Semillas feminizadas, hazlas tú

Semillas feminizadas, hazlas tú

por -
1 5.087 vistas

Hace años Moham Ram descubrió la forma de cambiar el sexo de las plantas de cannabis usando diferentes productos. Por una parte el GA3 (acido giberélico) y por otra el STS (tiosulfato de plata) que resulto ser más fácil y efectivo.

Primer aspecto a tener en cuenta: si tienes una automática floreciente macho y la cruzas con una automática hembra, te saldrán todas las semillas automáticas pero “no” feminizadas si no regulares, pueden ser machos o hembras.

Si cruzas tu macho auto con una no automática, te saldrán todas las variedades: semillas normales y automáticas, machos y hembras.

Para conseguir semillas automáticas feminizadas tienes que hacer que una automática feminizada o hembra genere flores macho (mediante STS) y polinizar una automática hembra/feminizada, así todas las semillas (o la inmensa mayoría) serian automáticas feminizadas.

Añadimos la información sobre la técnica con la que se hacen muchas de las semillas feminizadas del mercado:

Se trata de provocar que una planta hembra desarrolle flores macho para polinizar otra hembra, lo que dará una descendencia femenina en porcentajes muy altos.

El porcentaje de hembras de la descendencia será equivalente a la tendencia hermafrodita de la genética de las madres, tanto la receptora como la polinizadora, por lo que lo mejor es utilizar plantas hembra que sepamos que no tienen tendencias hermafroditas.

La técnica consiste en inhibir la absorción de etileno de la planta mediante el tiosulfato de plata (STS), esto provoca que la planta hembra en floración saque flores macho en vez de hembras.

¿Cómo hacer el STS?

Se diluye Tiosulfato de sodio en agua destilada a 0.1Mol* y Nitrato de plata en agua destilada a 0.1Mol*.

Se mezcla poco a poco el nitrato de plata diluido a 0.1Mol* con el Tiosulfato de sodio diluido a 0.1 Mol* en una proporción de 1/4 (1 parte de nitrato de plata por cada 4 partes de Tiosulfato de sodio).

Para usarlo deberemos diluirlo en agua destilada, la disolución más común suele ser de 1/9 (1 parte de Tiosulfato de plata (STS) 0,2Mol por cada 9 partes de agua destilada), aunque se pueden usar otras como 1/7, dependiendo si lo queremos más concentrado o menos.

Aplicación del STS

Cada variedad suele reaccionar de una forma diferente al STS. Se trata de ir probando la cantidad que necesita una determinada variedad para producir flores macho que maduren adecuadamente.

El STS se aplicará pulverizando la planta y la pondremos a florecer. También se puede poner a florecer y pulverizarla antes de que comenzase a florecer.

Lo más importante es que una vez pulverizadas las plantas de deben dejar a oscuras para que absorban el producto, porque el STS es fotosensible y se degrada rápidamente con la luz. Además, provocaría que se secase el producto antes por el calor y no dejaría que la planta lo absorbiera bien.

La planta florecerá tal y como lo haría como hembra pero sacando flores machos, en disposición como de cogollo, en vez de ramilletes como un macho auténtico. También tardará mucho más que un macho normal en desarrollarse.

Precauciones

– Usar guantes, mascarilla y gafas de protección para evitar posibles salpicaduras.

– No usar objetos metálicos para preparar el STS ni para utilizarlo.

– Realizar en sitio bien ventilado.

IMPORTANTE: Al usar estos productos químicos y tóxicos, queda totalmente claro que es inutilizable la planta para consumo ya que podrían sufrir algún tipo de intoxicación por la misma.

A tener en cuenta…

La molaridad (Mol), o concentración molar, es el número de moles de soluto por cada litro de disolución.

Por ejemplo, si se disuelven 0,5 moles de soluto en 1000 ml. de disolución, se tiene una concentración de ese soluto de 0,5 M (0,5 molar). Para preparar una disolución de esta concentración habitualmente se disuelve primero el soluto en un volumen menor, por ejemplo 300 ml, y se traslada esa disolución a un matraz aforado, para después enrasarlo con más disolvente hasta los 1000 ml.

