Argentina estudia relación de uso de cannabis en recuperados covid-19

Desde que se declaró la pandemia de coronavirus, allá por marzo, cientos de laboratorios han ido en busca de una cura.

COVID-19-pandemia

Uso de cannabis. Desde que se declaró la pandemia de coronavirus, allá por marzo, cientos de laboratorios han ido en busca de una cura.

El cannabis, como ocurrió en la década que acaba de terminar, siempre dice presente en este tipo de investigaciones.

Comenzó una nueva década, pero eso no ha cambiado.

Científicos de la agencia de investigación de Argentina (Conicet), estudian la relación del consumo de cannabis en personas recuperadas de coronavirus.

La pesquisa la realizan docentes e investigadores del Conicet, pero también de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Esa ciudad de la costa atlántica argentina supo mantener a raya al SARS-CoV-2, pero en el último mes se ha complicado y al 28 de septiembre contaba más de 12.000 positivos.

No obstante, la ciencia debe continuar. Incluso más rápido que antes.

El mundo corre una loca carrera contra el tiempo para curar una enfermedad generada, quizás, por las propias y voraces costumbres del propio ser humano.

Mar del Plata no está exenta de ello, y mucho menos Argentina, que figura en el top ten de casos fatales en el mundo.

Con la pandemia en marcha continúan las investigaciones para dar respuestas y conocer más detalles acerca de cómo actúa el virus en cada persona.

Es en ese contexto que el grupo de extensión “ConCiencia Cannabis”, integrado por docentes e investigadores evalúan a través de una encuesta la posible relación entre el consumo de cannabis y los síntomas.

También la recuperación de personas afectadas por covid-19.

La iniciativa invita a participar de forma voluntaria a residentes del país que sean mayores de 18 años.

Pero claro, es imprescindible que hayan sido diagnosticados positivos en covid-19.

Si cumplen con esos dos requisitos podrán completar de forma anónima una entrevista virtual.

¿Correlación?

La hipótesis preliminar de los especialistas requiere saber “si existe una correlación entre el tiempo de recuperación de la infección, así como el desarrollo de síntomas de la enfermedad y el consumo de derivados de cannabis”.

Para más información, contactarse por correo a: concienciacannabisunmdp@gmail.com.

También a través de las redes sociales Facebook o Instagram.

Según informaron, el cuestionario busca conocer “si el uso de cannabis atenúa los efectos de la infección por coronavirus, incrementando la posibilidad de recuperación”. 

Con absoluta confidencialidad, las simples preguntas les permitirán a los y las investigadores analizar si existe alguna relación entre el coronavirus y el consumo de cannabis.

Y si hay relación con los síntomas que presentan las personas en el transcurso de la enfermedad.

“ConCiencia Cannabis” está compuesto por Débora Nercessian, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones.

Silvana Colman y Daniela Villamonte, trabajan como personal de apoyo, según informó La Capital.

El proyecto fue evaluado por el Comité de Bioética en Investigación del Programa Temático Interdisciplinario en Bioética de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP).

También está inscripto en el Registro Provincial de Comités de Ética en Investigación, dependiente del Comité de Ética Central del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.

¿POSIBLE CURA?

La enfermedad causada por el coronavirus ya mató a un millón de personas en el mundo.

El tiempo apremia, y los laboratorios encargados de desarrollar una vacuna, en alianza con los países del G7, parecen más preocupados por competir entre ellos.

Son cada vez más las personas que creen que la cura podría estar en el cannabis.

Pero claro, la planta utilizada ancestralmente por sus propiedades terapéuticas pero estigmatizada y prohibida en la mayor parte de naciones tiene las hojas atadas.

Hace algunos días, y según publica Reporte Índigo, Ikänik Farms, filial de la Compañía Pideka, hizo un anuncio importante.

La firma, junto con el Grupo de Inmunovirología de la Universidad de Antioquia (oeste), Colombia, descubrió efectos positivos en el uso de cepas de cannabinoides.

Las mismas inhibieron hasta en un 62,5 por ciento la replicación del nuevo coronavirus.

Investigación en México

En México existen fuertes rezagos en la investigación científica del cannabis y su impacto contra el virus SARS-CoV-2.

La siguiente fase del estudio debería realizarse en México, la falta de un reglamento que regule la sustancia podría frenar la investigación.

A mediados de junio de 2017 el Congreso de la Unión hizo reformas a la Ley General de Salud.

Con ellas permitió el uso medicinal de la planta y dio 180 días al Ejecutivo federal para generar la reglamentación necesaria.

El plazo venció y la Secretaría de Salud no cumplió.

Recién a fin de julio, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) entregó a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) un borrador del reglamento.

Pero el plazo para la regulación de la cannabis medicinal venció.

El pasado 9 de septiembre el reglamento brilló por su ausencia a pesar de que existe una orden emitida para cumplir la sentencia de la Suprema Corte (SCJN) del 14 de agosto de 2019.

Pero el pasado 21 de septiembre, el juez 15º de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México concedió una prórroga de 70 días hábiles adicionales para llevar a cabo la armonización normativa.

Con ello, se suman un total de 1.010 días naturales desde que se debió expedir el reglamento el 18 de diciembre de 2018.

Al menos 25 protocolos de investigación de diversas instituciones esperan, y miles de pacientes siguen sin poder tener un tratamiento para mejorar sus vidas.

Más Artículos
THC
Colombia, Khiron se le anima al THC
>