Guía sobre la germinación de semillas de cannabis

Germinación. El inicio de la primavera es normalmente el pistoletazo de salida para los cultivos de cannabis en exterior. Ya vamos viendo como los días poco a poco son cada vez más largos y vamos dejando atrás las temperaturas típicas del invierno. El cannabis que crece en estado salvaje y cuyas semillas han pasado el otoño y el invierno en el suelo, van notando este ascenso de las temperaturas y aumento de la luz para germinar de manera natural, ciclo que se repite año tras año.

La germinación de una semilla puede durar de 12 horas hasta 7-8 días, incluso más. Todo dependerá del medio empleado, las condiciones ambientales, la genética o la edad de las semillas. En sí, germinar una semilla de cannabis no presenta ninguna dificultad, aunque no deja de ser una de las fases más delicadas del cultivo. Cualquier error por nuestra parte, puede hacernos perder una buena cantidad de dinero, además del tiempo que estaremos perdiendo al tener que volver a intentarlo con otras semillas.

CONDICIONES IDEALES PARA LA GERMINACIÓN

Es lo más importante a tener en cuenta y donde se cometen más fallos. Las condiciones ideales son:

  • Oscuridad total: la luz puede dañar la ratícula una vez la semilla eclosione. En el peor de los casos la semilla puede llegar a morir. Si la ratícula sufre daños, la plántula podrá salir adelante, aunque el enraizado inicial podría ser algo más lento.
  • Temperatura entre 24 y 26ºC: temperaturas por debajo o por encima de este rango, hace que las semillas tarden más tiempo en germinar. Las temperaturas extremas, como son el frío o el excesivo calor, pueden matar la semilla o impedir que germine.
  • Humedad relativa del 80 al 100%: una humedad relativa más baja también hace que las semillas tarden más en germinar. Si la humedad es muy baja, por debajo del 50%, las semillas podrían deshidratarse y terminar muriendo.

MÉTODOS PARA GERMINAR SEMILLAS

A la hora de germinar semillas, existen diferentes métodos, todos ellos válidos pero siempre teniendo en cuenta lo relativo a las condiciones óptimas. Las principales son:

  • En servilletas de papel: es posiblemente en método más empleado. Sobre un plato se pone una servilleta de papel humedecida, pero no encharcada. Se ponen sobre la servilleta las semillas, se cubren con otra servilleta húmeda, y con otro plato dado la vuelta, tapamos nuestro germinador improvisado.  La oscuridad será absoluta, la humedad relativa muy alta, yt nos faltaría la temperatura óptima. Podemos optar por situar el plato por ejemplo, sobre un módem, sobre la nevera en su zona trasera…
  • En jiffys de turba o coco, o tacos de lana de roca: resultan muy cómodos, tan sólo hay que hidratarlos, escurrir el exceso de agua, y haciendo un agujero con un palillo, introducimos las semillas aproximadamente a un centímetro de profundidad. La orcuridad será la apropiada, pero en cuento a la humedad, debemos vigilar que los jiffys lo tacos de lana de roca no se deshidraten. Igualmente buscaremos un lugar en nuestra casa con una buena temperatura.
  • Directamente en el sustrato: probablemente sea el mejor método, ya que no existe manipulación de la semilla una vez germinada. Además desde el primer momento la raíz comenzará a colonizar el sustrato y dispondrá de gran cantidad de nutrientes para su perfecto desarrollo. La oscuridad al igual que en los jiffys será la apropiada, la humedad más elevada ya que generalmente se opta por macetas de mayor tamaño que un jiffy, y en cuanto a la temperatura, debemos buscar un lugar que cumpla las condiciones apropiadas.
¿Y UNA VEZ GERMINEN LAS SEMILLAS?

Durante la germinación empleando cualquier método que no sea en jiffys o directamente en el sustrato, se deben vigilar las semillas cada cierto tiempo. No conviene que la ratícula alcance demasiado tamaño, ya que al pasarla después a tierra podríamos dañarla accidentalmente. Hay que tener en cuenta que es muy frágil. Lo ideal es en cuanto haya alcanzado un tamaño de 0,5 a 1cm, pasarla a una maceta.

Es importante también usar un buen sustrato, las semillas recién germinadas son propensas a sufrir ataques de hongos. Y éstos abundan en los sustratos de baja calidad e incluso en el suelo. Los sustratos de los mejores fabricantes están esterilizados, libres de enfermedades y malas hierbas. Además su estructura es la perfecta.

Se deben evitar riegos excesivos pero también que el sustrato llegue a deshidratarse en exceso. Y desde el primer momento que la pequeña plántula brote de la tierra, debemos garantizarle largas horas de sol. Si hacemos todo correctamente, en poco tiempo nuestras semillas se convertirán en pequeñas plantitas que iniciarán junto a nosotros una buena aventura.

0 Compartir
  1. solo como un dato adicional, quimico (acido indol 3 butirico) que sirve para clonar plantas, echenle un vistaso, ese es el nombre cientifico, en nombre de marca yo encontre algo que se denomina RAIZONE PLUZ, en otros paises no se como lo catalogen

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más Artículos
Los abonos orgánicos más comunes y cómo usarlos