La lengua más famosa del rock sigue apoyando el cannabis

Gene Simmons se ha hecho famoso dos veces. Primero con Kiss, la legendaria banda que lo tuvo al mando del bajo durante décadas, allí donde hizo famosa su interminable lengua. Años más tarde y tras años de giras recorriendo el mundo, se hizo famoso de vuelta, en TV, con el irresistible reality show que contó la historia de su familia durante seis años. Ahora, el compositor que nació en Israel puede lograrlo una tercera vez de la mano del cannabis.

Luego de años de cultivar un rock “sano” e incluso burlarse de los músicos que se drogaban, como por ejemplo, Prince, de quien tuvo menciones bastante desagradables poco tiempo después de su muerte, Gene Simmons ha cambiado por completo. En marzo del año pasado firmó un vínculo con la firma cannábica de Canadá Invictus, para ser el Chief Evangelist Officer, o sea, dirigir las “iniciativas de marketing que ayudarán a difundir los mensajes positivos que se encuentran en el corazón de la empresa”, según comunicó la propia firma. 

Las responsabilidades de la estrella de rock incluyen “proporcionar asesoría de mercadeo, hacer de portavoz en los medios, en las presentaciones públicas y participar en la reunión anual y general de la compañía además de las reuniones de inversionistas”, dijo el presidente de Invictus.

Él, dijo estar “contento de llevar a cabo este trabajo”.

En la Conferencia de Inversores New Green Frontier

Esta semana, el bueno de Gene concedió una entrevista para SmallCapPower durante la celebración de la conferencia de inversores de cannabis New Green Frontier a la que acudió por trabajo. 

“Tengo que reconocer que, en un principio, me equivoqué con todo el tema”, ha reconocido el cantante, que siempre se ha mostrado en contra del uso de cualquier tipo de droga. “Pensaba que el cannabis era para fumados, perdedores y todo eso, pero, lentamente, a lo largo de los años, toda la investigación que he visto me ha hecho cambiar de opinión. Ver niñas pequeñas que sufren de epilepsia utilizando un ungüento, no dentro sino fuera de sus cuerpos y ver cómo sus síntomas se alivian milagrosamente me hizo querer formar parte de esto”.

“A la industria farmacéutica no le agrada esto, porque el cannabis, en todas sus formas, va a ayudar a la gente. Eso es lo que me han dicho los investigadores. Le estoy diciendo a todo el mundo que hay un montón de nuevas compañías, sobre todo en Canadá, que serán buenas para ellos. Algunas son buenas y otras basura, y sois vosotros los que tenéis que descubrir cuál es cuál”, agregó, ya acercándose al mismo nivel de retórica con el que otrora cuestionaba.

“Cuando vas a un restaurante tienes un menú. Miras lo que te parece que estará bien. Está todo allí. Algunas cosas son buenas, algunas están frescas, otras podridas y llevan ahí mucho tiempo. Pero, generalmente, el espacio del cannabis va a ser positivo para la humanidad. Desde luego mucho mejor que los cigarrillos, que te pueden dar cáncer. Además, aunque sea sólo como algo recreacional, el cannabis te puede dar “monchis” (ganas de comer). Prefiero tener “mochis” que tener cáncer”, cerró, fiel a su estilo.

Por Rama

Más Artículos
Cáñamo industrial recibirá un nutriente parlamentario en Estados Unidos
>