Alemania todavía lucha por hacer funcionar la industria del cannabis medicinal

La marihuana medicinal es legal en Alemania desde 1017. Aunque, existen frecuentes faltas de género en las farmacias y sin producción alemana de cannabis a la vista.

Alemania aún no tiene producción nacional de cannabis. Todo el cannabis medicinal debe importarse en su mayoría desde Holanda y Canadá, donde si existe una industria especializada. El mercado alemán se situaría en 6.000 millones de euros en la próxima decada.

Se suponía que las primeras granjas de cannabis florecerían este año, pero el proceso de licitación del gobierno para que las empresas soliciten el cultivo de marihuana ha demorado en exceso. El proceso de adquisición comenzó en el mes de julio después de que un tribunal de Dusseldorf ampliara los tiempos y extendiéndose de octubre a diciembre.

Aunque, el Instituto Federal de Medicamentos y Dispositivos Médicos dijo que necesita aún más tiempo para determinar las reglas para otorgar licencias y que posiblemente se otorgarían en el segundo trimestre de 2019. Por lo tanto, la cosecha alemana de cannabis mediicnal más temprana sería para 2020.

“Todos los días que no se cultiva cannabis en Alemania es un mal día para los pacientes que dependen de él”, dijo la parlamentaria y Dra. Kirsten Kappert-Gonther, al periódico de los farmacéuticos DAZ.

Los autores del proyecto de ley estimaron que sobre unos 700 pacientes por año querrían las recetas, que serían cubiertas en parte por el seguro de salud pública. Pero, en los últimos 10 meses ya son más de 13.000 personas lo que la han solicitado.

Una industria del cannabis alemana de miles de millones

La industria estima que cerca de un millón de personas en Alemania y cinco, en la Unión Europea, sería la cifra a la que ascendería los solicitantes de terapia con cannabis. Esto se traduciría en un montante de miles de millones de euros, ya que el coste anual de dicha terapia iría de 4.000 a 30.000 euros.

En Alemania, la legalización del cannabis une a varias formaciones políticas dispares entre si. Todas estos partidos, Free Demócratas, el Partido Verde y el Partido de la Izquierda, piensan que el mercado negro expone a los consumidores recreativos a químicos dañinos o drogas más fuertes. Y, también deja millones de euros de ingresos fiscales fuera del alcance de las instituciones.

Más Artículos
EEUU, Nuevo México se prepara para legalizar
>