hacer unos 10 o 15 viajes antes de ser arrestado; pocas veces se salvan de la patrulla fronteriza: “border patrol”. Este escenario es una desgracia. La justicia estadounidense es implacable en estos casos, sin importar las condiciones del delito.

El abogado del Valle, que ha actuado como defensor de casi cincuenta tarahumaras en quince años que lleva litigando en El Paso (Texas), explica que las leyes del otro lado del Río Bravo son muy estrictas cuando encuentran el grupo de cinco indígenas con mochilas llenas de marihuana. “Cada uno, por el hecho de haber actuado con otros cuatro compañeros, es acusado de conspiración. Es decir, cada uno es culpable por lo que hizo todo el grupo. Así haya llevado solo 20 kilos, se le enjuicia por cien kilos. Hay sentencias de cinco a 40 años. Algunos tribunales les dan rebajas por saber que son reclutados, son indígenas, se declaran culpables y que no son reincidentes. Entonces les dan entre 13 y 24 meses y luego los deportan”.

Del Valle solo sabe que a través de la ‘burreada’ se trafica marihuana, porque los delincuentes no se atreven a enviar otro tipo de estupefaciente más costoso, que pudiera no llegar a su destino. Además recuerda que hubo tres tarahumaras que hace un par de años se perdieron y por poco mueren de sed. La razón del extravío: se fumaron la droga que llevaban como mercancía.

Con más de una década conociendo este fenómeno, el abogado incluso cuenta que hace unos meses atendió a un grupo de indígenas que fueron capturados de día pero cuya droga no les fue hallada cerca de ellos. Se pudieron haber salvado de no ser porque uno de los jóvenes del grupo, que llevaba una cámara de fotos escondida, había tomado una instantánea de los cinco con su cargamento.

tarahumaras-1Los costaleros, como se les conoce del lado estadounidense a este tipo de traficantes, suelen tener entre 16 y 60 años de edad. Ni muy jóvenes ni muy ancianos, porque el objetivo es que resistan la ardua caminata y no mueran en la travesía.

Aunque el camino es difícil, el trayecto largo y el esfuerzo absurdo, los indígenas Rarámuri que se enlistan en esta tarea son seducidos por una banal recompensa, acaso invaluable para ellos. El dinero de la paga les sirve para comprar ropa, una comida deliciosa en un restaurante al regreso del viaje, unas cervezas y tequilas para celebrar la victoria, regalos para los padres y hermanos. Sin recurrir a la coerción, los diferentes grupos del narcotráfico que dominan el norte de México se aprovechan de la estirpe indígena, que se bate entre el abandono y la extinción, y envuelven a sus nuevas generaciones en un negocio ilícito que parece de nunca acabar .

Fuente KienyKe

 

 

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 14 vistas
El retrato completo del profesor Raphael Mechoulam realizado con una mezcla especial de hierbas mezcladas para fumar con cannabis

0 27 vistas
John Doe es un término norteamericano que se emplea para referirse a una persona de la que no se conoce su identidad o bien se pretende mantener en secreto

0 26 vistas
Paraguay podría ser el próximo país de latino América en unirse al grupo de naciones que ya han despenalizado el cannabis medicinal

0 77 vistas
Los investigadores aseguran que están en condiciones de posicionar al Laboratorio como centro de producción de sustancias que sirvan para el control de calidad del aceite