LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Una nueva era para los clubes de cannabis en España

Una nueva era para los clubes de cannabis en España

1 1.286 vistas

Nueva era después de los juicios de la Corte Suprema contra los clubes de cannabis en el 2015, los tribunales ordinarios han comenzado a interpretarlos. Los principales clubes españoles, sobre todo en Barcelona, ​​parecen tener sus días contados. Sin embargo, cada vez más jueces entienden que los clubes pequeños encajan con la Ley. Se avecina una nueva era.

En España, dos sentencias en el mismo sentido por el Tribunal Supremo establecen jurisprudencia y esta doctrina debe ser aplicada por todos los tribunales inferiores. En el caso de los clubes de cannabis, en el 2015 llegó a su fin no con dos, sino contres sentencias de la Corte Suprema. El 2016 ha sido el año en que se han interpretado y aclarado estas normas, ya pesar de que los clubes con cientos o miles de socios no tienen cabida dentro del nuevo marco legal, todo apunta a que este fenómeno asociativo permanezca por el momento.

La primera sentencia importante contra los clubes de cannabis en España fue realizada por el Tribunal Supremo el 7 de septiembre de 2015. Los miembros del consejo de administración de la asociación Ebers de Bilbao fueron sentenciados a ocho meses de prisión, que no necesitan servir, ya que es su primera infracción – junto con multas de 5.000 euros cada uno. Otros dos colaboradores fueron sentenciados a tres meses de prisión cada uno. El tribunal tomó en cuenta la ambigüedad de la legislación española sobre el cannabis y entendió que los acusados ​​pudieron haber tenido dudas sobre la legalidad de lo que estaban haciendo, lo que impidió que la sentencia fuera mayor y lo que les salvó de la prisión. El primer pronunciamiento fue que “el cultivo y la distribución organizada e institucionalizada del cannabis, a largo plazo, entre un colectivo formado por 290 personas que constituyen una Asociación abierta a nuevos miembros” es un delito de narcotráfico.

La segunda sentencia, que estableció la jurisprudencia, llegó en diciembre, cuando la junta de la asociación de Three Monkeys de Barcelona fue condenada a ocho meses de prisión, aunque sin multas, después de no haber establecido claramente la cantidad de cannabis. Y antes de que terminara el año, se produjo la sentencia más dura: la sentencia Pannagh, en la que los miembros del consejo, incluido yo, fueron sentenciados a un año y ocho meses de prisión, que tampoco tenemos que servir, y a cada uno a una multa de 250.000 euros. En la actualidad, las tres sentencias están siendo apeladas ante el Tribunal Constitucional, habiéndose declarado admisibles las dos primeras – las de Ebers y Three Monkeys. En consecuencia, el Tribunal Constitucional ya ha decidido dictar sentencia sobre la cuestión de los clubes, aunque es muy probable que tengamos que esperar varios años antes de que se anuncie su decisión.

Con estas sentencias, la Corte Suprema expresó su deseo de poner fin al fenómeno de los Clubes Sociales de Cannabis en España. Aunque en el caso Ebers, cinco de los 15 miembros de la Cámara emitieron votos privados, apoyando la absolución en lugar de la condena, dejaron en claro que, en cualquier caso, clubes como Ebers no deberían ser legales. El mensaje, en particular a raíz del caso Pannagh, era claro: después de las tres sentencias, ya no es posible alegar un vacío jurídico, es decir, las próximas personas que se atreven a organizar un club de cannabis de este tamaño y alcance irán a prisión y pagarán multas astronómicas.

Adaptación a tiempos difíciles

El resultado de estas decisiones fue cataclísmico. Ciertas asociaciones – asustadas por la nueva situación – cerraron sus puertas, en algunos casos para siempre, mientras que otras fueron investigadas por la policía, lo que resultó en arrestos, advertencias y el cierre de lugares.

