¿Tienes prisa? Consejos para secar el cannabis muy rápido

Una vez cosechadas las plantas de cannabis, se debe proceder al secado. Y nada iguala a un buen secado, lento, con unas condiciones de temperatura y humedad tirando a bajas. Pero también es verdad que quién más y quién menos en algún momento de debilidad ha recurrido a un secado rápido con el fin de poder disfrutar de un poco de hierba.

Durante el secado y posterior curado, el cannabis como un buen vino gana cuerpo y sabor. Además el transcurso de los días hará que la clorofila se degrade y los cogollos cambien su color verde y sabor a hierba recién cortada, por un color más pálido y sabores más suaves.

Dicho ésto, queda claro que un secado ultra-rápido hará que lo que puede ser una hierba de primera, se convierta en una hierba que cómo se suele decir, sabe a césped. Pero al menos tendrá efectos psicoactivos. Así que cuando el hambre aprieta, el ingenio inventa.

En nuestro post de hoy os traemos las mejores maneras de secar algunos cogollos en muy poco tiempo. Algo que no os recomendamos, pero que muchos por cualquier motivo hemos tenido que recurrir a ellos. También decir que no lo hagáis con los mejores cogollos de la cosecha. Ésos siempre merecen el mejor tratamiento posible.

Gel de silice: no todos los geles de silice servirían, se tendría que optar por los de grado alimentario. Acelera bastante el secado, aunque todo va a depender del grado de humedad de la hierba. Lo que se debe hacer es meter los cogollos en un bote junto algunos sobres de gel de silice. Pasadas unas horas, se debe retirar el gel que habrá absorbido una gran humedad. Se puede usar el microondas unos segundos para volver a deshidratar el gel y repetir la operación las veces necesarias.

Radiador: puede que dependiendo de la época no sea una buena idea encender la calefacción. Pero como método para secar la hierba rápido, no está mal. Igualmente depende el grado de humedad de los cogollos que ser un método muy rápido, de apenas unas pocas horas. Si los cogollos son recién cortados o con un secado mínimo, puede llevar de 24 a 48 horas. Envuelve los cogollos en una servilleta de papel, y ponlos sobre un plato y encima del radiador. Revisa cada pocas horas para que no se vuelvan polvo al tocarlos.

Secador del pelo: es una excelente opción, ya que el aire caliente permite un secado más uniforme. Además por trabajar a temperaturas no demasiado altas, la hierba no corre tanto riesgo de secarse muy rápido. En unas dos horas, un cogollo recién cortado podría estar bien seco y listo para consumir. Para ello, lo mejor son las bolsas de papel o es su caso un bote. Mete los cogollos en su interior y coloca el secador de tal manera que enfoque el aire hacie el interior del bote o bolsas. Es interesante usar intervalos de 20-30 minutos, ya que normalmente los secadores de pelo se sobrecalientan demasiado.

El horno: de todos los sistemas para secar rápido el cannabis, sin duda es el mejor dejando de lado que lo mejor es un secado lento y natural. Se puede usar una temperatura lo suficientemente baja como para secar la hierba en unas horas, o lo suficientemente alta como para secarla más rápido y además realizar la descarboxilación, interesante cuando se va a cocinar con ella. En todo caso, conviene mantener la puerta del horno un poco abierta y controlar cada 10-15 minutos el estado de los cogollos, pues se llegan a secar muy rápido.

El microondas: pese a no ser la mejor opción, sin duda es la más rápida. En apenas unos segundos un cogollo completamente verde estaría seco. Sitúa los cogollos sobre un plato y selecciona el 50% de la potencia. Enciende el microondas y cada 10 segundos comprueba el estado de los cogollos. Es importante usar intervalos de tiempo muy bajos, pues la hierba literalmente podría comenzar a chisporrotear y a arder. Normalmente con unos 4 o 5 intervalos de 10 segundos, la hierba se seca completamente.

 

 

Más Artículos
Colombia, el Congreso propone legalizar la marihuana en una iniciativa
>