Argentina, la tierra donde los Gobiernos pueden, pero el pueblo no

El autocultivo de cannabis en Argentina es una actividad normalizada per se, sin embargo, la justicia parece no enterarse.

Argentina
Macfoto

El autocultivo de cannabis en Argentina es una actividad normalizada per se, sin embargo, la justicia parece no enterarse.

Así, y mientras numerosos municipios a lo largo y ancho del país inician proyectos oficiales de cultivo, aquel que lo hace en su propia casa es considerado un delincuente.

Ahora, en San Juan, una de las provincias que van a cultivar oficialmente, piden no penalizar el autocultivo con fines medicinales.

Cristina Agüero, integrante de la Agrupación Cannabicultora provincial, dialogó en Canal 13 sobre las problemáticas que deben enfrentar día a día.

El pasado 16 de julio, el Ministerio de Salud Pública de la Nación presentó un borrador para regular la ley 27.350, que habilita el uso del cannabis medicinal en determinados pacientes.

Este proyecto plantea, entre otros puntos, que se establezca como prioridad el trabajo junto a laboratorios públicos para que realicen la elaboración y evaluación del derivado.

San Juan tendría un problema en este panorama.

No hay laboratorios

Es que, en la provincia no existen laboratorios públicos para cumplir con esta función.

Este hecho es crucial para la actividad, puesto que además de controlar el producto estatal, también debería posibilitar la evaluación de producción particular, según especifica el borrador de Salud.

Agüero explicó que esto sucede por la falta de información que hay sobre el cannabis medicinal.

“Yo consumo aceite de cannabis, en este momento no puedo consumir la calidad de cannabis que debo tener. Estuve pasando la pandemia gracias a un extracto que me mandaron, ya que no todas las semillas son aptas para las distintas patologías”, explicó.

Luego mencionó que desde la agrupación piden que la Ley 23.337 se derogue.

Que la ley se derogue

“Queremos que nuestros cultivadores, clubes, ONG’s, cooperativas de cultivo y nuestras propias familias sean los propios cultivadores de su genética. Obviamente esto debe ser controlado por el Estado, es decir, el Estado debe estar presente”, señaló la integrante de la Agrupación Cannabicultora San Juan.

“No podemos exponer a familias a procesos de allanamientos para que después se les abran causas porque buscan una mejor calidad de vida en su salud. Muchos no tienen acceso al aceite de cannabis y lo necesitan”, agregó.

Luego manifestó su propia experiencia con el aceite de cannabis:

“Yo misma consumo aceite medicinal del 2009, tengo 47 años, tengo pérdida de partes de mi cuerpo, he sufrido inmovilidad. De hecho estuve dos años en silla de rueda, hoy estoy parada gracias a esta medicina. Puedo hablar frente a cualquier otra persona, tengo un problema neuronal”, relató.

“Actualmente más de 600 familias acuden a mí con diferentes patologías, ¿a quién deben recurrir? Al Estado, a la provincia, a algún ministro de Salud, al gobernador para darle una mejor calidad de vida a las personas que lo necesitan; por eso se necesita una decisión por parte del Estado Provincial”, expresó.

¿Exportar?

Luego comentó que el gobernador de Jujuy primero habla de exportar cannabis y después repartirle a su propia gente.

“¿Qué estamos hablando, nos interesa la salud del pueblo? Yo le digo a la sociedad sanjuanina  que nos unamos las familias, los cultivadores, todos. Porque sin la fuerza del pueblo no podemos reclamar nada, necesitamos luchar como lo veníamos haciendo años anteriores para que en la provincia no se lleven todo y después nosotros tengamos que pagar caro”, dijo Agüero.

“Estamos hablando de una clase media/alta y nos estamos olvidando de aquellas familias de bajos recursos”, advirtió.

Y agregó: “Tanto la salud como la economía se mueven entre la pobreza y la salud, una familia de bajos recursos que tiene un hijo con epilepsia refractaria, parálisis cerebral, TDHA o que tiene un ser amado agonizando con dolores crónicos, no va a tener la plata para salir y buscar  en el mercado negro la calidad del aceite”.

Por último, la mujer enfatizó que se necesita un Ministerio de Salud que trabaje de forma articulada con las organizaciones para que permitan que el cultivo sea para todos.

“De esa forma se va a poder combatir el Narco-Estado, porque necesitamos calidad de vida ante la salud”, concluyó.

Más Artículos
México tiene excelentes condiciones para la industria del cannabis
>