Sin embargo, no todas las asociaciones optaron por cerrar o fueron investigadas. Muchos clubes han comenzado a discutir cómo adaptarse a la nueva realidad. Consultaron con sus abogados y celebraron reuniones de miembros para explorar cómo avanzar. Al final del día, las sentencias de la Corte Suprema rechazaron la posibilidad de clubes con cientos de miembros, aunque al mismo tiempo aceptaron que la llamada “cultivación compartida” podría no ser una cuestión criminal; Algo que no se había reconocido explícitamente antes.

Algunas asociaciones optaron por dividirse en grupos más pequeños y operar aún más horizontalmente, lo que significa que el cultivo del club es verdaderamente compartido. Otros actualizaron sus listas de miembros, manteniendo sólo los reales. Hasta entonces, la tendencia era tener muchos miembros para justificar el cultivo; Ahora, se trata de tener pocos miembros y mantenerlos bien informados de lo que está sucediendo, a fin de evitar una condena penal en la medida de lo posible. Otra medida regular ha sido cerrar la cuota de membresía y no permitir a nuevos miembros a menos que alguien sea baja. También se han establecido cambios que involucran a todos los miembros para que se cuide el proceso de cultivo y para evitar que ciertos miembros sean considerados traficantes de drogas suministrando a los demás.

Sin embargo, no todas las asociaciones han elegido esta ruta. Hay bastantes personas, como la mayoría de los miembros de la federación CATFAC (sección catalana de la Federación de Asociaciones de Cannabis), que se resisten al cambio hacia la adaptación y abogan abiertamente por algunas decisiones que consideran injustas para ser desobedecidas. Para estas asociaciones, sus Códigos de Buenas Prácticas, aceptados por las instituciones en ciertos casos, siguen siendo una referencia válida. El debate aún está abierto y la AEC tendrá una asamblea general en enero para decidir sobre la estrategia a seguir.

La Corte Suprema ya no quiere condenar

Al mismo tiempo que las asociaciones intentaban adaptarse a la nueva realidad, la Corte Suprema continuó dictando sentencias contra los clubes de cannabis. Lo más llamativo es que después de la severa sentencia del veredicto contra Pannagh, nadie más ha sido condenado nuevamente por estar a cargo de un club. Es como si el disparo de advertencia ya hubiera sido disparado y que no se necesitara más sangre. El argumento del “error de derecho” -es decir, la posibilidad de que los acusados ​​desconocen que cometieron un delito debido a la ambigüedad jurídica- fue utilizado para lograr una absolución, como en el caso del club La María de Gracia, o devolver el caso a la Audiencia Provincial y dictar una nueva sentencia, como sucedió con la Línea Verde.

La sentencia del club La María de Gracia fue aprobada por la Sala de la Corte Suprema, que en su mayoría estaba constituida por magistrados que votaron en contra de la condena de Ebers. La división entre los jueces, por lo tanto, parece ser clara. De hecho, se ha llamado la atención sobre el hecho de que en ciertas frases de los últimos juicios hay declaraciones que parecen estar dirigidas a apoyar un posible recurso ante el Tribunal Constitucional. Es como si ciertos jueces de la Corte Suprema no estuvieran claros acerca de las cosas y quisieran que alguien más arriba los aclarara.

Pequeño es hermoso (y legal)

Mientras que la Corte Suprema continuó dictando nuevas sentencias sobre los clubes de cannabis, las tres primeras sentencias (es decir, en Ebers, Three Monkeys y Pannagh) ya estaban siendo aplicadas por los diferentes tribunales de menor rango. El resultado de su aplicación muestra claramente dos tendencias distintas: castigos duros para los principales clubes utilizados como frente y una retirada de la acusación en el caso de las asociaciones más pequeñas.

