España, 120.000 pacientes de cannabis medicinal sin supervisión profesional

En España, existen más de 120.000 pacientes que usan cannabis medicinal sin ningún tipo de supervisión médica o profesional, exponiéndose así a sufrir problemas legales o de salud.

Hace unos días se realizó una rueda de prensa del Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM)  y donde su presidenta, Carola Pérez,  apeló a la inseguridad jurídica y sanitaria que sufren los pacientes de cannabis.

También, la organización en boca de portavoz  recriminó a los partidos políticos, en concreto al PP y PSOE, el bloqueo de los avances en materia de regulación del cannabis.

Miles de estudios pre clínicos y clínicos

El OECM puso el acento en la falta de regulación del cannabis en España y expresó su “absoluta perplejidad ante la situación actual del cannabis terapéutico cuando existen miles de estudios preclínicos y clínicos que respaldan sus propiedades”.

También, reconoció que hacía falta mas investigación, aunque también es cierto, que varios países como Canadá o Istarel entre otros, tienen programas de administración del medicamento controlados por sus respectivos gobiernos. Este control hace tanto el control de rastreo, analizado y dispensado sea supervisado por el colectivo médico. Además, estos programas “están dando muy buenos resultados”

“No es justo que más de 120.000 pacientes, bajo nuestras estimaciones, estemos utilizando cannabis con fines medicinales sin que exista ningún tipo de control, supervisión médica y bajo la situación de inseguridad jurídica y sanitaria que nos encontramos”, denunció la presidenta Carola Pérez.

¿Para unos países si y para otros no?

“Si todos somos ciudadanos de Europa, porque un paciente alemán o italiano tiene derecho a tratarse con cannabis y yo no. ¿Por qué la evidencia científica de otros países no sirve en España?”, continuó Carola.

Una muy buena reflexión que los dirigentes españoles en este campo deberían explicar a los usuarios españoles del cannabis medicinal.

  • Más Artículos
    Australia, primer estudio que prueba el cannabis con personas con demencia
    >