Plantas que eliminan el Cáncer

Plantas que eliminan el Cáncer

por -
0 689 vistas

BXK15810_selva-amazonica-ariau-am800[1]La medicina tradicional utiliza plantas medicinales de manera considerable para combatir varios tipos de cáncer con mayor o menor eficacia. Mientras que muchos de estos remedios arcaicos se han quedado obsoletos con la aparición de la medicina moderna, algunas de estas plantas, por el contrario, han sido incorporadas en la farmacopea moderna.

Fitoterapia

El estudio de las plantas que se pueden utilizar para tratar enfermedades en un entorno clínico se conoce como fitoterapia. Técnicamente, la palabra se refiere a todos los usos medicinales de las plantas y extractos de plantas para el tratamiento de enfermedades, ya sean modernos o tradicionales – aunque la fitoterapia tradicional es más conocida simplemente como herbología o herborismo, y generalmente los profesionales de la salud convencionales la consideran como medicina alternativa.

La fitoterapia moderna implica la realización de pruebas empíricas de extractos de plantas que han sido extraídos de acuerdo con procedimientos estandarizados. Gran parte de la dificultad a la hora de evaluar la eficacia de los remedios tradicionales a base de plantas son la enormes divergencias que existen entre los métodos de producción y la pureza y concentración resultantes.

A pesar de que muchos remedios a base de hierbas tradicionales han sido considerados inferiores a las técnicas médicas modernas, hay cientos de plantas importantes cuyos ingredientes activos han sido aislados y convertidos en medicinas muy útiles. La aspirina, la quinina, el alcanfor y la familia de los opiáceos son sólo algunos ejemplos importantes. Hoy en día, los diversos cannabinoides extraídos de la planta del cannabis ocupan su lugar entre los extractos de plantas medicinales beneficiosas.

La Herbología y el Tratamiento del Cáncer

Plants-that-kill-cancer-1.-Turmeric-rhizome-contains-curcumin-which-has-been-shown-to-slow-the-proliferation-of-cancer-cell-growth-Steenbergs-250x187
El rizoma de la cúrcuma contiene curcumina, que se ha demostrado que retrasa la proliferación del crecimiento de las células cancerosas(Steenbergs)

En cada cultura que ha desarrollado un sistema de medicina tradicional, se han aplicado diversas técnicas para el tratamiento del cáncer, con mayor o menor éxito. Es importante distinguir entre los tipos de cáncer y otras afecciones visualmente similares, especialmente las que se encuentran en la piel, tales como verrugas y papilomas cutáneos. Por desgracia, la mayor parte de la medicina tradicional no distingue claramente entre tales enfermedades, agrupándolas a menudo bajo la misma categoría. Por esta razón, muchas de las plantas que se supone que son eficaces contra el cáncer pueden tener poco o ningún efecto sobre las propias células cancerosas.

Sin embargo, aunque se han descartado muchos tratamientos a base de hierbas, hay varias plantas que todavía parecen ser buenas candidatas para futuras investigaciones. No obstante, muchas de estas plantas, por lo general, producen efectos secundarios, algunos de los cuales pueden ser tan graves como para que su uso en medicina sea considerado contraproducente e incluso peligroso.

La Cúrcuma y la Curcumina

La cúrcuma es una planta herbácea que pertenece a la familia de las zingiberáceas y es originaria de las zonas tropicales del Sur de Asia. El rizoma de la cúrcuma (la sección del tallo subterráneo de la que crecen tanto los verdaderos tallos como las raíces, como el jengibre) se ha utilizado ampliamente en la medicina tradicional de la India durante cientos de años, además de ser un importante colorante alimenticio y un aroma omnipresente en la cocina india. En la medicina popular, el rizoma de la cúrcuma se mezcla a menudo con leche caliente para reducir la fiebre, se muele para convertirlo en una pasta que se usa como antiséptico tópico, o se mezcla con hidróxido de calcio (cal hidratada o muerta) para detener las hemorragias.

Uno de los ingredientes activos de la cúrcuma es la curcumina, que ha demostrado ser un tratamiento conveniente para varias enfermedades. Además de inhibir el crecimiento del cáncer colorrectal, de pulmón, de mama, cáncer de próstata y de páncreas (y el mieloma múltiple, un cáncer agresivo en el plasma de la sangre), la curcumina puede ser útil contra la enfermedad de Alzheimer, la diabetes y la artritis. Se sabe que la curcumina detiene la mitosis (división celular) en las líneas celulares del cáncer, que pueden ralentizar o incluso detener el crecimiento del tumor. Sin embargo, también se cree que el compuesto puede tener efectos secundarios cancerígenos. Por lo tanto, es muy importante que se determine adecuadamente la relación riesgo-eficacia antes de que se pueda establecer su uso en la medicina convencional.

