Hoy: Entrevista con Daniela Cappa, CEO de Huicanna

Daniela Cappa “Muchos entendieron que el cannabis es una buena forma de salir de la crisis” entrevista por Ramiro Barreiro

Daniela Cappa “Muchos entendieron que el cannabis es una buena forma de salir de la crisis” entrevista por Ramiro Barreiro.

Entre todos los gigantes que se plantaron con fuerza en tierras colombianas, surge un pequeñín con un puñado de hectáreas operativas pero mucho empuje y algo muy importante: licencias.

“Todo el mundo dice hay una crisis, a nosotros nos ha ido bien y mal”, comienza contando a La Marihuana, Daniela Cappa, CEO y fundadora de Huicanna.

Cuando se desató la pandemia de coronavirus, el mundo entero se puso en pausa. También Colombia, y las empresas que allí trabajan.

Sin embargo, la industria cannábica se vio favorecida por estar enmarcada dentro de la actividad farmacéutica.

Sin dudas, el coronavirus ha favorecido a la industria.

Hubieron cosas que sí se frenaron como el transporte y la posibilidad de movilizarse por parte de los empleados.

Luego hubo que adoptar protocolos de bioseguridad, con sus sobrecostos.

Colombia y su industria del cannabis

Para Cappa, “en Colombia la industria del cannabis esta tomando más fuerza, muchos entendieron que es una buena forma de salir de la crisis”.

-¿Cómo ha sido en detalle el 2020 para Huicanna?

-Los ministerios se han movido bastante y a nosotros ya nos han salido todas las licencias. Al mismo tiempo, varias personas se han mostrado interesadas en nuestra empresa, inversionistas, clientes y posibles alianzas. Lo veo como una oportunidad, esta es una industria que puede ayudar mucho a la economía.

La firma tuvo algunos tropiezos con la burocracia gubernamental y vio demoradas sus licencias durante dos o tres años, sin embargo, Cappa nota un cambio de actitud oficial.

“El Gobierno se está dando cuenta que las empresas, los productores y cultivadores necesitamos esa ayuda, que entiendan que los trámites tienen que ser fáciles de hacer. La licencia es apenas el inicio, debería ser efectivo y fácil y no estuvo siendo así, aunque ahora siento que se están moviendo mucho mas, están agilizando tramites y haciendo visitas online, algo que no pasaba”.

-¿Cuál es la principal traba de la industria?

-Los bancos siguen siendo las trabas, una de las más grandes. Te preguntas todo el tiempo por que una industria que es legal sigue teniendo tantas trabas, la cuenta de mi banco me la han cerrado 10 veces.

Huicanna se encuentra ahora en ruedas de inversión.

También en lo que su CEO define como “algo interesante que se está moviendo, y es que se acercaron empresas aseguradoras y empresas que otorgan préstamos desde el Banco Agrario para la industria del cannabis, lo que da mas confianza a la industria”.

“Tenemos también algunas propuestas de fondos de inversión, entre ellos uno español que entraría como cuenta de participación”, revela la mujer.

También existen complicaciones de orden tributario y otras culturales, porque aún “existe un tabú muy grande con el cannabis y la gente esta muy precavida”.

FRENO DE MANO

Colombia arrancó con todo la revolución del cannabis hace un par de años.

De hecho, muchas empresas se alojaron en el país y solicitaron licencias para cultivar aunque, muchas de ellas, nunca terminaron siendo economías reales.

“Fue un tema muy importante”, recuerda la CEO de Huicanna.

“Se generó una burbuja, todo el mundo quiso invertir, llegaron muchos de Canadá y eso fue una bomba, los medios de comunicación generaron mucha expectativa de gente que ahora espera sus licencias y eso embarra más las cosas”, agrega.

Ecuador lleva menos tiempo que Colombia en el mundo legal del cultivo de cannabis, sin embargo, pueden tomar la delantera.

Es que están permitiendo muchos usos industriales de una forma más rápida que en Colombia, como los alimentos derivados, por ejemplo, que en Colombia navega en un gris legal.

“Si no nos movemos rápido podemos quedar detrás”, cree Cappa.

FLOR SECA

Ecuador, por ejemplo, permite exportar flor seca, algo todavía imposible desde Colombia.

No obstante, el mercado, como todo commoditie, vive altas y bajas.

Hoy el mercado está caído y el precio de la flor está muy bajo.

“Están comprando la flor seca por debajo de los 10 y hasta cinco centavos de dólar y casi que te toca venderlo a costo”.

“Esto está perjudicando mucho, sobre todo a los pequeños cultivadores que no tienen laboratorio y les toca maquilar, con costos altos”.

“Estamos jugando un poco al gato y el ratón con esto pero se está moviendo bastante más y vamos a ver como vendrá el 2021”, se ilusiona la mujer.

-Pero todavía no terminó el 2020…

-Este año fue un embudo, un cuello de botella en el que muchas empresas pensaron que con las licencias ya tenían todo y no son nada. Es solo el primer paso para una inversión mucho más amplía.

“Las empresas comienzan a especializarse y eso esta bueno, no abarcar toda la cadena sino una parte”, se ilusiona Cappa.

El mercado comienza a activarse y en Huicanna lo saben.

En las próximas semanas, trabajarán en la infraestructura de Suesca, en el centro del país, para estabilizar la primera hectárea y ver qué depara el destino.

Por Ramiro Barreiro

Más Artículos
Momento de “convertirnos en influencers de reducción de riesgos y daños”
>