¿Por qué el cannabis provoca risas?

Uno de los grandes atractivos del cannabis son sus efectos recreativos. Siempre se podrá encontrar una variedad para cualquier estado de ánimo. Para relajarse, para divertirse, para dormir o para reír. Y es ésta última uno de las más destacables, por las carcajadas que provoca en quienes la consumen.

Antes de entender de qué manera el cannabis afecta al humor, es importante conocer lo que sucede en el cerebro. Los neurocientíficos admiten que es muy complicado concretar las razones específicas que provocan la risa. Coinciden en que ésto que implica la inter-actuación de múltiples áreas del cerebro que regulan lenguaje, memoria, función motora, interpretación auditiva y lógica.

Es por lo tanto un reflejo motor que se inspira en la propia interpretación del humor. Es a su vez una idea compleja compuesta de muchos bloques de construcción diferentes. Intervienen el contexto cultural, el contexto lingüístico o el contexto social. Es fácil comprobar que el humor o motivos de risa de un país es totalmente diferente al de otro.

Los escáneres de resonancias magnéticas han podido demostrar que el humor, principalmente, se procesa en los lóbulos frontales y temporales de la corteza cerebral. Luego se expresa emocionalmente. Y es aquí donde la marihuana interviene. Según estudios desarrollados en el Cognitive Neuroimaging Laboratory del McLean Hospital, en Belmont, el cannabis es capaz de estimular el flujo sanguíneo en los lóbulos frontales, tanto en el derecho como en el izquierdo.

Estas áreas del cerebro se asocian con el humor y la risa. El THC consigue crear una sobreactividad en ellas mediante el aumento del flujo sanguíneo, provocando el acto de reír. De todos modos la ciencia aún no ya ha conseguido revelar hasta qué punto este aumento del flujo sanguíneo es directamente responsable de su intensidad.

El THC es el  principal cannabinoide psicoactivo del cannabis. Cuando se consume se une a los receptores cannabinoides en el cerebro y activan el sistema mesolímbico. Ésto causa que el cerebro consiga liberar grandes cantidades de dopamina y endorfinas, lo que desemboca en un estado de máxima felicidad y euforia.

Otros informes además sugieren que ciertos compuestos del cannabis, THC incluído, llegan a promover la neurogénesis en determinadas áreas del cerebro. Ésto provoca un efecto anti-ansiedad y anti-depresión en quien la consume. Científicos han llegado a comprobar que en personas deprimidas con una disminución de actividad en estas áreas del cerebro, la marihuana es capaz de reponer y estimular esta actividad.

Para finalizar, los estudios de la investigadora Sophie Scott sobre el papel social de la risa, demuestra que la risa es un efecto de conducta o conductual. Es decir que cuando en un ambiente desconocido y alguien se ríe, es probable que la risa se contagie de unos a otros. Cuando se está en compañía es hasta 30 veces más probable reírse que cuando se está solo.

Más Artículos
El cannabis no es tóxico en el embarazo
>