NEWS

Exceso de riego: cómo evitarlo, detectarlo y solucionarlo

27 julio, 2022, 12:00 PM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

En este post de hoy te hablaremos del exceso de riego en el cultivo de cannabis. Desde sus consecuencias, hasta su tratamiento. Porque tan importante es que las plantas no se sequen por falta de riego, como que no se ahoguen por el exceso del mismo.

Por qué se produce un exceso de riego

El exceso de riego es un error bastante común que se comete en el cultivo de cannabis. Y se produce sobre todo entre cultivadores principiantes.

Principalmente se debe a unos malos hábitos a la hora de establecer los riegos. El cultivador novato suele ser una persona impaciente que no suele respetar las pautas de crecimiento de la planta.

Y ante esto, se tiende a un sobre-exceso de cuidados, entre los que se incluye más riegos de los que la planta puede asimilar.

Reglas de oro para regar cannabis

Pero también pueden influir otros factores como el estado de las raíces o la calidad del sustrato. Unas raíces dañadas no llegarán a asimilar todo el agua de riego que proporcionemos.

Y un sustrato demasiado compacto tampoco facilitará ni la retención de agua ni la asimilación de ésta por parte de las raíces, que tendrán problemas para desarrollarse.

Consecuencias del exceso de riego

Las raíces además de agua, necesitan gran cantidad de oxígeno. Y un exceso de riego reduce los niveles de oxígeno en el sustrato, lo que provoca la asfixia de las raíces.

Esto lo entenderemos fácilmente si pensamos en un vaso vacío, lo que significa que está lleno de aire. Si lo llenamos de agua, ésta desplazará todo el aire de su interior.

Cuando falta oxígeno en el sustrato, los tejidos radiculares terminarán pudriendo. Y en casos más graves, la planta morirá sin remedio.

Además como consecuencia de esto, siempre existe el riego de que hongos como phytium, botritis o fusarium ataquen a las plantas.

Cómo detectar un exceso de riego

Los síntomas de un exceso de riego llegan a ser muy similares a los de la falta de riego. Las hojas de las plantas se vuelven lánguidas, muestran un amarillamiento generalizado y el desarrollo de nuevos brotes se detiene.

Esta similitud llega en ocasiones a actuar de manera opuesta a la que se debería. Es decir añadiendo más agua a las plantas. Y esto no hace más que empeorar la situación.

Exceso de riego

Aunque como decimos los síntomas se parecen, con tan sólo echar un vistazo al sustrato comprobaremos realmente si se trata de un exceso o una carencia.

No tendremos dificultades en mover una gran maceta con un sustrato deshidratado pues éste apenas pesará. Pero en cambio un sustrato encharcado pesará más o menos como el propio volumen de la maceta.

Cómo solucionar un exceso de riego

Un exceso de riego no algo que tenga una fácil solución, por lo que la prevención es la mejor manera de no cometer este fallo.

Para ello lo primero es optar por un sustrato con una textura esponjosa. Para ello los fabricantes suelen incluir especialmente cantidades bastante altas de perlita o fibra de coco.

Cualquiera de estos dos productos los puedes adquirir por separado para fabricar tu propio sustrato en el caso de optar por ello. Sino, asegúrate que el sustrato que compres incluya alguno de ellos.

Además, se debe aportar un buen drenaje en la maceta, lo que ayudará a evitar encharcamientos excesivos. Para ello la mejor opción es la arlita o bolas de arcilla expandida. Además son perfectamente reutilizables.

Pero sin duda los hábitos de riego son lo más importante. A la hora de regar, hazlo siempre empapando todo el sustrato.

exceso de riego 2

Si el sustrato está demasiado deshidratado el agua se puede escurrir por los bordes de la maceta directamente al drenaje. Es un error muy común pensar que esto se debe a que la planta no necesita más agua.

Es por ello que los riegos deben realizarse poco a poco, para que el agua penetre lentamente sin dejar ninguna bolsa de sustrato seco en el interior de la maceta.

Las raíces no se desarrollarán hacia las zonas secas, por lo que estaremos reduciendo el espacio disponible para las mismas.

Es imposible saber qué cantidad de agua necesita una planta. Ni cada cuantos días se debe regar. Depende de muchos factores como e tamaño de la planta y de la maceta, la temperatura, la humedad o incluso la variedad.

Y finalmente, si ya nos estamos enfrentando a un exceso de riego, lo único que se debe tener es paciencia y esperar la planta poco a poco vaya asimilándola o que se reduzca por evaporación.

Hacer un trasplante es algo que no debe plantearse. Lo más probable es que el cepellón de la planta se desmorone nada más lo extraigas de la maceta.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular