Bricomaría: fabricación de un medidor de pH casero

El éxito de un cultivo es la suma de varios factores. Una buena genética, buenos nutrientes, buenas condiciones climáticas o buenos cuidados. Dentro de los cuidados, algo que muchos cultivadores no tienen en cuenta es el pH del agua de riego, cuando es algo muy básico y causante de gran parte de los problemas de asimilación de nutrientes.

El pH o potencial de hidrógeno es un coeficiente que indica el grado de acidez o basicidad de una solución acuosa. En términos de fertirrigación, una solución nutritiva se considera ácidos cuando su pH es inferior a 5.0. Y cuando una solución nutritiva supera un pH de 7.0 se considera alcalina. Cada especie vegetal tiene diferentes exigencias alimentarias, han evolucionado para sobrevivir en determinados suelos y bajo determinadas circunstancias.

Por ejemplo los arces o las camelias prefieren suelos ácidos, mientras la alfalfa o el olivo prefieren suelos alcalinos. En el caso del cannabis, prefiere suelos neutros, con un pH entre 6.0 y 6.5. Cuando se riega con un pH superior o inferior, a la planta le cuesta asimilar determinados nutrientes necesarios para su desarrollo. Por ejemplo con un pH inferior a 6.0 son muy comunes las clorosis férricas, ya que disminuye considerablemente la asimilación de hierro.

Regular el pH del agua de riego es muy sencillo, una vez conozcamos su valor tan sólo tendremos que añadir un ácido como puede ser el vinagre o el limón para bajarlo, o bicarbonato para subirlo. Ésto son métodos caseros aunque poco estables, pasado un tiempo el pH tiende a volver a sus valores iniciales. Para conocer el valor de pH, necesitaremos un medidor, sea muy preciso como los digitales, o aproximados como los reactivos de papel tornasol o gotas que cambian de color en contacto con el agua de riego.

En este post de hoy os enseñaremos a hacer un medidor de pH en vuestra casas con materiales muy económicos.

NECESITARÁS

  • Recipiente de vidrio
  • 1/4 de col lombarda
  • 1/2 de agua
  • Batidora o licuadora
  • 50 ml de alcohol isopropílico
  • Colador
  • Vinagre
  • Folios blancos

FABRICACIÓN

Lo primero de todo, es hablaros de la “antocianina”, una sustancia que se halla en muchas células vegetales y que es responsable de las coloraciones de ciertos vegetales. Las antocianinas son moradas bajo condiciones neutras (pH de 7), pero cambian de color cuando se exponen a un ácido (pH menor a 7) o una base (pH mayor a 7). Así que debemos extraerlas de la col lombarda. Corta aproximadamente 1/4 de la col en peñas tiras, échalas en la licuadora o en un vaso para batidora, y añade medio litro de agua bien caliente.

Bate o licua hasta conseguir un agua pastosa de color morado. Ésto significará que habrás extraído las antocianinas de la col lombarda y estarán disueltos en el agua. Deja enfriar durante unos 10-15 minutos, y con un colador fino o filtro de café, cuela la mezcla para eliminar los trozos de col y quedarnos sólo con el líquido.

Para evitar que bacterias proliferen en este caldo, añade 50 ml de alcohol isopropílico. Pudiera darse el caso de que el alcohol alterase el color del líquido. Si ésto sucediese, poco a poco añade vinagre hasta volver a conseguir el color morado inicial.

Pasa el líquido a una fuente, mejor si es lo suficientemente grande para poder introducir un folio entero, o al menos medio folio. Una vez éste se haya impregnado bien y adquiera un color morado como el del líquido, lo situamos sobre una toalla y lo dejamos secar unas 12 horas. En ambientes húmedos puede darse el caso de necesitar más tiempo o ayuda de un deshumidificador.

Una vez hayan secado, con unas tijeras corta el folio en tiras de un centímetro de ancho aproximadamente13, y almacénalas en un bote con cierre hermético hasta que las vayas a usar. Sólo tienes que introducirlas en el agua antes de cada riego, y ver que color adquiere. La escala de colores de pH es universal, y un pH correcto en nuestro caso se indicaría con un color amarillo verdoso. Lo modificamos si es necesario y nuestras plantas lo agradecerán con menos problemas a lo largo del cultivo.

 

  • Más Artículos
    Cómo deshacerse de la plaga de araña roja en interior
    >