Estudios: los afiliados al cannabis medicinal suelen reducir el uso de opioides

Los pacientes diagnosticados con dolor crónico y otras condiciones debilitantes típicamente reducen, o en algunos casos, eliminan el uso de opioides después de su inscripción en programas de acceso al cannabis medicinal sancionados por el estado.

Varios estudios revisados por expertos documentan ahora esta tendencia. A diferencia de los estudios observacionales basados en la población, que sólo buscan identificar si existe una asociación entre la aprobación de leyes de cannabis medicinal y las tendencias del consumo de opioides en la población general, estos documentos evalúan explícitamente la relación de los pacientes individuales con los opioides después de su registro en programas de acceso patrocinados por el estado.

Por ejemplo, los investigadores que escribieron en la edición de mayo de la revista Annals of Pharmacotherapy evaluaron el uso de opiáceos en 77 pacientes con dolor intratable recientemente inscritos en el Minnesota Medical Cannabis Program. Los investigadores reportaron “una disminución estadísticamente significativa en el MME (miligramos equivalentes de morfina) desde el inicio hasta los tres y seis meses”.

Un estudio de 2018 que evalúa las tendencias del uso de medicamentos recetados entre los pacientes inscritos en el programa de cannabis medicinal del estado de Nueva York arrojó resultados similares. En promedio, los costos mensuales de las recetas de analgésicos de los sujetos disminuyeron en un 32 por ciento después de la inscripción, principalmente debido a una reducción en el uso de pastillas opioides y parches de fentanilo. “Después de tres meses de tratamiento, el cannabis medicinal mejoró la calidad de vida[de los sujetos], redujo el dolor y el uso de opiáceos, y permitió ahorrar costes”, concluyeron los autores.

Estas conclusiones no son únicas. Un estudio de 244 pacientes con dolor crónico registrados en el estado, inscritos en el programa de cannabis medicinal de Michigan, informó: “El consumo de cannabis medicinal se asoció con una disminución del 64% en el consumo de opioides, una disminución del número y los efectos secundarios de los medicamentos y una mejora de la calidad de vida. Este estudio sugiere que muchos pacientes de PC[dolor crónico] están sustituyendo esencialmente el cannabis medicinal por opioides y otros medicamentos para el tratamiento de PC”.

Una revisión separada de más de 2,000 pacientes de dolor crónico en Minnesota informó que el 63 por ciento de los que usaban opiáceos en el momento del ingreso al programa “pudieron reducir o eliminar su uso de opiáceos después de seis meses”.

Otro estudio, esta vez evaluando los patrones de uso de medicamentos recetados de los pacientes inscritos en el programa de acceso médico de Illinois, reveló de manera similar: “Nuestros resultados indican que el cannabis medicinal puede ser usado intencionalmente para disminuir el consumo de medicamentos recetados. Estos hallazgos se alinean con investigaciones anteriores que han reportado la sustitución o el uso alternativo de cannabis para los analgésicos recetados debido a las preocupaciones con respecto a la adicción y a un mejor manejo de los efectos secundarios y los síntomas, así como al uso complementario para ayudar a manejar los efectos secundarios de los medicamentos recetados”.

Quizás lo más notable es que un estudio de 2017 publicado en la revista PLoS ONE comparó los patrones de uso de medicamentos recetados entre los pacientes con dolor inscritos en el programa de acceso médico del estado de Nuevo México contra patentes de control que no eran similares. En comparación con los no consumidores, durante un periodo de 21 meses, los inscritos en el programa de cannabis medicinal “tenían más probabilidades de reducir las dosis diarias de prescripción de opioides entre el comienzo y el final del periodo de la muestra (83,8 por ciento frente a 44,8 por ciento) o de dejar de surtir recetas de opioides (40,5 por ciento frente a 3,4 por ciento)”. Las personas inscritas también fueron más propensas a reportar una mejor calidad de vida.

Los autores concluyeron: “La evidencia clínica y estadísticamente significativa de una asociación entre el reclutamiento de MCP (programa de cannabis medicinal) y el cese y reducción de las prescripciones de opioides, así como la mejora de la calidad de vida, justifica la realización de más investigaciones sobre el cannabis como una alternativa potencial a los opioides prescritos para el tratamiento del dolor crónico”.

por Paul Armentano, Director Adjunto de NORML

  • Más Artículos
    ¿Cannabis para los dolores de cabeza? A muchos le funciona
    >