La flor seca, el debate que divide a Colombia

El surgimiento de Ecuador como jugador relevante en la industria cannábica levantó algunas voces en Colombia.

cáncer
Macfoto

El surgimiento de Ecuador como jugador relevante en la industria cannábica levantó algunas voces en Colombia.

Sucede que los productores del país que, al menos hasta ahora, es crema y nata del mercado en latinoamericano vieron temblar su reinado.

La controversia fundamental gira en torno a la posibilidad de exportar flor seca, algo vedado en Colombia y permitido en Ecuador.

Es por eso que los productores colombianos, según informa El Tiempo, piden un marco regulatorio más flexible.

Voceros de la industria de cannabis medicinal de Colombia señalan que las exportaciones de la flor seca, de alta demanda en el exterior para fines médicos, puede generar recursos para las empresas y más empleo.

La industria del cannabis medicinal del país tiene los cinco sentidos puestos en la reunión de alta gerencia del Gobierno Nacional con el propósito de definir la modificación del decreto 613 del 2016, que reglamenta la Ley 1.786 del mismo año.

Queja general

Entre las empresas existe una queja general en torno al marco regulatorio que, de acuerdo con algunos de sus voceros, ha impuesto un exceso de demoras y trabas que ha acabado impidiendo su crecimiento.

Felipe Harker, socio cofundador de Medcann, advierte que en estos cuatro años el país ha recibido cerca de 400 millones de dólares en inversión extranjera.

Estos se han destinado básicamente a la construcción de plantas e instalaciones para fabricar derivados del cannabis con fines científicos y medicinales.

“Sin embargo, las trabas regulatorias han desembocado en exportaciones tímidas que el año pasado escasamente llegaron a los 300.000 dólares”.

Esta situación, a la que se sumaron los efectos económicos de la pandemia de covid-19, ha desestimulado a los inversionistas, que no han visto, a la fecha, un adecuado retorno de lo invertido.

Simplificar marco regulatorio

En ese orden de ideas, la industria ha solicitado que se simplifique el marco regulatorio.

Harker señala, además, que el marco inicial les impuso a estas empresas la obligación de comercializar derivados del cannabis.

“Cuando lo que el mercado muestra es que el 50 por ciento de los productos que se consumen en el mundo con fines medicinales son las flores secas de la planta, el material vegetal”.

“En ese sentido la normativa colombiana es restrictiva y nos impide participar del gran potencial que ofrece ese mercado”.

Asocolcanna

Por eso el 28 de agosto, la Asociación Colombiana de Industrias de Cannabis (Asocolcanna) dirigió una carta al ministro de Justicia (e), Javier Augusto Sarmiento.

En ella pide que se analice, como parte de las modificaciones al marco regulatorio, la posibilidad de que estas empresas puedan exportar la flor seca de cannabis medicinal con fines comerciales.

Voceros de la industria señalan que la venta de la flor genera, entre otras ventajas, la posibilidad de aumentar la producción (dadas las favorables condiciones climáticas del país).

También las ventas y el consecuente flujo de caja de las empresas, y generar más empleo.

“Mientras una planta para fabricar derivados puede funcionar con 10 empleados, los cultivos requieren por lo menos 17 trabajadores por hectárea”, explica el vocero de una de las compañías.

Fuentes del gremio explicaron que algunas empresas se apartaron inicialmente de la decisión mayoritaria del gremio de hacerle esta propuesta al Gobierno.

No obstante trascendió que en los últimos días se han sostenido conversaciones para llegar a un consenso y seguir trabajando de manera unificada.

Fuentes del gremio señalaron que a esta reunión asistirán, entre otros, representantes del Fondo Nacional de Estupefacientes; de los ministerios de Salud, Justicia, Hacienda y Crédito Público, Comercio y Agricultura; la Alta Consejera para la Competitividad, Clara Parra, y el ministro ad hoc designado para asuntos de cannabis medicinal, Ernesto Lucena.

Más Artículos
Santa Fe, la provincia argentina que quiere cultivar su propio cannabis
>