EEUU, ¿A quién le gustaría deshacerse de mucha marihuana decomisada?

¿Alguna vez se preguntaron cuál es el destino de toda la marihuana decomisada en el mundo? Si la respuesta es afirmativa, este artículo habla de ti. 

Un “engañoso” anuncio de la DEA publicado en la prensa estadounidense provocó un aluvión de voluntarios para un puesto que, en realidad, sólo estaba dirigido a empresas especializadas: quemar marihuana decomisada.

Todo comenzó cuando la Administración para el Control de Drogas (DEA) abrió una licitación que fue anunciada en medios de manera “engañosa” y, durante días, no pararon de recibir inusuales solicitudes de empleo, pues los reportes de prensa no especificaron que solo le confiarán esta responsabilidad a una empresa con licencia para destruir narcóticos y que cumpla con regulaciones ambientales.

La oficina en Houston de la DEA ha recibido en los últimos días varias llamadas de personas interesadas en la oferta laboral para destruir varias toneladas de marihuana y otras drogas de las que la agencia se tiene que deshacer porque ya no las necesita como evidencia para procesos judiciales. Muchos de los que se ofrecen incluso juran que lo harían gratis.

El interés de las personas equivocadas ha sido tal que la agencia federal ha tenido que salir a aclarar de qué se trata realmente lo que buscan, pues algunos en las redes sociales hasta ofrecen su servicio sin recibir un centavo a cambio, le preguntan a las autoridades que dónde está toda esa hierba o le proponen que la venda en los estados donde se ha legalizado su consumo.

Las inusuales solicitudes de empleo y los comentarios sarcásticos en Internet son el resultado de varios encabezados “engañosos” en artículos de prensa que no especificaron que lo que la DEA está buscando es un contratista “bien establecido”, con licencia para quemar grandes cantidades de narcóticos y que cumpla con los lineamientos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), según el vocero de la agencia en esa ciudad, Sammy Parks.

Instalación con cerca perimental

“Se hicieron titulares de artículos engañosos. Esto no puede ser realizado por ningún ciudadano”, explicó Parks en una entrevista con Univision Noticias. “Se trata de un proceso para buscar un contratista que pueda quemar o deshacerse de la evidencia, algo que para nosotros es difícil hacer”.

Uno de esos encabezados que despertaron mayor curiosidad lo redactó el canal local de CBS y dice: “El Tío Sam quiere que le ayudes a quemar un montón de hierba”. En realidad, la empresa que se adjudique este contrato debe tener la capacidad para quemar al menos 1.000 libras de marihuana (media tonelada) por hora, en una jornada de ocho horas diarias, según se indica como uno de los requisitos de la licitación.

“La instalación donde se encuentre el incinerador debe tener una cerca perimetral. La altura de la barda debe garantizar que el público no pueda ver el proceso de incineración”, indica el documento.

La empresa que gane la licitación también tendrá la responsabilidad de destruir enormes decomisos de metanfetamina, cocaína, heroína, fármacos, pastillas falsificadas, entre otros narcóticos que la DEA ha confiscado en el sureste de Texas, una zona donde operan tres de los carteles más fuertes de México.

Por Rama

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más Artículos
Estudio: CBD reduce inflamación de vías respiratorias y la fibrosis en asma alérgica