En Argentina la justicia, a veces, es justa

Hace algunas semanas La Marihuana contaba la historia de Araceli Rea, una abuela que cultivaba la medicina de su hijo hasta que llegó la policía

Hace algunas semanas La Marihuana contaba la historia de Araceli Rea, una abuela que cultivaba la medicina de su hijo hasta que llegó la policía.

A fines de junio, la policía allanó la vivienda de Araceli Rea y secuestró la materia vegetal cultivada con fines terapéuticos.

La mujer, que resultó detenida, inició un reclamo por demás justo: que le devuelvan sus plantas, la medicina de su nieto Tiziano, un niño de 2 años que sufre síndrome de West.

El hecho fue una muestra de la cara más macabra de la justicia argentina, una justicia que, a veces, se apiada de sus víctimas.

Sin embargo, este lunes la justicia le devolvió las plantas secuestradas a la abuela cultivadora de La Plata, a 60 kilómetros de Buenos Aires.

En diálogo con el portal Info BLANCO SOBRE NEGRO, Araceli Rea expresó: “Me devolvieron las plantas, el macerado y la materia vegetal. Es algo histórico porque la justicia nunca había ordenado devolver plantas secuestradas”.

La medida fue ordenada por la fiscal Ana Medina. “Estoy súper agradecida con la fiscal. Se pudo poner en mi lugar y entender que las plantas son muy importantes para la salud de mi nieto”, comentó la vecina del Barrio Aeropuerto.

“Hice una nota pidiendo la restitución de las cosas, presenté los papeles en fiscalía, declaré en forma espontánea y expliqué el caso de mi nieto con su historia clínica”, detalló Rea.

Y destacó: “Los abogados oficiales que están a cargo de mi defensa me dijeron que es histórico y que mi caso va a sentar un precedente. Esto es algo que en algún momento tenía que suceder porque esto es algo que existe y no se puede tapar el sol con un dedo”.

Flores robadas en el jardín de la Justicia

Araceli cultiva marihuana para tratar a Tiziano, su nieto de casi 2 años que padece Síndrome de West y epilepsia refractaria.

A los 7 meses de edad, el bebé estuvo internado en el Hospital de Niños con graves convulsiones que no amenguaban con la medicina tradicional.

Su abuela consiguió un gotero de aceite de cannabis y fue “milagroso”. En pocos días le dieron el alta y ahora lleva una vida normal.

El 27 de junio, la policía allanó la vivienda de Araceli Rea en el marco de una causa que investiga un robo.

En la orden judicial figuraba la dirección de su casa pero aparecía el nombre de una persona que no tiene relación alguna con su familia.

Los efectivos encontraron las plantas y las secuestraron.

Este lunes, con la orden judicial, la “abuela cultivadora” se presentó en el destacamento policial de calle 4 y 610 para recuperar sus plantas.

“Estaban medias bajoneadas pero se pueden recuperar. La única que estaba florada apareció pelada”, detalló. Sí, los policías le robaron los cogollos.

Sobre la causa judicial que la tiene como imputada, Araceli aseguró: “La investigación seguirá y estoy de acuerdo con que así sea porque quiero que quede claro que no tenemos nada que ver con la persona que figuraba en la orden de allanamiento. Quiero saber por qué llegaron a mi casa”.

Más Artículos
La moda grita: zapatos de cannabis que resisten al agua
>