El cannabis en Argentina va a parar a manos de los que más saben

El avance del cannabis en Argentina, se sabe, es de la mano de las universidades. Y si de casas de estudio hablamos, no puede faltar la Universidad de Buenos Aires (UBA)

argentina

El avance del cannabis en Argentina, se sabe, es de la mano de las universidades. Y si de casas de estudio hablamos, no puede faltar una de las más importantes del continente: la Universidad de Buenos Aires (UBA)

Ahora, la Facultad de Agronomía de la UBA se mete de lleno a estudiar el cannabis, según informa La Nación.

Así es, el Consejo Directivo de Agronomía aprobó la creación del Grupo de Estudio y Trabajo (GET) en cannabis.

El mismo se encargará de difundir conocimientos con base científica sobre la planta.

Estará conformado por docentes, graduados y estudiantes de distintas carreras de la Fauba.

Además, serán acompañados en la faz agronómica a grupos de áreas farmacéuticas y médicas ya consolidados.

“Las competencias del GET Cannabis están orientadas a las cuestiones agronómicas”.

“Los usos y aplicaciones derivados de la producción primaria son competencia de otras casas de estudio, con quienes tenemos la intención de interactuar en acciones de extensión e investigación”, comentaron los responsables.

El equipo señaló en un comunicado algunos de los beneficios que aporta el cultivo de cannabis.

No sólo desde el punto de vista terapéutico sino también alimentarias pero con usos que van mucho más allá de la salud y la alimentación.

La industria textil, la construcción, la industria del papel, los biocombustibles y sus derivados, son algunas de los sectores que se beneficiarían.

Equipo de estudio

Es ese uno de los motivos que generó la creación del equipo de estudio.

“Sabemos que hay mucho por aprender y desarrollar con respecto a las potencialidades de esta especie como materia prima y a la aptitud agroclimática del territorio argentino para el cultivo de cannabis”.

“Esperamos ser un actor de referencia en el desarrollo de una futura industria”, expresaron en la misiva.

“El equipo fue sumando más historias y voluntades”.

“Hoy tiene un perfil interdisciplinario muy amplio y enriquecedor”.

“A partir de la formalización y ampliación de la convocatoria, hemos recibido numerosas solicitudes de incorporación”.

“Evidentemente, somos muchos los interesados en profundizar en el conocimiento sobre esta especie”.

“Ahora, afortunadamente, tenemos un espacio para que eso ocurra”, añadieron en el escrito.

La primera actividad que harán será la de encabezar un ciclo de seminarios web abiertos y gratuitos.

Para los mismos serán invitados referentes de distintas áreas que suman conocimiento científico sobre el cannabis.

El primero será “Cannabis y salud: el sistema endocannabinoide”, a cargo del Dr. Carlos Alberto Magdalena, médico neurólogo infantil y jefe de la Sección de Neurofisiología y Epilepsia del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Invitamos a sumarse a quienes tengan interés en temas relacionados con los aspectos agronómicos de esta especie en sus diferentes aplicaciones”.

“Tenemos la convicción de que estamos comenzando a transitar un camino muy promisorio en un terreno en el cual hay mucho por avanzar y descubrir”, concluyeron.

PRIMER PRODUCTO AUTORIZADO

Una de las barreras que los productos a base de cannabis encuentran en los países son las agencias que regulan los consumos y medicinas de la ciudadanía.

Para el cannabis en Argentina, ese organismo se llama Anmat y esta semana dio una noticia por demás satisfactoria, según consigna Pharmabiz.

Faltaría apenas una firma para que tenga luz verde el Convupidiol, un cannabidiol registrado en el país por el Laboratorio Alef Medical Argentina.

Y una vez logrado, todo indica que luego salgan varias habilitaciones consecutivas que están en cola.

Uno de los que tiene intenciones de poner los pies en este segmento es el grupo latino Megalabs.

El mismo que hace poco cerró un acuerdo con la norteamericana Medterra para traer su cannabis a Latinoamérica.

El producto será manufacturado en la Argentina y su certificado de inscripción en el Registro de Especialidades Medicinales (REM) tendrá una vigencia de cinco años.

En esta primera instancia, Anmat analiza la inscripción del medicamento.

Antes de poder comercializarse, la empresa tiene que avisar cuándo arranca con la elaboración del primer lote para que luego el organismo apruebe. Cannabis en Argentina

Más Artículos
pacientes
México ¿legalización como una ayuda para recuperación económica?
>