Aprende a hacer BHO con un tubo de extracción

El BHO es uno de los extractos de cannabis más populares en Estados Unidos primero, y posteriormente en Europa

bho

El BHO es uno de los extractos de cannabis más populares en Estados Unidos primero, y posteriormente en Europa. Su nombre es el acrónimo de Butane Hash Oil, aunque también se acepta el término Butane Honey Oil por su aspecto de miel. En sí, se trata de un tipo de extracción en la que se emplea gas butano como solvente. También se puede emplear gas propano o CO2 líquido. Y ya que enseguida las plantas de exterior comenzarán a secarse, te enseñaremos de una manera rápida y efectiva a hacer BHO bien con las hojas más resinosas, o bien con cogollos con lo que obtendremos un extracto de primera.

¿QUÉ SE NECESITA PARA HACER BHO?

Lo más necesario será un tubo de extracción y gas iso-butano, un tipo de gas más limpio y que dejará menos residuos. Y por supuesto, unos cuantos gramos de hierba. Cuanta más resina contenga, lógicamente lograremos un mayor retorno o rendimiento.

Aunque hoy en día existen en el mercado máquinas de extracción muy profesionales, como por ejemplo de circuito cerrado para el aprovechamiento del gas, también existen tubos muy simples y económicos de PVC o borosilicato por menos de 20 euros. Son ideales para pequeñas cantidades, usos poco frecuentes o simplemente para descubrir este tipo de extracto por poco dinero.

En cuanto al gas, como hemos dicho siempre será mejor optar por gases refinados como el gas Colibrí, Dexso DMS o Clipper Pure Isobutane, por nombre algunas de las marcas más empleadas para la elaboración de BHO. En cualquier caso, siempre puedes hacer alguna búsqueda en Google para saber si el gas que tienes pensado usar, es apropiado o no.

Por último, también necesitaremos algunos utensilios de cocina para recoger el BHO recién hecho, así como para su posterior purgado del que hablaremos más adelante. Puesto que tendremos que manejar un extracto bastante líquido y pegajoso, conviene trabajar con recipientes de silicona.

¿CÓMO SE HACE EL BHO?

Lo primero es la seguridad, ya que trabajaremos con un gas muy inflamable. Hazlo en un lugar muy bien ventilado y lógicamente no se te ocurra encender un cigarrillo o un porro para estar más entretenido mientras haces el BHO. También al trabajar con gas, debemos usar un guante para proteger la mano que usaremos para sujetar el tubo. Se alcanzan temperaturas muy bajas que podrían causar quemaduras.

Los tubos de extracción son muy simples. En su parte inferior cuentan con un pequeño orificio donde se introducirá la boquilla de la botella de gas. Y su parte inferior cuentan con un pequeño filtro que permiten la salida de la resina líquida, pero impiden el paso de la materia vegetal.

Así que introducimos en el interior del tubo la hierba, debe llenar el tubo pero sin que esté muy compacta. Simplemente introducimos poco a poco y vamos apretando ligeramente con un palito, bolígrafo, rotulador o similar. Después introducimos el tubo una o dos horas en el congelador para facilitar la extracción.

Cerramos el tubo, nos ponemos el guante y lo situamos sobre un recipiente de silicona. Con la otra mano acopla la botella de butano a tubo y presiona para dar salida al gas. No tardará en caer sobre el recipiente el BHO en forma líquida. Depende del tamaño del tubo y cantidad de hierba, puede que sea necesario usar dos o tres botes para exprimir al máximo la hierba.

EL PURGADO

El BHO que recogeremos en el recipiente contiene mucho gas formando pequeñas burbujas que ni mucho menos queremos que termine en los pulmones. Es por ello que se hace un purgado final para extraer todo el gas de su interior. Una manera muy rápida, sencilla y eficaz, es hacerlo al baño maría. Usaremos otro recipiente de silicona de al menos 5 cm de altura, introduciéndolo en un olla con 1 o 2 dedos de agua.

Encendemos la cocina a una temperatura media, para que el agua no entre en ebullición pero casi para evitar que burbujas de agua hirviendo entren en el recipiente del BHO. No tardaremos en ver como éste comienza a calentarse y a burbujear, eliminando poco a poco las burbujas de gas. Podemos ayudarnos de algún utensilio también de silicona para revolver ligeramente y apurar el purgado.

Para asegurarse que se elimina todo el gas, haremos el paso anterior 2-3 veces, dejando enfriar el agua para que el BHO se solidifique antes de repetir de nuevo. Finalmente recogeremos nuestro BHO listo para consumir. La manera de hacerlo más habitual el pipa de BHO o bubbler, aunque también se puede mezclar con cannabis o tabaco o usarlo en cocina cannábica.

  • Me parece una locura que publiquéis esta guía al desastre.
    Para empezar nunca se debe purgar un extracto realizado con un disolvente inflamable sobre una llama abierta. No sabéis en que condiciones ambientales se va a realizar el purgado, en un set-up amateur las condiciones pueden no ser las indicadas y causar un desastre si se usa una llama como fuente de calor.
    Para continuar no indicáis los tiempos de purgado que, con dicho método, deberían ser al menos 24h al baño maría. Y para terminar recomendáis extraer sobre recipientes de silicona que no están fabricados para soportar disolventes, la silicona aguanta pero los aditivos pueden acabar en el extracto.
    En resumen, alentar a usar una llama viva es sinónimo de catástrofe ya que se suelen encontrar en las cocinas y los materiales recomendados pueden contaminar el extracto. Esto no es fumarse un porro, se trata de hacer un preparado como lo podría ser un medicamento y si no se hace bien en cada paso hasta el consumo puede ser un peligro para la salud.

  • Más Artículos
    Reino Unido, el NHS quiere producir aceite de cannabis
    >