¡Vigila! No es lo mismo una planta que cambió de sexo con ácido giberélico o con nitrato de plata y thiosulfato de sodio, que otra que lo hizo por simple estrés.

De la segunda manera vas a tener semillas con genética hermafrodita y no feminizadas.

Lo primero que tendrías que hacer es estresar a las hembras al máximo (estrés lumínico, podas, cambios de temperatura, etc.) y descartar cualquiera que saque alguna flor macho. De esta manera descartas cualquier planta con tendencia al hermafroditismo.

Una vez que tienes esas madres las estresas con los químicos y una vez que se desarrollan las flores macho con ese polen polinizas esquejes de esa o esas mismas madres originales. Esas semillas sí serían feminizadas.

Aunque que el ácido giberelico es tóxico, no debería preocuparte porque no te vas a fumar las plantas tratadas, sólo vas a usar el polen.

Materiales que tenemos que comprar / disponer para preparar el STS

(Sustancia que aplicaremos a una planta hembra para que revierta su sexo y de bolas con polen viable para polinizar a otra/s hembra/s obteniendo así semillas feminizadas):

2 Litros de agua destilada (tiene que ser destilada o no funcionara bien)

2 Vasos de plástico / cristal (sin metal alguno)

2 Cucharillas de plástico / madera (no pueden ser metálicas)

1 Botella de plástico/cristal de 1 Litro de capacidad (a ser posible opaca)

2 Paquetes de barritas ARGEMPAL (de venta en farmacias sin receta)

3 Gramos de Hiposulfito de sodio (de venta en farmacias sin receta, si no disponen solicitarle que lo pidan al mayorista, lo suelen vender en tarros de 500gr, es bastante económico)

1 Par de guantes de plástico para protegernos las manos

1 Gafas de protección

1 Mascarilla (en las farmacias venden las típicas de papel)

Revertir el sexo a una planta veréis que es lo más sencillo del mundo, pero debemos tener presentes unas sencillas pautas:

A la planta o plantas que queramos aplicar STS la/s pasaremos a floración 10 días antes que al resto de plantas destinadas a ser polinizadas y a producir semillas.

A los cinco días de estar en floración, a las plantas destinadas a ser “hembras revertidas” les aplicaremos la primera sesión de STS con un pulverizador, pulverizándola bien por la parte superior de las hojas, envés y tallo.

Realizaremos una segunda aplicación de STS a los 15 días desde el cambio de fotoperiodo (o diez desde la primera aplicación de STS) a esta/s planta/s destinadas a ser “hembras revertidas”

Como habéis podido observar no tiene complicación alguna, sólo adelantar la floración de la planta que queramos revertir 10 días, a los 5 días le aplicaremos su primera sesión de STS y a los 15 días desde el inicio de la floración su segunda sesión de STS.

El STS lo aplicaremos siempre al comienzo del periodo de oscuridad, en un lugar apartado fuera del indoor, dejando impregnada la planta con esta sustancia las 12 horas. Si se seca a la hora o a las 3 horas da lo mismo, no aplicaremos mas STS ni moveremos la planta, la dejaremos ahí hasta que llegue el momento de luz trascurridas las 12 horas de oscuridad.

Para que el STS no queme las raíces ni intoxique en exceso la planta, taparemos la tierra con un plástico para evitar que caiga STS en el sustrato. Este plástico lo quitaremos cuando pasemos la planta a la luz y con el STS ya seco.

Fuente LaMariaClub

1 COMENTARIO

  1. señores de “lamarihuana” estan haciendo un exelente trabajo para todos los interesados en el cultivo de esta planta, seguimos en la lucha hasta que la legalicen en todo el mundo. saludos desde COLOMBIA

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 4 vistas
Australia, con Nueva Gales del Sur a la cabeza, está dirigiendo sus políticas hacia la legalización del cannabis medicinal

0 135 vistas
El cannabis ha sido utilizado por las mujeres en la antigüedad para combatir ciertas dolencias y para incrementar las sensaciones

0 92 vistas
Jamaica se encamina y se centra en la construcción de una industria medicinal basada en la investigación con cannabis y en la producción de fármacos

0 64 vistas
Sudáfrica en un país donde existe una cultura de consumo de dagga además de tener un buen excepcional clima para su cultivo