Entre los principales clubes, el caso más destacado ha sido el de La Mesa de Barcelona. La policía incautó alrededor de 2.400 plantas de cannabis e investigó la asociación. Los fundadores, dos ciudadanos holandeses, fueron acusados ​​de tráfico de drogas y asociación ilícita. Ningún diputado declaró exonerar a los administradores y este hecho, junto con otras circunstancias, llevó a la Corte de Barcelona a sentenciarlos a cinco años de prisión cada uno (en este caso, tendrán que cumplir ese tiempo porque la sentencia es de más de dos años ) Por usar la asociación, que carecía de “actividad asociativa regular”, como una “simple cortina de humo” para el blanqueo de las actividades de tráfico. En otras palabras, tener una asociación registrada no es suficiente; Usted también tiene que demostrar que funciona como tal.

En el extremo opuesto, tenemos asociaciones que, después de haber sido investigadas, pueden continuar sus actividades. En el País Vasco, el histórico Atxurra consiguió que un caso en su contra desapareciera al demostrar que eran una verdadera asociación, el pequeño número de miembros y la proporción entre el número de miembros y las plantas cultivadas para ellos. Hubo otro caso similar en Galicia, cuando un caso presentado contra una asociación de 36 miembros se cerró en el entendimiento de que encaja dentro de la jurisprudencia del Tribunal Supremo. También se han producido casos similares en Valencia y Baleares.

Otro caso interesante es el de La Cannameña, en Extremadura, que fue investigado cuando presentó sus estatutos para su registro. La Cannameña demostró que sus estatutos mencionan abiertamente el cultivo del cannabis para sus miembros. Tras la investigación de la policía y del Ministerio Público, se les permitió registrarse y operar de acuerdo con los mismos estatutos, incluso en los casos en que se hablara de cultivo. En otras palabras, el Ministerio Público considera que el cultivo de cannabis en el marco de una asociación de unas pocas decenas de miembros es legal y les autoriza a continuar sus actividades, estableciendo así un precedente histórico.

Podría decirse que mientras la Corte Suprema ha cerrado una gran puerta, intencionalmente o no, a su vez, abrió una puerta más pequeña. Los grandes clubes con miles de miembros y una estructura comercial parecen condenados a desaparecer y, si bien todavía hay unos pocos abiertos, parece ser sólo cuestión de tiempo antes de cerrar sus puertas a medida que la policía investiga.

Por otro lado, tenemos los pequeños clubes que son horizontales y participativos en la naturaleza – es decir, los más cercanos a la idea del club de cannabis original. Estos clubes van a poder continuar, aunque en el corto plazo es más probable que algunos todavía serán acosados ​​y presurizados por la policía. Mientras tanto, si la línea de interpretación abierta con Atxurra o La Cannameña se convierte en práctica común, los pequeños colectivos de cultivo tienen un futuro prometedor. Si logran tener su derecho a crecer, se salvaguardarán contra posibles convicciones futuras y será posible continuar abriendo los clubes de cannabis en España. Aunque no serán tan grandes o tan elegantes como los clubes comerciales que crecieron entre 2010 y 2015, permitirán que miles de personas se abastezcan de cannabis fuera del mercado negro. Puede ser cierto que cuando una puerta se cierra, otra se abre. Otros clubes tendrán que adelgazar sustancialmente para poder pasar por esa puerta recién abierta, pero esto es una buena noticia en un país donde el modelo de CSC está desesperadamente hinchado.

Por Martin Barriuso

1 COMMENT

  1. Esto quiere decir que volveríamos practicamente al grow (aunque comunitario) y a fumar en antros, en secreto con los “compañeros” de cultivo.
    No mas Asociación “bar” donde uno va con amigos que sean socios a escuchar música y conseguir una hierba de otra mano…
    Cierto?

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 13 vistas
El país nórdico gracias a la votación a favor de la despenalización de drogas por parte del Parlamento de Noruega hace un cambio histórico

0 66 vistas
La OMS concluyó que la información actual no justifica la programación de cannabidiol y pospuso una revisión más completa para mayo de 2018

0 88 vistas
Velásquez utiliza aceite de CBD para combatir el dolor y afirma que resultó beneficioso para su salud y para los entrenamientos posteriores

0 62 vistas
El linebacker o apoyador de los Titans de Tennessee, Derrick Morgan, calzó unas botas a favor del cannabis durante el partido del domingo