Cannabis terapéutico para los más fieles amigos

La Asociación Canadiense de Medicina Veterinaria reconoce el interés de algunos miembros de la comunidad veterinaria sobre el tema del cannabis

Macfoto

El uso terapéutico del cannabis explotó con mucha fuerza en los últimos años, a punto tal que las noticias corren mucho más rápido que las mismas investigaciones. Muchas veces, existen beneficios colaterales que pasan por alto para la opinión pública.

Uno de los ejemplos es su aplicación en animales. Todo un mundo por descubrir.

Es por ello que, acompañados de algunas mascotas, veterinarios de todo Canadá reclamaron en la ciudad de Ottawa por la la autorización de utilizar productos de cannabis medicinal para tratar los males de los animales que atienden, según informó Radio Canadá Internacional.

La ley canadiense que rige la producción, venta y distribución de marihuana no permite a los veterinarios recetar marihuana en sus formas medicinales a las mascotas, aunque algunas investigaciones preliminares sugieren que puede ser beneficiosa en el tratamiento del dolor, las convulsiones, la ansiedad y otros trastornos, como lo es para los humanos.

Los veterinarios pro-cannabis consideran que el hecho de no permitir su uso en animales representa “una omisión flagrante” en las reglamentaciones que rigen el cannabis con fines medicinales y recreativos.

Además, la ley exige que los productos de cannabis estén etiquetados para indicar que deben mantenerse fuera del alcance de los niños, pero no existe una advertencia similar para proteger a los animales.

Sarah Silcox, presidenta de la Asociación Médica Veterinaria Cannabinoide de Canadá, señala que a su grupo se le dijo que estas omisiones eran probablemente sólo un “olvido”, que podría ser considerado al revisar el régimen legal del cannabis en tres años.
Sin embargo, Silcox se mostró molesta por esta omisión: “Para nuestros pacientes, que envejecen mucho más rápido que nosotros, éste no es realmente un problema que pueda esperar tres años”.

Preocupación por falta de regulación

Dado que los veterinarios no pueden recetar canabinoides a los animales, ni tampoco aconsejar a los dueños sobre los mejores productos y las mejores dosis, algunos administran la sustancia a sus animales sin consultar. Éste es otro aspecto de este tema que preocupa a Sarah Silcox.

Utilizan productos vendidos para el consumo humano o productos no regulados del mercado negro para uso animal, que preocupan a los veterinarios por su seguridad y pureza”, señaló la mujer.

“Los veterinarios pueden recetar casi cualquier otro medicamento, incluido el fentanilo y otros opioides y (…) medicamentos recetados que contengan derivados del cannabis, pero no estamos en condiciones de autorizar el uso del cannabis en sí”, dijo Silcox.

Según ella, la prohibición del uso de cannabinoides con fines veterinarios ha hecho que la investigación sobre los beneficios potenciales se dificulte, pero los estudios preliminares sugieren efectos positivos en el tratamiento del dolor relacionado con la artritis y otros, incluyendo la epilepsia, la ansiedad y las condiciones inflamatorias generales.

Cannabis terapéutico de uso veterinario

La sustancia sería útil para tratar a los gatos, que son más sensibles que los perros a otros analgésicos que se usan actualmente para los animales, agregó Silcox quien representa a un grupo de veterinarios que quieren hacer legal la prescripción de cannabinoides.

Por su parte, la Asociación Canadiense de Medicina Veterinaria, que representa a todos los veterinarios del país, reconoce el interés de algunos miembros de la comunidad veterinaria sobre el tema del cannabis y también cree que el momento es oportuno para hacer evolucionar ese asunto, pero lanza una advertencia.

“Aunque se dispone de pruebas anecdóticas de los beneficios, todavía no se han realizado estudios clínicos controlados y revisados por colegas sobre el cannabis. Por lo tanto, nos encontramos en una situación interesante en cuanto a cómo entablar un diálogo abierto con nuestros clientes”, dijo la doctora Troye McPherson, presidenta de la Asociación entre 2017-2018.

Más Artículos
Otra madre argentina que no puede cultivar
>