En interior… ¿macetas grandes o pequeñas?

Cuando alguien decide dar el paso de introducirse en el cultivo en interior, son muchas las dudas que surgen

Cuando alguien decide dar el paso de introducirse en el cultivo en interior, son muchas las dudas en cuanto a armario, iluminación, ventilación o tipo de variedad más apropiada. Las necesidades de las plantas llegan a ser muy específicas e incluso puede llegar a presentar dificultades para el experimentado cultivador de exterior. Una de las grandes dudas es el tamaño de macetas que escoger, y que en nuestro post de hoy trataremos de resolver.

EL TAMAÑO PERFECTO

En interior el tamaño de la maceta depende siempre de varios factores. Como regla, debemos aplicar la de 100 litros de sustrato por cada m2. Y a partir de ahí las opciones pueden ser bastantes siempre dependiendo del tipo de cultivo que queramos plantearnos.

Por ejemplo en un típico cultivo partiendo desde semilla con un mes de crecimiento y dos meses de floración, una proporción ideal sería de 9 plantas por m2 en macetas de 11 litros. Vemos como el total de litros sumaría los casi 100. Y las plantas se sentirían cómodas pues con tan sólo un mes de crecimiento y el período de prefloración tendrán el espacio suficiente para desarrollarse.

Si se puede disponer de esquejes, nos podemos ahorrar las inevitables 4-5 semanas de crecimiento que necesita una semilla antes de que pueda florecer. En este caso una buena proporción serían 16 plantas en macetas de 6-7 litros. Incluso se podría optar por 25 macetas de 4-5 litros o hasta 100 de 1 litro para hacer un cultivo en SOG realmente espectacular.

Si por el contrario se pretenden cultivar pocas plantas y aprovechar al máximo el espacio disponible, se deben usar macetas de gran tamaño pero con un límite, ya que se puede hacer un gran cultivo en SCROG con tan sólo una maceta de 25 hasta 50 litros. En este caso sería innecesario recurrir a un gran contenedor de 100 litros. Si por ahorrarse tiempo de crecimiento se decide hacer un SCROG con 4 o 5 plantas, macetas de 15-20 litros serían de un buen tamaño.

TENIENDO EN CUENTA EL TIPO DE VARIEDAD

Aunque en principio cualquier variedad de cannabis es apropiada para interior y exterior, algunas muestran más dificultad que otras. Las sativas por ejemplo, con su crecimiento a veces incontrolable, hace complicado su cultivo en espacios limitados y con luces artificiales. Las índicas en cambio son contenidas y mucho más sencillas.

Si en mente tenemos cultivar variedades sativas, podemos usar macetas siempre más pequeñas que lo que hemos comentado en el punto anterior. En un cultivo tradicional de 9 plantas en macetas de 11 litros, si se tratase de sativas se podría tanto reducir el número de plantas como la capacidad de las macetas. Por ejemplo 7-8 plantas en macetas de 7 litros es una buena proporción.

En el lado opuesto están las autoflorecientes, variedades que dado su limitada fase de desarrollo vegetativo, no toleran muy bien los trasplantes. En este caso siempre se debe apostar por macetas de la máxima capacidad posible, ya que con macetas más pequeñas lo único que conseguiremos será limitar su crecimiento y que las plantas no alcancen su máximo tamaño.

Lo ideal siempre sería contar con varios juegos de macetas de diferentes tamaños. Ésto permitiría en cada cultivo adaptarse a las circunstancias, comprobar los resultados de cada uno de ellos, y escoger siempre la mejor opción posible.

Más Artículos
Cómo tratar los malos olores en el cultivo de cannabis en interior
>