LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Cultivo en interior de semillas de cannabis regulares

Cultivo en interior de semillas de cannabis regulares

0 730 vistas

A la hora de adquirir semillas de cannabis para un cultivo en interior, la última opción de la gran mayoría de cultivadores son las semillas regulares. Casi siempre la gente suele optar por feminizadas y en menor medida feminizadas autoflorecientes antes que regulares, aún siendo en la mayoría de casos más baratas que la misma versión feminizada, y el gasto en consumo eléctrico para su cultivo sea menor que el de las autoflorecientes.

Existe la falsa creencia entre algunos cultivadores, de que las regulares son semillas para exterior. Pero el principal motivo de que no sean la primera opción para interior, es por el miedo a no distinguir a tiempo los posibles machos que puedan salir. O que éstos puedan polinizar a las hembras y se llene el cultivo de semillas. O que la cantidad de machos haga que una vez los retiremos del armario, éste se quede medio vacío. A la hora de hacer una selección buscando una madre, no hay nada mejor que las semillas regulares.

Las semillas feminizadas está claro que ofrecen una serie de ventajas. Si se plantan 10 semillas, podremos contar con 10 hembras. Ésto en la teoría, en la práctica no existen las 100% feminizadas, por lo que en alguna ocasión se pueden encontrar alguna planta macho. No es habitual, pero tampoco nunca es una opción que se pueda descartar. También por lo general, las feminizadas muestran menos resistencia al hermafriditismo que las regulares ante ciertos estreses medioambientales.

A la hora de cultivar semillas regulares, es cierto que hay ser más observador y precavido. No existe ningún ratio fijo de hembras/macho, es decir que en un paquete de 10 semillas regulares nos podremos encontrar un número indefinido de plantas macho y otro número indefinido de plantas hembra. Se podría hablar de una proporción aproximada de 6-7 hembras por cada 10 semillas regulares. Pero es posible que nos encontremos con más o con menos.

Si tenemos en mente cultivar 10 plantas hembra, comenzar con 15 semillas regulares está bien. Una vez retirados los machos, nos quedaremos con 9, 10 u 11 hembras. Pero como decimos no es algo fijo, es sólo aproximado. Así que comenzamos germinando siempre como 1/3 más de las semillas que realmente vayamos a necesitar.

Lógicamente, 15 plantas en un espacio concebido para 10 puede causar dolores de cabeza si usamos unas macetas definitivas. Además, una vez retiremos los machos, el sustrato que hayamos usado estará agotado y no será muy apropiado el reutilizarlo. Para ello, os sugerimos mantener las plantas en el tamaño de macetas mínimo hasta el sexado. Como siempre, si usamos un buen sustrato casi nos evitaremos tener que usar abonos durante la fase de crecimiento.

Hasta que las plantas sexen iremos un poco a ciegas. No debemos guiarnos por el crecimiento, aunque normalmente las plantas macho tienen a un mayor vigor. Hasta pasadas 4-5 semanas, las plantas no comenzarán a mostrar el sexo de forma natural. Las hembras en sus nudos producen unas preflores con forma de gota de agua, de cuya punta saldrán dos pelillos de color blanco. Las preflores de los machos son redondas.

Éste es el momento más delicado a la hora de cultivar semillas regulares, pero tampoco nos debe preocupar. Si no estamos seguros del sexo de una planta con la aparición de las primeras preflores, démonos un poco más de tiempo para que éstas terminen de definirse. A esas alturas del cultivo no existe ningún tipo de peligro porque plantas hembras y machos compartan un mismo armario de cultivo. Si las plantas ya han alcanzado una buena altura y todavía no han sexado, debemos cambiar el fotoperíodo a floración y forzaremos que en pocos días comiencen a florecer y ya no habrá lugar a confusión.

Una planta macho es peligroso en el momento que sus flores se abren y desprenden el polen de su interior. Pero tenemos muchos días por delante para asegurarnos de que las que creemos que son plantas macho, realmente lo son. Diferenciarlos es muy sencillo, aunque comprendemos que para el cultivador principiante puedan existir dudas. Lo que ya no es de recibo no distinguir en floración una hembra de un macho. Una simple búsqueda en Google o nuestros numerosos post y fotos sobre este tema, sacará a cualquiera de dudas.

Para terminar, siempre que sea posible sacaremos al menos un esqueje de cada planta y los conservaremos hasta que hayamos terminado de cultivar y catar cada una de las plantas. Puede que alguna de ellas sea excepcional y digna de conservar. Es además un buen primer paso para todos aquellos interesados en la crianza cannábica, siempre habrá más estabilidad cuando partimos de una madre procedente de semillas regulares.

 

NO COMMENTS

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 17 vistas
La firma canadiense que trabaja en Colombia, Blueberries Medical (BMC), próxima a listar sus acciones en el mercado de valores de Canadá

0 87 vistas
La empresa canadiense Aurora Cannabis Inc. anunció el lunes la firma de una carta de intención para adquirir todas las acciones de Farmacias Magistrales SA.

0 139 vistas
En una entrevista con The Sun, Miley Cyrus reveló que comenzó a volver a consumir cannabis debido a una persona muy cercana de ella

0 27 vistas
Expogrow 2019 marca una línea de continuidad, actualidad y referencia en el sector cannábico con su Cannabis Box Forum.