La Colchicum Autumnale y la Colchicina

Plants-that-kill-cancer-2.-Autumn-Crocus-contains-colchicine-a-deadly-poison-that-can-cause-cancer-death-cell-when-properly-used-Epicnom-250x187
La colchicum autumnale contiene colchicina, un veneno letal que puede causar la muerte de las células cancerígenas cuando se utiliza correctamente (Epicnom)

El cólquico (también llamado azafrán, narciso de otoño o quitameriendas) es una pequeña planta originaria del Reino Unido y Europa, que se asemeja mucho a los verdaderos azafranes, a pesar de que en realidad pertenece a una familia y a un orden diferente. Está en peligro de extinción debido a que se ha cosechado en exceso y a la pérdida de hábitat. La recolección de esta planta silvestre se realiza, por lo general, para fines medicinales, aunque en ocasiones se confunde con allium ursinum (ajo de oso). Esta identificación errónea puede tener graves consecuencias: debido al nivel tóxico de la colchicina, el consumo de narciso de otoño puede provocar convulsiones, colapso cardiovascular y fallo multiorgánico, que a menudo conduce a la muerte. No existe un antídoto específico, aunque si un individuo sobrevive a la insuficiencia multiorgánica, debería comenzar a recuperarse en 6 u 8 días.

Ya se han implantado varios usos para la colchicina: en la genética de plantas, se utiliza para inducir la poliploidía (la multiplicación de cromosomas, ya sea por medios naturales o artificiales, lo que ha proporcionado muchos de nuestros cultivos modernos, como el trigo duro y el trigo blando). En medicina, está aprobado por la FDA para el tratamiento de la gota y la brucelosis, también llamada fiebre mediterránea; en genética celular, se utiliza para detener la mitosis en una etapa clave del ciclo celular, durante la cual la concentración cromosómica es más densa y su presencia se puede detectar más fácilmente bajo un microscopio.

La toxicidad de la colchicina se deriva de su capacidad de hiperinhibir la mitosis celular, al igual que ocurre con la curcumina. En dosis controladas, es eficaz contra la proliferación de células cancerosas, pero sus efectos secundarios hacen que pueda ser contraproducente. Una vez más, es necesario seguir investigando para determinar su eficacia general.

El árbol de Nim y el Gedunin

Plants-that-kill-cancer-3.-One-of-the-neem-trees-active-ingredients-gedunin-has-been-shown-to-cause-death-of-cancer-cells-WL-Cutler-250x187
Se ha demostrado que uno de los ingredientes activos del árbol de Nim, el gedunin, causa la muerte de las células cancerosas (WL Cutler)

El árbol de Nim es otra especie india que ha sido utilizada en la medicina tradicional, aunque como tratamiento para la malaria. La investigaciones realizadas recientemente han demostrado que uno de los compuestos activos del nim, el gedunin, puede retrasar o incluso detener la propagación de ciertos tipos de cáncer. Un estudio publicado en 2009 observó una reducción del 80% en la proliferación de las líneas celulares en el cáncer de ovario en humanos durante el tratamiento con gedunin in vitro, así como un aumento del efecto antiproliferación del cisplatino, un fármaco que ya se utiliza ampliamente para el tratamiento de cáncer de ovario.

Un artículo de 2013 describe cómo el gedunin causa apoptosis (muerte celular programada) en células cancerosas a través de su acción sobre una proteína específica, conocida como proteína de choque térmico 90 o Hsp90. La Hsp90 es una proteína chaperona, cuya presencia habitualmente permite que otras proteínas fundamentales para la formación del cáncer se vuelvan estables y se plieguen correctamente. Por lo tanto, la inhibición de la Hsp90 impide que otras proteínas se plieguen de manera correcta, provocando que se detenga la mitosis y la muerte de las células existentes.

Mientras se continúa investigando sobre el cannabis y otras plantas medicinales, su importancia en la farmacopea moderna aumenta gradualmente. Organizaciones como Sensi Seed Bank, Cannabis College y Hash Marihuana & Hemp Museum en Ámsterdam son una parte importante de los esfuerzos que se realizan para ofrecer información actualizada y válida sobre el estado actual de las investigaciones relativas al cannabis y a otras plantas medicinales. De este modo aumenta la conciencia con respecto al tema, al igual que la cantidad de personas que pueden descubrir los beneficios que obtendrían personalmente.

Fuente SensiSeeds

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 37 vistas
La legalización de la marihuana ha sido la única clara ganadora en las elecciones de 2016. Es hora de la vigilancia y del valor no de la paranoia y el derrotismo

0 67 vistas
Un nuevo producto que utiliza la nanotecnología como forma de entrega para el CBD está preparado para salir al mercado

0 109 vistas
Las disfunciones sexuales del sexo masculino y femenino podría tener el mismo tratamiento

0 81 vistas
El retrato completo del profesor Raphael Mechoulam realizado con una mezcla especial de hierbas mezcladas para fumar con cannabis