Argentina, “Hace años venimos pidiendo que se nos de autorización a nosotras”

La semana pasada, el ministerio de Seguridad de Argentina autorizó el primer centro de elaboración de cannabis medicinal. El visto bueno para el establecimiento que funcionará en Jujuy y será administrado por una empresa estatal y otra estadounidense fue publicado en el Boletín Oficial. Sin embargo, Argentina sigue penando muy duramente a los cultivadores artesanales, sin importar el destino de las flores que cortan.

Así, una persona que luego de una denuncia es sorprendida con plantas de marihuana en su casa puede afrontar cargos de hasta 15 años de prisión, lo mismo que un homicidio simple. 

Valeria Salech, presidenta de Mamá Cultiva Argentina, la ONG impulsora de la Ley 27.350 de cannabis medicinal, y autora del libro “Historia de Mamá Cultiva Argentina, el camino del cannabis terapéutico”, habló con el programa de radio “Insurgentes”, que se emite por la Radio Sur 88.3, y dijo: “Hace años venimos pidiendo que se nos de autorización a nosotras” para cultivar.

Son mamás que cultivan para producir el aceite que detiene los ataques de sus hijos, la mayoría de ellos, víctimas de epilepsias refractarias. 

“Anunciaron con bombos y platillos como si fuera una buena noticia que el Ministerio de Seguridad autorizó un predio en Jujuy para un cultivo importado. No puedo encuadrarlo en una buena noticia porque se van a dar suelos argentinos para el cultivo de cannabis cuyos fines son la exportación de la producción, entonces ¿Qué pasa con nosotras que hace años venimos pidiendo que se nos de autorización a las ciudadanas argentinas que tenemos un familiar con algún problema que la medicina alopática no puede resolver? Es una sordera estatal, estoy indignada”, manifestó la mujer.

Salech recordó que “la OMS le recomendó a todos los países del mundo que quitaran la marihuana de la lista de drogas peligrosas y se rompiera con el convenio que se firmó en 1961 en donde estaba entre la lista de drogas más peligrosas, junto con la heroína y otras. La OMS recomienda esto básicamente porque para estar en esa lista la sustancias debían no tener ningún carácter terapéutico y hace 20 o 30 años con evidencia científica a nivel internacional que el cannabis tiene propiedades terapéuticas concretas”, y reclamó: “Por un lado, pide sacar el cannabis de la lista de drogas peligrosas y por el otro lado la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, persigue, criminaliza y estigmatiza la planta y a todo el mundo menos al hijo del gobernador de Jujuy”.

No hubo consulta a las madres

Consultada acerca de si las autoridades argentinas consultaron a las madres en algún momento antes de la aprobación, la mujer respondió que “No, y lo peor es que la ley (sancionada hace más de un año) en su artículo 9 pide que se forme un consejo consultivo integrado por INTA, CONICET, los organismos públicos que tienen que ver en la materia y organizaciones civiles. Nosotros formamos parte del consejo consultivo pero por supuesto no se nos consultó. No les interesa porque esto tiene un fin que no es el de ayudar a la población argentina, ¿para qué nos van a consultar?”

“Un anuncio sobre cannabis medicinal lo tendría que dar salud y lo está anunciando seguridad. Ahí te das cuenta de la perspectiva que ellos tienen, de la manera de encarar las cosas, sigue siendo punitiva y estigmatizante. Yo cómo mínimo siento angustia”, finalizó.

Por Rama

Más Artículos
Nace Agrocoin, la criptomoneda mexicana que busca conquistar al cannabis
>