La genética y no las condiciones del cultivo, crea más THC en el cáñamo

La genética sería la culpable de que las variedades de cáñamo produzcan más THC y no el tipo de condiciones del cultivo dice un nuevo estudio

Macfoto

La genética sería la culpable de que las variedades de cáñamo produzcan más THC y no el tipo de condiciones del cultivo dice un nuevo estudio.

El auge del cultivo de cáñamo en EEUU se enfrenta con la poca investigación científica. Este poco estudio realizado, puede hacer el cultivo inutilizable, e ilegal, al poder desarrollar demasiado THC, más de 0,3.

La Universidad de Cornell dice en un estudio que el aumento del THC en los cultivos esta determinada por la genética de la semilla. En el estudio, se descarta que el aumento sea por las condiciones del cultivo

“A menudo, el problema del calentamiento (aumento de THC) ha sido atribuido al medio ambiente”, dijo  Larry Smart , autor principal del estudio y de la Facultad de Ciencias Integrales de las Plantas.

“(La gente pensaba) que había algo acerca de cómo el agricultor cultivaba la planta, algo sobre el suelo, el clima estaba demasiado caliente, su campo estaba seco, algo salió mal con las condiciones de crecimiento“, dijo Smart. “Pero nuestra evidencia de este documento es que los campos se calientan debido a la genética, no debido a las condiciones ambientales”. 

Estudio publicado en Global Change Biology-Bioenergy

La investigación publicada en Global Change Biology-Bioenergy el mes de Enero se titula Desarrollo y validación de marcadores genéticos para el sexo y el quimiotipo cannabinoide en Cannabis Sativa L “.

El equipo de Smart realizó pruebas en Ithaca y Ginebra, Nueva York, sobre la genética y la química de 217 plantas de cáñamo. Descubrieron que las diferencias en las condiciones de crecimiento entre los sitios no tenían una influencia significativa sobre qué productos químicos producían las plantas. Pero cuando compararon los niveles de CBD (cannabidiol) y THC de cada una de las plantas con sus genomas, encontraron una correlación muy alta entre su genética y los químicos que producían.

Jacob Toth, uno de los principales investigadores autores del trabajo, desarrolló un diagnóstico molecular para demostrar que las plantas de cáñamo en el estudio caen en una de tres categorías genéticas: plantas con dos genes productores de THC; plantas con dos genes productores de CBD; o plantas con un gen cada una para CBD y THC.

Para minimizar el riesgo de que las plantas se calienten, los productores de cáñamo idealmente quieren plantas con dos genes productores de CBD.

“Los ensayos moleculares desarrollados en este documento proporcionan herramientas útiles en el cultivo de cáñamo”, dijo Toth. “Para mantener bajos los niveles de THC, garantizar la falta de genes productores de THC será importante para el desarrollo de futuros cultivares conformes. Las pruebas moleculares también son mucho más rápidas y menos costosas que los métodos actuales, y se pueden hacer en plántulas en lugar de plantas maduras ”.

No todos los “descendientes” son iguales

También, se descubrió que dos de cada tres semillas que se obtuvieron de una variedad de cáñamo, que se suponía con bajo contenido en THC, producían THC por encima del limite legal.

Los investigadores desarrollaron marcadores genéticos que determinarían el sexo de la planta antes de la floración. “En este punto, esta tecnología es demasiado costosa para que la utilicen los agricultores en todo un campo, pero será muy útil para los criadores que desean separar a los machos y las hembras desde el principio para controlar mejor la polinización cruzada”, dijo Smart.

Más Artículos
EEUU, el ejército podría cambiar de telas sintéticas por cáñamo
>