7 variedades autoflorecientes que no te puedes perder

semilla marihuana

Las variedades autoflorecientes cada vez más son más utilizadas y dan más producción. Aquí os dejamos algunas de las mas conocidas.

Magnum de Buddha Seeds es la autofloreciente más vendida de España. Años después de su lanzamiento, su origen todavía sigue un secreto conservado por los breeders de este banco. Se sabe que es un cruce de 3 variedades y que por su sabor se podría intuir alguna ascendencia Haze. Sea como fuere, es una de las autos más productivas y especiales del mercado.  Desde que se germina, se cosecha en 75 días. Sus cogollos forman largas colas en forma de bates de béisbol. El sabor es muy dulce, fresco y especiado. Los efectos son cerebrales, alegres y divertidos.

White Widow Auto de Greenhouse es la versión autofloreciente de la variedad más famosa de este banco, una genética ganadora de múltiples premios que se caracteriza por sus cogollos completamente blancos por la concentración de tricomas. Con la mejor de las madres White Widow, híbrido estabilizado Brasil x India, el resultado es una variedad que conserva sus mismas características pero concentradas en unas planta que no supera los 80cm de altura. El sabor es terroso y los efectos potentes y equilibrados, te hará viajar en una montaña rusa de sensaciones.

Think Different de Dutch Passion es una autofloreciente que te hará pensar diferente, como sugiere su nombre. Para su desarrollo, se combinó una variedad llamada AK420, hibrido AK47 muy productivo y extremadamente potente, con una rudelaris cuidadosamente escogida. Es una planta fuerte y homogénea, con alturas que rondan los 100-150 cm. Los ejemplares de mayor tamaño llegan a ofrecer hasta 300 gramos de resinosos cogollos en sólo nueve semanas. Los niveles de THC del 18% proporciona unos efectos muy potentes y psicoactivos.

Purple Kush de Buddha Seeds es otra de sus joyas. Se trata de una autofloreciente que destaca por sus preciosos colores de color morado. Contiene genes de una variedad procedente del Hindu Kush, de la que hereda principalmente todos sus rasgos. Su estructura es clásica de índica piramidal, tiene a formar un único cogollo que prácticamente comienza en la base del tallo y se extiende hasta la punta apical. Y se cosecha en 70 días. Los efectos son muy relajantes, pero sin ser excesivamente narcótica. Su aroma y sabor dulce, a hachís y con trasfondos a frutos rojos.

Red Poison Auto de Sweet Seeds es también otra preciosa autofloreciente de cogollos morados, perteneciente a la red family. Se trata de un cruce entre el éxito superventas Green Poison y una exótica y colorida autofloreciente paquistaní.  En las mejores condiciones de cultivo puede llegar a alcanzar una altura de 120 cm y rendimientos de 175 gramos. Desde la germinación se cosecha en sólo 8 semanas. Los aromas son dulces, a frutas y con trasfondos Skunk. Los efectos relajantes y duraderos.

Skunk #1 Automatic de White Label es la versión de la variedad más influyente de la historia y uno de los iconos de Sensi Seeds, a quien pertenece este banco. La Skunk es una híbrido índica sativa cruce de México x Colombia x Afganistán. Destaca por todo, es una variedad perfecta. Esta versión auto se cosecha en unas 11-12 semanas desde la germinación, su rendimiento es elevado, su olor apestoso, su sabor almizclado y sus efectos potentes, equilibrados y de enorme felicidad.

Auto Blueberry de Dutch Passion es por su parte la versión autofloreciente de la Blueberry, una genética creada por Dj Short mediante un trabajo con variedades sativas de Tailandia e índicas de Afganistán. Es una de las variedades más deliciosas que jamás se han creado y es muy empleada como base de cría por el gran sabor que hereda la descendencia, como a yogur de arándanos y bayas. Se cosecha en 8-10 semanas y los cogollos además de super resinosos, adquieren unos preciosos tonos azul/lavanda.

 

Más Artículos
¿Cual es la técnica de cultivo más productiva en interior?
>