3 consejos para no poner en riesgo tus cosechas

Los cultivadores de marihuana en exterior pueden ir viendo como poco a poco sus plantas se van llenando de pequeños cogollos. Ésto es siempre motivo de orgullo, ya que vemos como todos nuestros esfuerzos hasta ahora comienzan a dar sus frutos. Pero desgraciadamente, son también las fechas donde las amenazas se acumulan. Desde las plagas y hongos que siempre acechan, hasta los helicópteros de las fuerzas de seguridad y los siempre indeseables roba-plantas. Por éso te damos algunos consejos para que a estas alturas del cultivo y en las semanas que quedan, minimices los riesgos y consigas cosechar tus plantas.

LA PREVENCIÓN SIGUE SIENDO IMPORTANTE

Como hemos dicho, las plagas y los hongos siempre son un peligro. Son amenazas que pueden venir por tierra y aire. Hongos como la botrytis, el oídio, el fusarium pueden hallarse en el sustrato o ser transportados por el aire. O insectos como araña roja, pulgón, trips, gusanos o mosca blanca también pueden invadir una planta llegando caminando o volando.

El uso de preventivos sigue siendo importante. Pero estando en floración, lo que menos nos interesa es usar productos químicos. Éstos tienen un plazo de seguridad más largo que los productos orgánicos. Además pensemos que después pueden terminar en nuestros pulmones. El mercado nos ofrece muchísimas alternativas, como jabón de potasio, aceite de neem, tierra de diatomeas, cola de caballo, purín de ortigas…

CAMUFLA TUS PLANTAS

Los helicópteros de Guardia Civil o Policías Autonómicas en estas fechas suelen sobrevolar el territorio nacional buscando cultivos que intervenir. En muchas ocasiones, sobretodo cuando incautan cultivos dedicados al narcotráfico, son acciones totalmente justificadas. En otras, cuando se trata de autocultivadores que lo único que buscas es autoabastecerse, son acciones totalmente desmedidas.

Puede llegar a ser complicado camuflar un gran cultivo, pero no imposible. Usa mallas de ocultación, flores artificiales que puedes comprar en cualquier bazar y ponerlas en varias zonas de la planta para hacerla pasar por otra variedad… La mejor opción es siempre optar por cultivar en un invernadero, aunque no siempre es posible.

POR LA BOCA MUERE EL PEZ

Los ladrones de plantas son la peor de las plagas. Cada vez son más pacientes y suelen esperar para cosechar tus plantas unos días antes de que lo hagas tú. Pero éso no significa que no sepan ya dónde se localizan los cultivos que quieren atacar. Y no les importa mucho si se trata de cultivos en guerrilla, terrazas, jardines o balcones. Si tienes que trepar, lo harán. Y si tienen que saltar un muro, lo harán.

Curiosamente, los ladrones de plantas en la mayoría de casos no son desconocidos ni encuentran los cultivos de casualidad. Somos muchas veces nosotros mismos los que presumimos de nuestros cultivos delante de amigos o conocidos. Y éstos a su vez lo cuentan a otros amigos y conocidos. Lo mejor es siempre no contarle nada a nadie y mantener un total secretismo. Presume cuando hayas cosechado de tus cogollos y no antes.

Más Artículos
Damping Off en cultivos de cannabis: ¿qué es y como prevenirlo?
>