Cómo hacer jabón potásico casero

Desde hace un tiempo en España se ha implantado toda una batería de nuevas normativas para regular o prohibir la venta y aplicación de productos fitosanitarios

PatrocinadorTecnocultivo

Desde hace un tiempo en España se ha implantado toda una batería de nuevas normativas para regular o prohibir la venta y aplicación de productos fitosanitarios. En algunos casos es comprensible ya que determinados compuestos eran tóxicos para las personas o para algunas especies. En otros casos no encontramos lógica ya que algunas materias son de origen natural y el hecho de que se puedan seguir comercializando o no depende simplemente de si se han pagado las licencias necesarias.

Los productos que se siguen comercializando abiertamente en algunos casos no son efectivos para determinadas plagas. Es por ello que muchas personas se han buscado la vida dentro de sus posibilidades para fabricarse en casa algunos de los compuestos que antes les funcionaban tan bien. Este es el caso del jabón potásico.

Para qué sirve el jabón potásico.

Entre los productos que han regulado se encuentra el jabón potásico, también conocido como potasa. Desconocemos el motivo real ya que en principio se consideraba un tratamiento natural y ecológico. El jabón potásico era muy utilizado para pulverizar las plantas. Por sí solo, el jabón potásico posee propiedades insecticidas pero también se utilizaba mezclándolo con otros fitosanitarios a modo de mojante para reforzar sus respectivos efectos.

El jabón potásico es muy útil para controlar plagas muy comunes en la marihuana. Por ejemplo resulta muy efectivo para combatir el pulgón, la mosca blanca, el pulgón, las cochinillas o la araña roja. También es muy práctico para lavar las hojas de nuestras plantas cuando se manchan por ejemplo de la melaza que dejan las cochinillas.

Cómo hacer jabón potásico paso a paso.

Ahora explicaremos cómo podemos fabricar nosotros mismos el jabón potásico en nuestra casa con ingredientes fáciles de conseguir. El jabón potásico casero se obtiene mediante una reacción química de saponificación mezclando hidróxido potásico, aceite vegetal y agua.

Para fabricar nuestro propio jabón potásico casero necesitaremos:

  • Guantes de goma.
  • Gafas de protección.
  • Balanza de cocina o similar.
  • Batidora.
  • Recipientes (pueden ser de plástico, acero o cristal).
  • Una cuchara
  • Un cazo o una olla pequeña
  • 120 gramos de aceite vegetal (sirve aceite de oliva o de girasol)
  • 20 gramos de hidróxido de potasio (KOH)
  • 20 gramos de agua.

Antes de empezar nos pondremos los guantes y las gafas de protección evitar dañarnos al manipular los productos. El primer paso será mezclar en un recipiente el hidróxido de potasio con el agua y removerlo bien con ayuda de la cuchara. Observaremos que poco a poco la mezcla se va calentando.

En otro recipiente pondremos los 120 gramos de aceite y lo calentaremos en el cazo durante unos minutos al baño maría. Después lo retiraremos para que se enfríe.

Una vez tengamos las dos mezclas enfriadas a temperatura ambiente las mezclaremos juntas en un tercer recipiente. El producto resultante irá adquiriendo un color oscuro. Cuando tome un color más o menos uniforme cogeremos la batidora y lo batiremos durante aproximadamente 3 minutos. Después lo dejaremos reposar durante 10 minutos y volveremos a batirlo durante otros 3 minutos más. Al terminar de batirlo si vemos que la mezcla se ha quedado de un color uniforme y una textura cremosa ya tendremos terminado nuestro jabón potásico casero y listo para usar. Para guardarlo podemos dejarlo en este último recipiente que hemos utilizado si tiene tapa.

Cómo usar el jabón potásico casero.

Ahora veremos cómo usar el jabón potásico casero que hemos fabricado. La dosis exacta a la que tenemos que diluir nuestro jabón potásico depende de la plaga que queramos erradicar y del tipo de planta que vayamos a tratar. Aproximadamente la dosis a diluir será entre un 1% y un 2%, es decir entre 1ml/litro y 2 ml/litro.

A la hora de aplicar el jabón potásico pulverizaremos tratando de cubrir toda la planta sin dejarnos zonas sin mojar. Es importante mojar también el envés de las hojas ya que es donde se concentran la mayoría de plagas. Insistiremos especialmente con el pulverizador en las zonas que veamos más afectadas por las plagas.

Para garantizar los mejores resultados recomendamos repetir el tratamiento a nuestras con jabón potásico plantas cada 15 días, evitando siempre las últimas semanas que es cuando los cogollos ya son gruesos y pueden aparecer hongos si los humedecemos.

 

Más Artículos
¿Existe falta de transparencia por parte de breeders de nuevas variedades?
>