El hijastro de Ronnie Wood recuerda una crianza entre sustancias

“No puedo obtener satisfacción”, confesaban en mayo de 1965 los Rolling Stones en uno de sus máximos hits: (I Can't Get No) Satisfaction.

Macfoto

“No puedo obtener satisfacción”, confesaban en mayo de 1965 los Rolling Stones en uno de sus máximos hits: (I Can’t Get No) Satisfaction.

Ahora, el hijastro del guitarra Ron Wood recordó de una manera no tan feliz aquellas épocas de sustancias y rock and roll.

El mismo, Jamie Wood, dice que comenzó a tomar drogas cuando tenía solo nueve años, fumando porros de cannabis que encontraba después de las fiestas.

Jamie Wood solía servirse cigarrillos de cannabis que encontraba en la casa después de las fiestas organizadas por su madre Jo Wood y su entonces esposo, quien lo crió desde la edad de un niño, y se trasladó a la cocaína y la heroína cuando era adolescente.

“Mamá y papá (Ronnie) solían divertirse mucho y siempre se podía oler el cannabis en la casa. Subía las escaleras y cuando tenía nueve o 10 años bajaba corriendo y encontraba ceniceros llenos de articulaciones.

“Era parte integrante de mi educación. Las drogas eran normales en mi familia pero afuera estaban demonizadas: nadie dejaría que sus hijos vinieran a mi casa después de la escuela”.

Jamie, quien revisó su estilo de vida después de sufrir un ataque al corazón en 2017, con solo 42 años, cree que se salió de los rieles debido a los constantes viajes de su familia.

“El problema fue que fui a 17 escuelas diferentes en tres o cuatro países diferentes. Cada vez que tenía amigos, de repente se los llevaban”.

Cuando la familia se mudó a Wimbledon, en el suroeste de Londres, Jamie se encontró con la multitud equivocada y le presentaron drogas más fuertes, pero finalmente sintió que pertenecía.

“Tomé heroína y cocaína. Fui malo. Estaba de fiesta”, recuerda en declaraciones que publica el sitio de espectáculos Bang Showbiz.

El empresario insistió en que Ronnie y Jo conocían sus hábitos de drogas y, aunque recibió advertencias del guitarrista y su compañero de banda Keith Richards, nadie lo ayudó a dejar de fumar.

Le dijo al periódico Daily Mail: “Mamá y papá siempre sabían acerca de las drogas, pero estaban muy conscientes de que iba a tomar mis propias decisiones”.

“Recuerdo que tenía 16 años cuando nos fuimos de vacaciones a Antigua. En ese momento estaba drogándome todos los días. Estaba sentado en mi habitación y recibí un golpe en mi puerta, era mi papá, que vino a hablar conmigo sobre las drogas.”

“Haz lo que tienes que hacer y diviértete haciendo lo que haces, pero no dejes que las drogas controlen tu vida, ¡tú controlas las drogas!”, le dijo su padre.

“El miembro de la banda de los Stones, Keith Richards, también era consciente de lo que me gustaba ir de fiesta. Me apartó una vez y dijo: ‘Jamie, hay una diferencia entre picarte el culo y destrozarte’”.

“Definitivamente tuve algunas sobredosis leves accidentales cuando era niño. Aunque tener acumulación de placa en mi arteria y causar un ataque al corazón probablemente se debió más a fumar constantemente”.

Jamie dejó las drogas duras cuando tenía 20 años, pero continuó usando cannabis durante muchos años después, lo que provocó fricciones con Ronnie cuando el músico de 73 años se puso sobrio hace una década.

Jamie dijo: “[Ronnie] fue AA completo, le gustaba predicar. Me enojé con él: el mayor drogadicto del mundo me decía qué hacer. No me gustaba demasiado”.

“Recientemente me disculpé y le dije que probablemente tenía razón y que estaba negando el cannabis, pero pensé que podría haberlo manejado mejor”, agregó.

Jamie, cuyo padre biológico es Peter Greene, cree que Ronnie y su actual esposa Sally ofrecerán una educación mucho mejor a sus gemelas Alice y Gracie de cuatro años que él y sus hermanos Jesse, Tyrone y Leah.

Y finalizó: “¡Estoy seguro de que hará un mejor trabajo esta vez! Estoy muy feliz por Ronnie. Sally es una madre increíble y los gemelos son geniales”.

Más Artículos
Carlos Santana, otra estrella que ingresa a la industria cannábica
>