Una visita al Colectivo Cannabisterapeutico Canario en Gran Tarajal, Fuerteventura

Una visita al Colectivo Cannabisterapeutico Canario en Gran Tarajal, Fuerteventura

por -
0 445 vistas

Hace más de una década, se fundó el primer Club Social de Cannabis (CSC) en el País Vasco. Durante la última década, el resto de España ha seguido el ejemplo, dando lugar, a día de hoy, a una red a nivel prácticamente nacional, de CSC. Como todavía no existe una red así en Alemania, decidí, sin duda también motivado en parte por el clima frío de Berlín en enero, visitar algunos de estos clubes por mí mismo y echar un vistazo a los cultivadores de cannabis.

A mi llegada a Fuerteventura, nuestra primera visita fue al Colectivo Cannabisterapeutico Canario (Col.Can.Can) que acoge a sus miembros en Gran Tarajal, un pequeño pueblo al sur de esta árida isla. Me reuní con Lorenzo, el presidente del club, en una cómoda sala al estilo de los “coffee shops”. Por supuesto, le había comunicado con antelación mi visita, en la que esperaba conseguir respuestas de un experto como Lorenzo, respuestas que no encontraría en una consulta en la mayoría de medios de habla alemana. Una de las diferencias esenciales entre los CSC y los tolerantes coffee shops de los Países Bajos, que, en principio, están abiertos a todo el mundo*, es la política de sólo miembros. A tal efecto, todos los CSC tienen una cámara sobre la puerta y, por lo menos, un portero muy amable. No hace falta decir que el modelo de regulación y control propio de los CSC también se aplica en Col.Can.Can. Como invitado del club y futuro miembro, Lorenzo me explicó esta regulación, detalladamente y en buen inglés:

– Los miembros deben tener 18 años o más
– Un miembro activo debe responder por el nuevo miembro
– El club no hace difusión del consumo de cannabis
– La marihuana sólo puede consumirse en el club o en el país (el consumo público no está permitido)
– Al ingresar, el miembro proporciona al club un cálculo aproximado de su demanda, para que el club pueda calcular aproximadamente cuánta hierba hace falta cultivar por miembro
– Los clubes no son puntos de venta; los miembros pagan una cuota
– El club debe gastar sus beneficios en el funcionamiento del club, o invertirlos
– Las cuotas para los pacientes médicos de marihuana son inferiores a las de los otros miembros del club.

DSC_00700-600x337

Como Stefan, mi compañero, intérprete y conductor, tenía una tarjeta del club desde hacía algún tiempo, ya sabía como completar el formulario de suscripción y pagar la cuota de suscripción anual. Me giro hacia Víctor, el “Tío de la Hierba”, de guardia en el mostrador. Por desgracia, a excepción de la propia variedad del club, muy fuerte y con un nombre que no puedo pronunciar, todas las demás variedades se habían agotado ese día. Así que tuve que optar por una variedad llamada “WXS”. La “W”, me dijeron, es sinónimo de White Widow. Yo habría elegido “Wax”, una extracción o concentrado de cannabis extraído con gas butano purificado, que según el menú todavía estaba disponible unas horas antes por el módico precio de 35 €/g. Col.Can.Can. cobra una tarifa de 6 €/g por todos los tipos de hierba, igual que casi todos los CSC que he tenido la suerte de visitar en los últimos tiempos. Víctor, el “Tío de la Hierba” me preguntó entonces si prefería consumir mi gramo allí o en casa. A aquellos que prefieren consumir su hierba en casa, se la dan en una bolsa sellada. Eso significa que si la policía encuentra a un miembro en posesión de hierba, por ejemplo, durante un control de carretera, el miembro podría demostrar que no ha consumido en público. Después de todo, a pesar de los innumerables veredictos a favor del club, el cannabis sigue siendo ilegal en España. Aunque la mayoría de los clubes son miembros de la Federación de Asociaciones Cannábicas, FAC, también tienen abogados competentes que se encargan de proteger los intereses del club, así como los de sus miembros individuales. Los miembros que tengan problemas a causa de la bolsa sellada con hierba reciben consejo del abogado de forma gratuita. Después de esta breve introducción a las “regulación de los CSC”, Lorenzo abrió su provisión personal de la extracción de color ámbar, que deseé antes, y la puso bajo mi nariz. Tenía un aroma a Haze muy potente. En mi opinión, 35 €/g no es un precio muy elevado por una cajita que contiene un gramo de wax, teniendo en cuenta el aroma, el costo de producción y el contenido prometido de hasta el 70% de THC. Lorenzo sugirió continuar nuestra conversación en el salón del club ya que allí se había preparado una pipa o torre para el dabbing con los miembros.

¿Clubes Sociales de Cannabis, una zona de relax para los turistas?

Antes de que dedicasemos el resto de la noche a socializar, le hice a Lorenzo las preguntas que más nos apremian a los que no somos españoles. ¿Pueden los visitantes a España convertirse en miembros si no conocen a ningún miembro que pueda avalarles?
… “Ésa es un cuestión delicada. Recientemente hemos hablado de esto con nuestro abogado. Sugirió que los visitantes de la isla se pusieran en contacto con nosotros con una semana de antelación por email. Después, podemos tener una reunión para hablar sobre la admisión a través de Skype y para comprobar sus datos. Así no hay problema. Debido a que estamos aquí principalmente para la comunidad local del cannabis y para los pacientes médicos, sólo admitimos a “miembros invitados” de este tipo hasta el 20% de los miembros totales. Desde que el club se creó en agosto de 2012, la base de clientes ha crecido de 3 a más de 400 miembros. Sin embargo, hasta ahora, no hemos tenido ningún turista real como miembro, a pesar de que una gran cantidad de los residentes de Fuerteventura proceden de otros Estados miembros de la UE, y algunos de ellos han visitado Col.Can.Can.”

