Brasil se prepara para discutir su propia ley pro CBD

Latinoamérica ha visto en la pandemia de coronavirus el momento ideal para expandir su propio mercado de cannabis medicinal.

CBD
Macfoto

Latinoamérica ha visto en la pandemia de coronavirus el momento ideal para expandir su propio mercado de cannabis medicinal.

La planta comienza a dejar dividendos en la región, y todavía faltaba que entre su jugador más importante.

Ahora sí, por fin, Brasil comienza a discutir el cultivo de cannabis para fines medicinales en su Parlamento.

Así informa el portal CBD Noticias que incluso, apuesta: la nueva ley en Brasil podría abrir un enorme mercado de cáñamo.

Brasil podría tener regulaciones vigentes para el cannabis medicinal y el cáñamo a principios del próximo año, abriendo un mercado de casi 210 millones de consumidores si se promulga una ley propuesta recientemente.

El proyecto de ley anunciado la semana pasada establecería reglas para el sector bajo una propuesta establecida por una comisión formada el año pasado.

El consultor brasileño de cáñamo Lorenzo Rolim da Silva le dijo a HempToday que espera que la ley se apruebe rápidamente en la legislatura brasileña.

“No me sorprendería si comenzamos el 2021 con una regulación funcional en Brasil, que permita al país finalmente competir en el sector”, dijo Rolim da Silva, quien también es presidente de la Asociación Latinoamericana de Cáñamo Industrial (LAIHA).

“Y créanme, les daremos a los productores de cáñamo estadounidenses y europeos una carrera por su dinero”.

“Nuestros costos en la agricultura son en general más bajos y tenemos excelentes condiciones climáticas para convertirnos en el jugador más competitivo del mundo”.

CÁÑAMO

Más allá de las aplicaciones médicas, la nueva ley abriría todos los sectores del cáñamo en Brasil, que tiene un rico legado en cannabis y cáñamo.

El proyecto de ley autoriza la producción y comercialización de productos elaborados con cáñamo industrial siempre que no estén destinados a uso médico ni se comercialicen con “fines profilácticos, curativos o paliativos”.

Esto allanaría el camino para los productos de salud y belleza, celulosa, fibras y veterinaria no médica, siempre que esos productos no contengan más del 0,3 por ciento de THC.

En los alimentos solo se permitirían semillas.

Las normas actuales ya permiten la importación y venta de medicamentos derivados del cannabis en tres categorías:

  1. Los registrados como productos farmacéuticos;
  2. Los productos con «autorización sanitaria» que no requieren ensayos clínicos;
  3. La autorización de “uso compasivo” que permite a los pacientes importar productos de cannabis de forma individual.

El CBD se consideraría “medicina vegetal” y, por lo tanto, se relegaría a la categoría de “autorización sanitaria”, que requiere prescripción médica.

POTENCIAL

Brasil, el país más grande de América del Sur, es el cuarto mercado farmacéutico más grande del mundo.

Los investigadores dicen que el potencial del cannabis medicinal podría aumentar con la aprobación de la nueva legislación.

Las estimaciones hablan de que el sector podría alcanzar una facturación de 4,7 billones de dólares en los próximos tres años.

Varios importadores ya han establecido posiciones iniciales en Brasil, incluido GW Pharmaceuticals del Reino Unido, que vende su medicamento Sativex, a base de CBD, en farmacias.

La empresa farmacéutica brasileña Prati-Donaduzzi también está autorizada para fabricar y distribuir ciertos productos de cannabis a través de farmacias, pero aún no lo ha hecho.

El gigante farmacéutico Merck anunció recientemente que está ingresando a Brasil, con la intención de “suministrar el mercado con conocimiento técnico orientado a la investigación y desarrollo, control de calidad y aplicaciones biométricas para potencializar el cultivo del cáñamo ”, según Fabio Demétrio, jefe de investigación y soluciones de Merck Brasil.

SUBSIDIOS

El país tiene varios millones de pacientes con epilepsia y otras dolencias como autismo y dolor crónico que podrían beneficiarse del CBD.

Se estima que 7.000 pacientes están registrados y reciben aceite de CBD aprobado por el gobierno para fines médicos, pero el mercado negro podría hacer que esa cifra sea mucho mayor.

Bajo los subsidios para medicamentos en Brasil, el gobierno ofrece un generoso apoyo a los pacientes.

Al menos un vendedor de CBD estimó que obtiene hasta la mitad de sus ingresos de dichos subsidios.

Si se promulga la ley que permite el cultivo y la producción en Brasil, el precio del CBD y otros extractos sería mucho más bajo, ya que los costos de exportación de EEUU y las tasas de cambio fluctuantes actualmente contribuyen a los altos precios a nivel interno.

Necesidad de un ajuste fino

Si bien Rolim da Silva dio la bienvenida a los desarrollos legislativos, dijo que la nueva ley propuesta puede necesitar un ajuste fino.

“Hay preguntas sobre aspectos técnicos, como la definición del límite de THC para el cáñamo, que se define como 0,3 por ciento; pero la ley también establece más adelante que no se considera psicoactivo si está por debajo del uno por ciento ”, señaló.

Tampoco está claro cómo se realizarán las pruebas de THC a gran escala en tan poco tiempo.

“El gobierno federal tendrá que asignar un presupuesto serio para cubrir este requisito, especialmente considerando el rápido ritmo al que se está moviendo”, dijo Rolim da Silva.

“La forma en que se desarrolló la regulación ejercerá mucha presión sobre el Ministerio de Agricultura y sobre la Agencia Nacional de Salud y Vigilancia (ANVISA). Ya que tendrán algunos desafíos muy complejos para adaptar sus propios reglamentos y normativas internas para reflejar los cambios propuestos en la ley”, agregó.

Y señaló que LAIHA se está acercando a los legisladores y al Ministerio de Agricultura para trabajar en esos temas a fin de  “evitar todos los errores que se cometieron en otros países durante sus propios cambios regulatorios”.

LEGADO

Desde el comienzo de la colonización de Brasil hasta principios del siglo XX, los brasileños cultivaron cáñamo legalmente en varias regiones del país.  Y al igual que el gobierno, principalmente recolectando fibras para su uso textil.

Los documentos históricos también muestran que hasta 1932 los extractos y otros remedios derivados del cáñamo eran considerados legítimos y recomendados por los médicos para diversas dolencias.

La industria del cáñamo de Brasil lideró todos los sectores agrícolas a fines del siglo XIX.

Más Artículos
EEUU, la Cámara de Representantes podría legalizar la marihuana
>