Me di cuenta de que, en el menú de Víctor, el club ofrece, en realidad, tres tipos de hierba de exterior más la extracción de butano. Durante mi visita, Col.Can.Can. no ofrecía cogollos de marihuana producidos bajo luces de cultivo de interior. Lorenzo me explica que, en las Islas Canarias, los cultivos de exterior son posibles hasta seis veces al año si dejas que las semillas o esquejes germinen en un cuarto de vegetación, con 18 horas de luz durante unas pocas semanas. Al estar tan cerca del ecuador, los días en las Islas Canarias se encuentran entre 11 y, como máximo, 15 horas de duración. Eso significa que las variedades de floración corta se pueden cosechar seis veces al año, e incluso las Sativas de floración larga se pueden cosechar hasta cuatro veces al año. Después de todo, aquí, cerca de la costa africana, el sol es mucho más potente que una lámpara de 600W. Eso significa, dice, que a veces es incluso difícil distinguir las cosechas de exterior de las cosechas de interior. El aspecto y el olor de la WXS en mi bolsa sellada, de hecho, parecían dar fe de ello. El club a veces ofrece variedades de interior, pero resulta sencillo, la producción es más cara. El cultivo es atendido por un grupo de miembros que el club ha nombrado jardineros. Se le notifica el cultivo a las autoridades locales, aunque la ubicación de los campos se ha mantenido en secreto por temor a los robos. Informar a las autoridades locales ofrece algún tipo de garantía para el productor, ya que en caso de un ataque, se puede demostrar que el cultivo no es para uso privado o para su venta en el mercado negro. El volumen de los cultivos depende de la demanda actual entre los miembros, por lo que cuando los miembros se unen, indican aproximadamente la cantidad de hierba que fuman. Muchos clubes tienen límites de consumo; a los miembros del club de Barcelona, ​​por ejemplo, se les permite un máximo de 25 gramos a la semana. Con ello se pretende, por un lado identificar y abordar las tendencias de consumo problemático, y por otro lado evitar que los miembros intenten abarcar más de lo que necesitan. Lorenzo señaló que Col.Can.Can no tiene un límite. Porque, dijo, aquí, en un pequeño pueblo como Gran Tarajal, todos se conocen, por lo que cualquiera que intente jugar rápido y libremente con las reglas del club, y cualquiera que deje que toda su parte se esfume, no pasará desapercibido. Además, el hecho de que exista un límite se traduciría inmediatamente en la exclusión y la marginación social de la comunidad cannábica entera de este pequeño pueblo, y nadie quiere eso.

Después de haber compartido esta increíblemente interesante introducción a la historia del club, Lorenzo puso la torre para el dabbing sobre la mesa y preparó una aguja con una gota de su extracción. Como inexperto que soy en esto del dabbing, le dejo calentar a mi compañero, y me concentro en inhalar. El sabor y el efecto son realmente asombrosos. El olor me recuerda a una sativa mexicana. El dabbing  o inhalación del vapor de unas delicias tan exclusivas, realmente, pone de manifiesto el gusto de los terpenos aromáticos de la planta parental, siempre y cuando la aguja de titanio no se ponga demasiado caliente. Según Lorenzo, la aguja debe calentarse hasta que brille intensamente y luego se deja durante unos segundos. Los dabbers con practica enseguida aprenden cuando se debe poner el concentrado en el recipiente utilizando un clavo o una aguja.

Me podría haber pasado horas con Lorenzo, filosofando sobre Col.Can.Can y los CSC en general, pero a primera hora de la mañana siguiente nos esperan en, probablemente, el club más famoso de las Islas Canarias, ACMEFUER (Asociación de Cannabis Medicinal de Fuerteventura), en Puerto del Rosario. Agradezco a Lorenzo su hospitalidad y me despido de él, de Víctor y de los demás, de forma que por lo menos puedo dormir la mitad de la noche antes de mi próxima cita.

Durante mi segundo viaje a un CSC, me encuentro con Matías, paciente de cáncer de intestino, que durante los tres días que dura mi visita recibe un gramo de aceite, como tratamiento para el tumor, producido por el activista del cannabis y presidente del Club, José María Alonso.

* Desde 2013, algunos “coffee shops” de los Países Bajos, principalmente en las provincias de Limburgo, Zelanda y Brabante Septentrional sólo están abiertos para los residentes de los Países Bajos.

Por Micha

Fuente SensiSeeds

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 4 vistas
La acuaponía es una técnica de cultivo basada en la acuicultura, una combinación de la hidroponía y los sistemas acuícolas de recirculación cerrados.

0 76 vistas
Abrirán las puesrtas del primer museo del cannabis en Latino América en la ciudad de Montevideo, la capital uruguaya

0 62 vistas
Donald Trump está considerando la posibilidad de un inversor de Silicon Valley cercano a Peter Thiel para dirigir la Administración de Alimentos y Drogas

0 54 vistas
La ciudad alemana quiere legalizar la marihuana en vista del fracaso de su prohibición y tratamiento